Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Columnistas / Un trigo de u$s 200 es una oportunidad, si el clima se lo permite a Argentina. Por Javier Vence

Un trigo de u$s 200 es una oportunidad, si el clima se lo permite a Argentina. Por Javier Vence

Tras vivir el desencanto de la sequía y de cara a la fina, las esperanzas del agricultor en la Pampa Húmeda están concentradas en el trigo, ya que el cereal ofrece un valor más que tentador por arriba de los u$s 200.

 Las bondades de este precio es ponderado tanto por la cadena de valor del trigo como por el Ministerio de Agroindustria. Sin embargo, todo va a depender de las lluvias de otoño, que se preanuncian como escasas para las necesidades de reponer humedad que reportan los suelos.

Más allá de esto, desde el sector privado, tanto exportadores como la molinería tienen sus objetivos puestos en las ventas externas, no solo Brasil, sino también destinos apetecibles como México, el área Caribe, África y buena parte de los países del sudeste asiático. Para ello, desde la cadena de valor se plantea la necesidad de invertir para obtener granos con una calidad de 10,5% de proteína y 24% de gluten.

Diferentes análisis

Según David Hughes, presidente de la Asociación Argentina del Trigo (Argentrigo), con estos requerimientos “todas las empresas van a abrir muchos mercados en el exterior, tal como sucede con el sudeste asiático, para lo cual se trabaja muy fuerte”.

“En Argentina no comercializamos saldo exportable sino que le vendemos hoy a mercados donde queremos ser proveedores. Esto significa que tenemos que trabajar con seriedad, produciendo trigo y sabiendo para quién lo hacemos: el precio vendrá luego”, consignó el titular de Argentrigo.

Si bien la seca golpea a la Pampa argentina, también lo hace en las planicies del área central de Estados Unidos, y especialmente al sur del cinturón triguero de invierno, tales como Oklahoma y Kansas, donde pese a que el clima es malo cerca del 70% de los cultivos ofrecen condiciones de buenas a excelentes.

Sin embargo, los temores presentes en Chicago se traducen en una fuerte volatilidad para el precio del trigo en las pizarras al promediar marzo, y allí cualquier informe o rumor produce la abrupta movilidad de los precios del cereal.

Para el Ministerio de Agroindustria, no hay dudas de la oportunidad que ofrece esta situación. Santiago del Solar Dorrego, jefe del Gabinete y ex AACREA,  “los precios del trigo han subido bastante para la próxima campaña, alcanzando los u$s 190 por tonelada: es un valor a futuro muy bueno”.

Para el mercado triguero internacional, comentó Del Solar, se asume como “un problema la sequía que afecta a Estados Unidos” mientras que aseguró que en el orden local, luego de la falta de lluvias registrada desde diciembre de 2017, “se esperan lluvias normales para este otoño en la Pampa Húmeda”.

Por ello, el funcionario de Agroindustria expresó: “lo productores trigueros en Argentina se van a volcar a una campaña de trigo importante. El ciclo productivo anterior terminó con un récord de 18 millones de toneladas y hemos colocado el excedente en muchos nuevos mercados, con lo cual tenemos liquidez como para que, a partir de allí, se apoyen los productores que opten por la fina”.

También David Hughes, de Argentrigo, plantea la posibilidad de contar con “una muy buena campaña de trigo, si Dios quiere y el clima acompaña, y además tenemos una recomposición de agua en los perfiles y humedad en los suelos”.

“La campaña triguera 2017-2018 comenzó con complicaciones, ya que las fuertes lluvias provocaron la aparición de muchas enfermedades en los trigales,  muchos productores supieron cómo atacar estas dificultades y obtener una producción de calidad. Por ello, si el clima acompaña, vamos a tener en el ciclo 2018-2019 una campaña muy buena. Los precios a futuro son buenos, hay posibilidad de obtener un buen seguro de precio. Somos optimistas”, expresó Hughes.

Javier Vence, periodista agropecuario

Al evaluar la situación que ofrece el mercado triguero, el analista granario Delfín Morgan, admite que “la exportación se presenta como muy vendida y en consecuencia no sabemos si la plaza triguera va a llegar con stock suficiente a noviembre y diciembre, por ello hay que ver qué sucede con la nueva campaña”.

“Claro que con estos precios por arriba de u$s 190, y un valor de 204 a julio – explicó Morgan-, la intención de siembra va a ser muy grande, aunque las condiciones climáticas no son las mejores”.

Un especialista en agroclima como Eduardo Sierra planteó que “el otoño 2018 se presenta con lluvias por debajo de lo normal para la zona núcleo. Motivo por el cual habrá que estar muy atentos al clima a fin de anticipar posibles riesgos que irán emergiendo a lo largo de la temporada, sobre los cuales se deberán tomar las medidas que correspondan”, expresó.

Carlos Di Bella, del Instituto de Clima y Agua del INTA, aseguró también que las lluvias de abril podrían estar por encima de los magros registros del primer trimestre del 2018, y ahora el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) proyectó que esta tónica podría continuar durante el otoño.

Atento a este tipo de consideraciones, los productores saben que deben afrontar medidas de manejo que permitan guardar toda el agua que se pueda en los perfiles, y con un buen uso de la tecnología, sembrar la mayor cantidad posible de verdeos de invierno, atendiendo  especialmente el tema forraje.

 Frente a la imprevisibilidad que ofrece el clima, Pablo Fontanini, especialista de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, considera que “la próxima siembra de trigo (en el sur del Litoral) podría peligrar por la falta de posibilidad de los suelos de recargar humedad, a instancias de una previsión de merma en el volumen de lluvias para el distrito durante el otoño”.

Según Fontanini, Entre Ríos recibe anualmente una media de 130 milímetros de precipitaciones durante febrero, con máximos de 150 milímetros, pero en febrero pasado el relevamiento realizado en cien puntos diferentes del campo entrerriano arrojó “un dato menor a los 30 milímetros, lo que marca un déficit severo”.

Para los especialistas de la Bolsa entrerriana, la escasez de lluvia registrada durante el primer trimestre del 2018 “hace peligrar la campaña de trigo 2018-2019  en Entre Ríos”.

El último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, que acompaña la firma de Federico Di Yenno, consignó que el precio del trigo puesto arriba del buque rondaba los u$s 190 al 16 de marzo pasado, tras exhibir un incremento de u$s 15 gracias a la demanda externa promovida desde mercados como Brasil, Argelia y el sudeste asiático.

“Así la demanda internacional se suma a la incertidumbre climática local y estadounidense, hecho que apuntala el precio, el más firme en el orden mundial en lo que va del 2018, para el grano de la campaña 2017-2018”, explicó Di Yenno.

Exportación

Ya en el arranque de abril del 2018, en el mercado disponible el trigo logró sobrepasar la barrera de los u$s 200 la tonelada. En las pizarras del Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), el cuarto mes del año ofreció un nivel récord de u$s 205 para el disponible, y la posición mayo-julio ya cotizaba a u$s 210 y u$s 209, respectivamente.

Según el INDEC, en los meses de diciembre de 2017 y enero de 2018 las exportaciones de trigo argentino alcanzaron los 4,28 millones de toneladas, cifra que experimentó un incremento del 8% respecto a igual período del año anterior. Es decir que las ventas al exterior aumentaron en más de 300 mil toneladas en el último año.

Para este aumento en las exportaciones trigueras tuvo un fuerte impacto la demanda promovida desde el norte de África (cuyos envíos crecieron un 28% interanual), Brasil (18%) y también desde países del sudeste asiático (con un aumento del 13% respecto del 2017). Otro dato a tener en cuenta es que casi el 70% del trigo argentino se despacha a través del puerto de Rosario. De los embarques realizados con trigo en la campaña 2017-2018, un 27% de los envíos tuvieron por destinos países como Indonesia, Tailandia, Bangladesh y Vietnam, y otro 25% el mercado de Brasil. Argelia concentró la compra de casi 770 mil toneladas del ciclo 17-18, mientras que otros países africanos (como Kenya, Mauritania y Sudáfrica) concentraron compras por 411 mil toneladas.