Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Columnistas / Oportunidades para el TRIGO 2018/19 – Por: Pablo Adreani

Oportunidades para el TRIGO 2018/19 – Por: Pablo Adreani

La moneda puede caer cara (suba) o seca (baja)

Por: Pablo Adreani

Analista de mercados

El mundo enfrenta una de las peores campañas de trigo de los últimos años y las previsiones para la nueva cosecha 2018/19 no son muy alentadoras. En esta campaña 2017/18, en plena etapa de comercialización de la oferta del hemisferio sur, principalmente de la Argentina, enfrentamos un mercado muy firme pues la exportación no tiene suficiente trigo comprado para abastecer la demanda mundial (Brasil sic) durante el segundo semestre. En la pasada cosecha, países como Estados Unidos, Canadá y Australia tuvieron fuertes retrocesos en su producción y saldos exportables, lo que ayudó a afirmar los precios tanto en Chicago como en nuestro país.

Pablo Adreani

Para agregar otro factor de presión alcista al mercado, la situación climática en Estados Unidos no está teniendo un buen arranque, afectando al principal Estado productor de trigo, Kansas. De la misma forma en la Argentina el patrón de sequía actual está impidiendo que se pueda planificar la siembra de los trigos ciclos largo, y algunos productores ya han decidido no sembrar y pasar de largo a la siembra de cultivos de verano.

Volviendo ahora al Hemisferio Norte, comienza en Estados Unidos a insinuarse un foco de sequía en los Estados del Oeste, afectando a Kansas y Nebraska; y en menor medida a Missouri e Iowa. Esta misma película ya la vimos el año pasado, el monitor de sequía se extendía a los principales Estados del MidWest haciendo cada vez más roja y más grande la mancha de la sequía. Se presumía un efecto negativo para los cultivos pero finalmente los farmers americanos lograron su tercera cosecha con rindes récord, tanto en soja como en maíz. Sin embargo esta presunción rige para los cultivos de verano – maíz y soja -, pues el  trigo será esta vez el cultivo más perjudicado (siempre hablando del trigo americano). La sequía ya tuvo efectos negativos en la siembra de trigo en Kansas, siendo este el Estado con mayor impacto ya irreversible en el volumen de producción estimado -se trata del principal Estado productor de trigo de los Estados Unidos-.

Si bien es aún temprano para entrar en pánico, en el caso del trigo americano hay razones suficientes como para poder anticipar un escenario de producción y oferta muy complicado. De ahí que el producto más firme en la Argentina, en estos momentos, es el trigo.

En nuestro mercado el trigo disponible ya pasó la barrera de los 200 u$s/ton, en el MATBA el cierre de la posición disponible a principios de abril llegó al récord de 208 u$s/ton. La posición mayo está cotizando a 213  u$s/ton al igual que julio. Hoy el trigo es un diamante en bruto, hay que meterlo dentro del cofre, cerrarlo y tirar la llave al mar (los que tengan cojones para hacerlo), pues nunca falta un cisne negro que revierta toda esta tendencia claramente alcista que muestra el mercado.

Qué queremos decir

 La falta de pase entre mayo y julio a 213 u$s/ton las dos posiciones, indica que en algún momento la exportación va a decir: “no pago más este nivel de precios”. La tendencia a corto y mediano plazo muestra un precio de trigo en un techo que todavía no se alcanzó, pero pueden ocurrir serruchos con subas y bajas. Teniendo en cuenta que recién estamos a fines de marzo, han transcurrido apenas 3 meses desde el comienzo de la cosecha. Tendremos un invierno muy largo para los molinos y los exportadores. Los números indican que hasta el momento los exportadores llevan compradas 9,4  millones de toneladas y los molinos 2,3 millones de toneladas. Sin embargo el dato más fuerte no son las compras sino las ventas. La exportación ya tiene vendidas 8,3 millones de toneladas contra las compras por 9,4 millones, la posición neta de los exportadores es de 1,1 millones de toneladas “long” o compradas. Es decir que los exportadores disponen de solo ese volumen para poder ofrecer y vender al exterior, en este caso a los molinos del Brasil.

En el caso de los molinos locales, las compras acumuladas hasta el momento le son suficientes para cinco meses de molienda. Si ya se consumieron tres meses, quiere decir que los molinos tienen trigo físico suficiente para los próximos dos meses.

Y en este análisis puede aparecer el cisne negro, en el momento que la exportación vea que las siembras y evolución del trigo para el 2019 mantiene una tendencia normal y los cultivos aseguran un volumen de rindes y producción aceptables, podrá ser ese el momento donde los exportadores digan basta… esperar hasta el ingreso de la próxima cosecha, y el precio del trigo disponible se cae como piano. Por el contrario un otoño seco y una fuerte caída en la superficie de siembra podrán ser factores con fuerte impacto alcista para el mercado, en principio en los precios del disponible, pudiendo arrastrar a los precios de las futuras nuevas cosechas.

Conclusión

Como vemos, siempre se depende del clima, y mucho más en momentos donde éste no se comporta en forma normal e impacta negativamente en los cultivos, ya sea en la siembra, en la floración con alguna helada o en la cosecha con algún exceso de lluvia.

Otro motivo que  explica el porqué de la firmeza del trigo disponible, es el siguiente: se sabe que cuando ingresa la cosecha de soja y de maíz – hecho que está sucediendo en estos momentos – el productor focaliza más la venta de estos últimos, dejando el trigo retenido para vender más adelante. Otro factor que no es menor y no hay que descuidar, es la sequía que están sufriendo hoy  las principales zonas trigueras del país. La falta de agua impide la recarga de humedad del perfil, y ya hay preocupación en muchas zonas que anticipan que no se va a poder sembrar el trigo por falta de humedad.

La moneda está en el aire, podrá caer el lado suba o el lado baja, solo el clima lo dirá durante las próximas 4 semanas.

Finalmente, una campaña signada por el destino, luego de pasar un otoño llovedor que provoco inundaciones en las principales zonas agropecuarias, asistimos ahora a una de las peores sequía de las últimas décadas. No hay mucho que el productor o el gobierno puedan hacer ante fenómenos climáticos extraordinarios como el que estamos viviendo. Si podemos tratar de dar al productor de todas las herramientas posibles para poder enfrentar contratiempos climáticos como el actual, y una de esas herramientas es el seguro multiriesgo, que debe contar con el apoyo y subsidio del gobierno, como lo hacen el resto de los países del mundo.