Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Entrevistas / Juan Balbín, presidente del INTA: “El INTA ha preservado su identidad”

Juan Balbín, presidente del INTA: “El INTA ha preservado su identidad”

Juan Balbín es presidente del INTA desde diciembre del año pasado. Está casado y tiene cuatro hijos. Miembro CREA, fue presidente de AACREA del 2011 al 2013.

Asumió un compromiso con el Ministro Etchevehere desde el primer momento y remarca que vino a hacer su aporte. Se apasiona con proyectos de trabajo en equipo, entre áreas y sectores, coordinando esfuerzos para alcanzar más y mejores resultados.

Por Sebastián Nini

¿Qué sintió en el momento que lo convocaron a formar parte de esta renovación en Agroindustria?

La verdad que fue una enorme sorpresa, no lo esperaba. Sentí que era gran desafío. Me ha motivado mucho en una etapa en la cual yo estaba medio tranquilo y pensaba que no iba a vivir un nuevo desafío en mi vida.

Contanos cómo fue la convocatoria.

Me llamó por teléfono el ministro. Fue muy gracioso porque me dice, “Mirá quiero hablar con vos”. Yo estaba trabajando, estaba en el campo, y le contesté “La semana que viene vuelvo y te veo”. Entonces me dice, “No, No. No me estas escuchando, necesito hablar con vos hoy”. Me convoca a casa de gobierno.  Allí estaba Santiago del Solar a quien también conozco y me ofrecen el desafío de hacerme cargo del INTA.

¿Cuál fue su respuesta en ese preciso momento?

 “Dame un día que lo pienso con mi mujer y con la familia, pertenezco a una empresa familiar, tengo que arreglar un montón de cosas”. Al día siguiente le dije que sí y empezamos a trabajar en la proyección de cómo se iba a iniciar la gestión, para entrar marcando los lineamientos y armando parte del equipo. Durante dos semanas trabajamos en una oficina en casa de gobierno y el día del nombramiento oficial ya empecé a interactuar con Amadeo Nicora.

La pregunta que muchos nos hacemos es ¿Qué encontró en el INTA cuando llegó?

Lo primero que observé es que se vivía un momento complejo porque estaba el informe de Modernización en una situación que causaba bastante incertidumbre en la gente, se notaba, se palpaba. Lo que hicimos fue rápidamente generar nosotros una propuesta – la construimos con Héctor Espina, con Amadeo y con toda la gente de Dirección Central – tomando la iniciativa como institución, proponiéndole a Modernización un plan con varios puntos.

El mandato era claro, enfocar el INTA a la utilidad en los procesos y en los proyectos respecto tanto a la sociedad como a la agroindustria. El objetivo era que el INTA genere respuestas a problemas que hoy son coyunturales y que generan alguna traba en cualquiera de los procesos de esa aspiración que tenemos de ser el “Supermercado del mundo”.

¿Qué ejemplo nos puede dar al respecto?

Volver a procesos prácticos de investigación, de desarrollo y de transferencia de tecnología que generen competitividad en todo el agro. Desde detectar problemas en infraestructura, ponerlos en valor y generar las soluciones; hasta tecnologías o procesos de medición que hoy quizá nos están impidiendo acceder a algún mercado.

Esto no significa que vamos a dejar la línea de investigación, pero cada una de ellas o cada proceso que se haga en el INTA tiene que tener un sentido, un significado, un aporte, algo concreto. Desde lo que son mediciones de gases de efecto invernadero hasta el desarrollo de cabras en zonas muy alejadas y pobres con mucha necesidad de apoyo, todo ese es nuestro espectro.

También cuentan con Programas específicos que abarcan muchos aspectos de la cadena

Sí, el programa PROHUERTA por ejemplo, pero hoy tenemos la intención de darle un foco mucho más concreto a las investigaciones para resolver problemas. Sin abandonar las líneas básicas de investigación (Virología, Patología tanto animal como vegetal, etc.) pero siempre tenemos que tener el foco en qué producto va a generar y qué impacto va a tener en la sociedad.

Por otro lado se nos vence toda la carta de los Programas de investigación a fin de año y vamos a tratar de cerrarlos entre mayo y julio, y tomarnos así un tiempo para repensarnos y dar el primero de Enero de 2019 toda la nueva cartera programática, bajo el concepto de que aquello que está y es útil sigue, y lo que quedó obsoleto darlo de baja viendo qué hace falta para empezar a hacer esas cosas.

En cuanto a las vacantes que se generan por jubilaciones ¿cómo se aborda este tema tan delicado?

Hay una generación que se está retirando con gran capacidad porque son gente con muchísima experiencia, muy preparada, pero son los ciclos de la vida, y ahí es donde tenemos que ver cómo nos repensamos para distribuirnos entre nosotros. Me parece que de esta manera es mucho más genuino y no es traumático. Hay que economizar por otro lado, dándole la oportunidad a los becarios o chicos que arrancan la carrera.

¿Cuántos son aproximadamente?

Nosotros tenemos un planta de siete mil quinientas personas y como decía hay camadas pero estamos hablando de aproximadamente doscientas personas. Desde que empezamos con esto hasta fines de nuestra gestión generaremos unas trescientas vacantes, es decir que unas seiscientas personas se jubilarán durante todo este período.

¿Qué sensación tiene un CREA que llega a un ente como el INTA?

Primero, yo tengo un concepto de servicio, quiero hacer mi aporte. Le voy a dedicar estos dos años a ver qué puedo aportar.  Lo digo con mucha humildad. Vengo a aportar.

Respecto a lo que es la función pública tiene una dinámica y una lógica muy distinta a lo que es una entidad o una ONG semipública como es AACREA, sobre todo muchas veces en la velocidad de los procesos. Acá tenemos que tener más paciencia, hay cosas que se generan de distinta manera.

El INTA tiene su lógica, tiene su filosofía y también es un valor, porque ha perdurado con una línea durante mucho tiempo, ha tenido momentos de crisis, ha tenido momentos de crecimiento y de decrecimiento, pero como institución pública me parece que es de las que más ha preservado su identidad.

¿Qué valores encuentra aquí que le haya llamado la atención?

Hay gente extremadamente valiosa, si hay algo que tiene el INTA no son ni los edificios ni los laboratorios, es la gente, eso es clarísimo, hay una capacidad enorme, gran vocación y ganas de trabajar. Sin ellos no se hubiese generado proyectos, y sin embargo tienen muy poca visibilidad, dedicando toda su vida a la investigación, con pasión por lo que hacen pero con poco reconocimiento.

Una de mis funciones justamente es tratar de darles visibilidad y pertenencia. Son una parte importante de la sociedad y muchas veces sus logros pasan desapercibidos y me genera mucha pena porque han aportado y han sostenido a un sistema que sin ellos no sé si hubiese sido factible.

 

¿Cuáles son los desafíos del INTA durante este y el próximo año?

 Los cambios en el INTA como toda institución no son espontáneos ni rápidos. Pero si aspiro a generar algún cambio es en este concepto: generar productos útiles y detectar los problemas para trabajar en las soluciones. Le estoy poniendo mucho foco, hoy por ejemplo a las siete y media arrancamos con reunión de gabinete en el Ministerio de Agroindustria, yo pertenezco actualmente al gabinete, junto con Senasa. Los dos presidentes somos parte del gabinete. Hay que coordinar y no hacer las cosas dos o tres veces repetidas, estar todos al tanto de lo que se habla. Una vez por semana nos reunimos para tener una visión común, una visión en conjunto de lo que significa la agroindustria a nivel nacional.

¿Qué espacio tienen las energías renovables en esta nueva gestión?

Hoy estuvimos reunidos con el INTI, por ejemplo, porque nosotros tenemos la tecnología de riego, el INTI tiene la tecnología de generación de energías renovables que han bajado en los últimos años su valor en forma fenomenal. Hace quince años costaba doscientos cincuenta dólares el costo de un panel solar y hoy las licitaciones están en cuarenta dólares y siguen bajando.

Tenemos que ver cómo nos alineamos entre los dos rápidamente y le brindamos al productor un producto que es energía renovable y sistema de riego todo junto. Ese es uno de los desafíos que estamos teniendo.

Es muy interesante ver soluciones a esta escala, y no solo con las energías sino con las problemáticas que un productor enfrenta a diario

Sí, el desafío sería desarrollar procesos para generar en la finca la energía, usarla para el riego y lo que sobra venderlo a la línea. Eso tiene enormes ventajas de distribución y una lógica muy escalable en la realidad. Para esto hay que presentar los proyectos, financiarlos y que el productor solucione un tema serio.

Otro trabajo que estamos haciendo es generar una plataforma para toda la problemática que significan hoy las inundaciones en el oeste de la provincia de Buenos Aires, este de La Pampa, sur de Santa Fe y sur de Córdoba. Estamos teniendo reuniones con el INA, con su par de la provincia de Buenos Aires, con el Ministerio del Interior, con la subsecretaría de recursos hídricos, hidráulica de Nación, ahora vamos a convocar al SMN y así entre todos aportar y ver la solución desde una plataforma muchos más amplia. La solución no pasa por la idea de una sola persona, sino en un concepto mucho más global.

Estos proyectos son clave en la modernización y en la aplicación de tecnologías que van de la mano de las BPAs.

Me parece que esos son los desafíos que van a venir, la interdisciplinaridad -de ahora en adelante- es crucial en cualquier proyecto de investigación. Entiendo que uno de los desafíos que tengo como presidente es racionalizar los recursos y hacerlos lo más eficientes posible. Debemos optimizarlos porque también tenemos una responsabilidad en cómo usarlos.

Vamos a buscar no encarar ningún proyecto solos, una vez que surge una idea y un proyecto ver quiénes son los actores e invitarlos a participar y ser parte.

Comentó que era una decisión de familia. Entiendo que estuvieron todos de acuerdo. ¿Está contento con el desafío?

Sí, yo estoy muy contento. La verdad que estoy muy contento.

Gracias Juan.