Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Columnistas / Las consecuencias económicas de Mr. Trump

Las consecuencias económicas de Mr. Trump

Iván Ordoñez
Iván Ordoñez

El tono de la conversación global cambió el martes 8 de noviembre. Los ciudadanos (que votan) del país que desde 1945 lidera de forma indiscutida el proceso de globalización eligieron por un mínimo margen a un candidato que se declaró durante toda la campaña abiertamente proteccionista prometiendo que haría que “los empleos retornaran a casa” para que “Estados Unidos volviera a ser grande”. Para bajarle el ímpetu a los proteccionistas locales es clave distinguir la diferencia entre la economía norteamericana y la argentina, una de las más cerradas de Occidente junto a la de Brasil.

Mientras escribo esta columna CBS pone en el aire la primera entrevista a Trump como Presidente electo y es difícil aventurar qué sucederá de aquí en más y cuál será su impacto en el mundo de los agronegocios. Por lo pronto lo único que tenemos a mano es su programa de campaña basado en una serie de puntos difusos.

En términos presupuestarios Trump promete una política que elevaría el déficit fiscal: reducir los impuestos federales para todas las clases sociales a la vez que eleva la inversión en infraestructura productiva, principalmente caminos, aeropuertos y puertos. Si bien su partido es el que controlará el Congreso es importante destacar que esgrime la bandera de la responsabilidad fiscal; si el Presidente logra imponer su programa un alto déficit fiscal implica un dólar globalmente débil. Los argentinos sabemos muy bien que pasa cuando el dólar se deprecia: Bush hijo con dos guerras en simultáneo y un mega déficit fiscal puso el precio de los commodities (energía y alimentos) en niveles record.

Una tendencia contrapuesta a esta será el comportamiento de la tasa de interés, una variable que no maneja el Presidente (si bien puede hacer sus mejores esfuerzos para influirla), sino el Gobernador de Reserva Federal. Los argentinos ya probamos un sorbo de esa cucharada: en los ochenta Carter lideraba un monumental déficit fiscal (que Reagan subió) y para evitar el impacto inflacionario el Gobernador de la Reserva Federal de aquel entonces, Paul Volcker, subió estrepitosamente la tasa de interés de referencia. El impacto fue triple: los commodities se fueron al piso y el costo de la deuda pública y privada subió, lo que enfrió a la economía global (sobre todo los países emergentes endeudados en dólares). En aquel entonces los ingresos de los farmers del corn belt también se hicieron añicos y el episodio tuvo un tractorazo en Washington D.C. (invasión de los jardines de la Casa Blanca con una trilladora incluida) para demandar que los bancos dejaran de expropiar los campos.

trump-1

 

Otro punto importante del plan de campaña de Trump es el énfasis puesto en renegociar la relación con China y México, países que comercian intensamente con Estados Unidos y basan una porción importante de su actividad económica en sus exportaciones a ese país. Un mundo con menos comercio entre esos países es un mundo que crecerá menos y por lo tanto demandará menos alimentos y energía como los producidos por el #Campo argentino. Sin embargo, la relación moderna de Estados Unidos con el mundo es producto de un pacto entre Demócratas, liderados por Bill Clinton y Republicanos, liderados por Newt Gingrich, quién fue uno de los pocos Republicanos que apoyó a Trump desde un inicio hasta el final y aspira a ser su Secretario de Estado. Algunas áreas del comercio mundial de Estados Unidos son potestad de la presidencia y otras del Congreso, pero hay algo que es claro: es difícil desarmar las cadenas globales de abastecimiento. El 18,5% de la carne vacuna que se consume en Estados Unidos es importada, como suele recordar Sebastián Senesi de la Maestría de Agronegocios de la UBA, 1 de cada 4 Coca Colas que se destapan en el mundo tiene esencia de limón tucumana, desde antes de la década del 60 casi la totalidad de la horticultura norteamericana es cosechada por inmigrantes mexicanos y los juguetes se hacen en China. La cajita para ser feliz debe contener a muchos extranjeros.

Finalmente, en lo que hace al cambio climático Trump es un escéptico y mira mal a la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés), lo cual es una señal negativa para los objetivos de la COP22 y el despliegue de las energías renovables. Es difícil predecir como este cambio de óptica impactará en los agronegocios, pero sin duda lo hará dependiendo de su intensidad.

Los votos no pueden detener una serie de tendencias que marcan a la humanidad hace ya más de un siglo: a) La globalización genera una interdependencia económica cada vez más fuerte entre los países, b) la inyección del conocimiento y las tecnologías en el proceso productivo generan grandes avances, pero excluyen de ellos a los no educados, c) el cambio climático es real y el consenso es que está generado por el hombre y por último d) Estados Unidos y el mundo tienen comunidades cada vez más urbanas y multiculturales.

El límite de la política es la realidad.

Deja un comentario