Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Entrevistas / Daniel Pelegrina: “Para poder crecer debemos exportar”

Daniel Pelegrina: “Para poder crecer debemos exportar”

Por: Juan Carlos Grasa

Florida casi esquina Corrientes. Allí, en las oficinas de la Sociedad Rural entrevistamos a Daniel Pelegrina, actual presidente de la Institución. Hablamos de sus comienzos en el mundo agropecuario, su crecimiento y afianzamiento en el sector, y de su candidatura para las próximas elecciones. Pasado, presente y futuro de un hombre de campo.

  • ¿Cómo fueron tus comienzos en este planeta campo que te ve crecer año tras año?

Soy de una familia de productores agropecuarios, mendocino, desde muy pequeño viví en el campo, estudié en escuela rural, en fin, viviendo siempre el estilo de vida del campo. Siempre con la vocación por la agronomía, viendo como un desafío el poder ser parte de la cadena que alimenta a la gente, y siempre lo tuve muy presente. Incluso en la época del secundario, yo me guardaba las faltas para poder ir a las reuniones CREA con papá.  Cuando me decidí por la agronomía lo hice ligado a la economía, en mi caso en economía rural. Así pude plasmar mis aspiraciones, porque me encanta todo lo que tiene que ver con la producción en el campo (contar las semillas, mirar cultivos, producir pasto), pero también todo eso orientado a números y a un contexto económico.

  • ¿Cuándo fue el momento en que encontras en la Rural un espacio para tus aspiraciones?

En la etapa universitaria, un amigo de la facultad me invitó al Ateneo de la Rural, como un espacio donde jóvenes se integraban para formarse como dirigentes rurales, entonces con un grupo de amigos que se fue conformado dentro del Ateneo ingresé formalmente en la parte de la dirigencia de la Rural. El mayor desafío fue básicamente la apertura de un Ateneo grande que nos diera proyección hacia el interior.

  • Te acordás las aspiraciones que en ese momento tenían los chicos de tu edad? ¿Qué cosas reclamaban?

Siempre fue una movida de formación y capacitación en cuestiones referidas a lo coyuntural del sector agropecuario, de las consignas políticas o gremiales se encargaba la Comisión directiva de los grandes. Claramente en esa época había movimientos políticos en las universidades y allí era donde se plasmaban esas cuestiones. Recorríamos los Ateneos del interior -muchos de ellos se dedicaban a sostener y organizar las muestras anuales – y si bien estaba buenísimo nosotros hablábamos con ellos para explicarles la importancia de formarse y capacitarse. También nos juntábamos con los directores de los comités y ellos nos sumergían en la temática de cada una de las gestiones.

  • ¿El carácter federal de la Rural se podía palpar en aquellos años?

Si, pudimos expandirlo a la universidad a través del curso de política agropecuaria, y asesorados por los directores invitamos a muchos jóvenes de las universidades, no solo de carreras centradas a lo agropecuario (también había gente de abogacía y medicina por ejemplo), y eso lo compartíamos con los Ateneos del interior también. Hoy en día sigue vigente. Con una pata en lo internacional, también trabajamos con las juventudes de la federación agropecuaria del Mercosur y la organización mundial de agricultores (que en ese momento existía).

  • ¿Tu crecimiento siempre se dio de la mano de los Ateneos y luego de la Rural?

Desde el Ateneo fui tomando posiciones – primero secretario, luego vicepresidente y presidente – y cuando ya estaba por irme (por desafíos laborales), me convocaron a participar de la Comisión directiva de la Rural. El presidente de esa época, Guillermo Alchourón,  valoraba que yo integrara la Comisión directiva pero para mí era un gran desafío por todo lo que había trabajado en el Ateneo -que era justamente formarnos como dirigentes- y si se daba la oportunidad, era difícil negarse. Entré con 28 años a la Comisión directiva como vocal suplente y a partir de ahí me fui responsabilizando en distintas cuestiones.

  • Pasado el tiempo, hoy sos el presidente de la Institución con intención de postularte a un nuevo mandato. Un largo camino andado.

Fui creciendo en mis funciones, haciéndome responsable de diferentes comités, como el de lácteos o el de economías regionales, hasta que llegó la convocatoria para ser secretario con Luciano, y simultáneamente integrar el Directorio de la sociedad anónima que teníamos en Palermo.  Así me fue capturando la vida dirigencial. Hasta que el Comité de Unidad de Acción – que es el que hoy me promueve nuevamente-  me invitó a cumplir con la función de vicepresidente. Tras la ida de Luis Miguel Etchevehere al Ministerio, asumí la presidencia en estos meses.

  • ¿Sos el primer presidente no tan ligado a la ganadería sino a la agricultura?

No, ha habido otros. Cada uno tiene su perfil. Sí soy el primer presidente que viene del Ateneo, es decir, surgido luego de una larga carrera interna dentro de la institución.

  • Hoy heredaste la presidencia, ahora vas por un espacio a una interna en la Rural, situación que hace tiempo no se daba.

Hace  unos cuantos años que no se daba, desde una confrontación que se dio con quien era el presidente en aquel momento, Zavalía, con el Ingeniero Gutierrez, donde una vez terminada esa contienda se fusionó ese comité formando lo que hoy es el Comité de Unidad de Acción. Desde ese momento el comité siguió proponiendo a los dirigentes. Hubo un momento en donde se intentó conformar otra lista pero no se pudo concretar ya que hay una serie de condiciones legales para ser candidato (avalado por una cierta cantidad de socios, haber tenido un cargo previamente, etc.) y no se pudo llevar a cabo en ese momento.

  • ¿Esta vez por qué crees que hay interna?

Nosotros al principio intentamos un consenso pero a partir del movimiento que surgió no hubo alternativa. El oficialismo conformó su posición y acá estamos. Muestra una entidad viva, abierta. Hay mucha renovación y nutrición, permanentemente.  

Daniel Pelegrina, actual presidente de La Sociedad Rural
  • ¿Qué es lo que ustedes proponen para que la gente los vote?

Mi lema es que hay que desplegarle las velas a este buque que es la Rural. Es una entidad con mucha antigüedad, que recientemente cumplió 152 años y que tiene una identidad muy fuerte, potente y rica. Tenemos más por hacer, especialmente en esta época donde Argentina y el mundo le están dando una fuerte oportunidad al campo. En esa naturaleza, seguir como venimos, continuar siendo una entidad federal.

  • ¿Quién te acompaña en esta fórmula por la que te candidateas?

Carlos Vila Moret como vicepresidente y personas que han venido trabajando con nosotros en todos estos años y muchos otros que se fueron renovando e incorporando. Tenemos una lista realmente potente, con grandes productores y criadores de distintas razas y especies, de bovinos, caballos, ovinos. Hay delegados zonales que conocen a fondo la problemática de su provincia, trayéndolas a la comisión directiva. El doble de mujeres de las que teníamos. Un trabajo ordenado y abierto para con la sociedad, y jóvenes que se integran. Cada uno tiene una gran potencia y un gran background.

  • El carácter federal de la entidad, cómo se ve plasmado en el interior?

Contamos con cerca de 300 delegados zonales por todo el país, que son quienes están mano a mano con los intendentes, tomando nota, participando en los INTA. También tenemos un Consejo Federal en el que están integradas muchas rurales que buscan en la Rural una contención a nivel nacional. En el interior hay más de 130 sociedades rurales.

  • Vemos que el mundo avanza con la integración como modo de vida. ¿La Rural está acorde a esta realidad?

Claramente.  Incorporamos cada vez más cantidad de mujeres a la entidad, con la visión que ellas tienen como productoras rurales, sumando, potenciando la labor. Lo mismo sucede con los jóvenes. Es necesario que ellos reciban la posta, tienen una mirada moderna de la comunicación, del consumo, de la producción de alimentos. Ellos nos darán las herramientas para adaptar nuestras producciones y poder seguir proveyendo al mundo. Esa mirada la tenemos y queremos seguir potenciándola.

  • Crees que todavía hay que conciliar un poco más a la sociedad con la Rural o te parece que es tema del pasado?

Hay un gran tema pendiente que es el de la comunicación. He trabajado mucho en la historia de esto, con proyectos y programas buscando sustento técnico. Ya en el 2005, 2006 realizamos  una serie de encuestas que refleja nuestra posición en la sociedad que nos mira de una determinada manera – no solo a la Rural sino también al campo- es un desafío enorme mejorar esa relación con la sociedad. Debemos potenciarla mucho más y en dos planos: uno a nivel de la entidad, y otro a nivel social.

  • ¿Por dónde crees que pasa el error?

Debemos comunicar mejor lo que hacemos, porque la labor que se hace es incansable y muy demandante y muchas veces no queda bien comunicada. Todas nuestras acciones están orientadas en ver resultados concretos para nuestros socios y para los productores que se aparaguan en la Rural, siempre con la intención de que les vaya mejor a todos.

Nos falta trabajar en lo interno, debemos amigarnos con una sociedad que nos ve distante, no nos entiende y no concientiza que el gran porcentaje del consumo viene de nuestra labor diaria como productores agropecuarios.

  • Hubo un visionario que un día unió al campo-ciudad por medio de la Exposición Rural. Son 15 días donde ambas partes de la sociedad se integran y aprenden la una de la otra.

Sí, es un espacio donde también muchos niños aprenden cosas relacionadas al campo, de todos modos creo que hay también otros espacios. La gente escucha sobre campo en la radio, en la televisión, en revistas. Expoagro y Congresos como Aapresid y Aarea también vuelcan su información en distintos medios de comunicación y van tomando envergadura especialmente en el interior que es donde se realizan estos eventos. Soy optimista pero sé que falta y hay más por hacer.

  • En eso de ser el supermercado del mundo, cómo crees se está manejando el país de cara a lo que el mundo demanda?

Es un momento de Argentina muy especial. Venimos en un cambio de rumbo de la política agropecuaria muy grande, que a nuestro entender es el correcto. La reinserción de Argentina en el mundo es imprescindible para el crecimiento agroindustrial argentino, porque para poder crecer tenemos que exportar.

Además el mundo demanda y nuestra responsabilidad para la humanidad es producir los alimentos que nos está demandando. Nueve mil quinientas millones de bocas que en un futuro no muy lejano van a necesitar comer y aumentar en un 50 o 60% la producción de alimentos que tenemos hoy. No hay muchas regiones en el mundo que puedan proveer esto, y el Cono Sur es una región importante; Argentina dentro de la región es importante y hay que aprovechar esta oportunidad enorme.

  • ¿Para esto la interacción público-privado es fundamental?

La reinserción de Argentina en el mundo nos parece vital y la acompañamos desde lo privado. Creemos mucho en la sinergia de la público-privado Tenemos que enfrentar los problemas de una herencia pesada, no solo del último gobierno sino de los que estuvieron incluso antes. Hay que trabajar  desde lo privado y desarrollar las competencias de las subproducciones ayudando a ser mejores productores, pero claramente también en el análisis sistémico de las cadenas para entender dónde están los cuellos de botella que afectan a la competitividad argentina.

  • El desafío está planteado y es urgente crecer para superarnos

Si,  en esta administración se plantean las mesas de trabajo, que son muchas, cuestan trabajo lograr un acuerdo de agenda pero es algo que necesitamos. Mirarnos como cadenas y buscar entre todos las soluciones, sin dejar de lado un contexto macroeconómico difícil con problemas estructurales fuertes, con un déficit fiscal que genera inflación y afecta a la cadena. Bajo esa mirada, sabiendo que el rumbo es el correcto pero que aún queda mucho trabajo por hacer, avanzar para capturar esta oportunidad que el mundo nos da y que Argentina está dispuesta a lograr. Veo mucho entusiasmo y a muchos jóvenes, hay que hacer un trabajo permanente desde lo institucional para dar el marco para que esta gente pueda desplegar las velas.

  • Gracias Daniel!