Autores: Ing. Agr. Andrés Méndez, Ing. Agr. Juan Pablo Vélez, Ing. Agr. Diego Villarroel, Ing. Agr. Fernando Scaramuzza. INTA Manfredi

Durante los últimos 3 años en EE.UU. se ha masificado la importancia de la comunicación en tiempo real de la maquinaria agrícola y el envío de datos geoposicionados por medio del uso del GPS, internet, software y automatismo en los procesos de producción agropecuaria.

Desde el año 2007 la empresa IGB del Ing. Guillermo Bonamico desarrolla el primer monitor de rendimiento argentino con envío de datos en tiempo real a una página web, logrando un producto único a nivel mundial. Esto quiere decir que al mismo tiempo en que una cosechadora se encuentra cosechando a campo, va transmitiendo los datos de cosecha como: humedad, rendimiento húmedo, rendimiento corregido a seco, velocidad de cosecha, flujo de cosecha y el recorrido de la cosechadora, hasta saber en qué lugares se descargaba el grano desde la tolva.

Esta información es fundamental en el sistema productivo argentino dado que más del 80% de la cosecha la realiza el contratista rural, y para productores o asesores es un muy buen dato para poder controlar ese proceso en tiempo real.

Hasta la actualidad muy pocas personas y empresas le brindaron la importancia que realmente posee esta información, como así también aquellas que trabajan sobre la recolección de datos y el envío de los mismos a una web o una nube de datos virtual.

En septiembre de 2014 se lanzó el libro “CREAR O MORIR” la esperanza de América Latina y las cinco claves de la INNOVACIÓN, del Dr. Andrés Oppenheimer, donde menciona en uno de sus capítulos lo que significa el GPS de las cosas. Entre los ejemplos cita una heladera que se encuentra con algún problema, o bien que los sensores detectan que en pocas horas se le tapará el filtro, entonces puede comunicarse con un servicio técnico para que la arreglen antes de que se rompa.  También menciona como ejemplos en el agro un problema similar en un tractor o en una cosechadora. ¿Cuánto puede faltar para que drones hagan vuelos, tomen fotografías multiespectrales, y en tiempo real realicen el pedido de fertilizantes para el lote que se requiera fertilizar?  O bien se autodestruya cuando detecta una falla de sustentabilidad. Hoy todo es posible desde el punto de vista tecnológico.

Para tener en cuenta, el libro dice que tal como lo señaló un estudio del Foro Económico Mundial, el crecimiento del volumen de datos y su procesamiento producirá un boom parecido al de la fiebre del oro en San Francisco en el siglo XIX, o el boom petrolero de Texas en el siglo XX. Los datos se han convertido en el nuevo equivalente del oro o del petróleo. Y los países mejor preparados para acumular, procesar y analizar estos datos serán los más prósperos. Como buena noticia, dice el libro, el Big data permitirá adelantarse a problemas y lograr tener soluciones antes de que ocurra la problemática. A su vez pasará a ser un gran negocio el desarrollo de sensores que mejoren las actividades cotidianas y ayuden a prever la solución de un problema.

Hoy contando con la información expuesta en este libro y sabiendo que en el mundo se desarrollará cada día con mayor fuerza esta idea, de la mano de la mejora de las actividades cotidianas y teniendo en cuenta que el campo no quedará fuera del sistema tecnológico, las empresas deberán tener especial interés en desarrollar tecnología para cada equipamiento que realice un proceso productivo de alimentos.

A su vez hoy podría ser simple cambiar o modificar datos y que no sea real lo que puede visualizarse en la nube de datos, por eso se ha empezado a encriptar este tipo de información para obtener datos reales, con lo cual mientras más veraz sea el mismo, mayor valor tendrá y más posicionará al producto logrado.

Actualmente se pueden lograr productos con trazabilidad de procesos, pero dependen de la buena voluntad de las personas que recolectan y procesan la información. A futuro, el depender de la veracidad de los datos por una persona no será viable y se deberá automatizar totalmente este proceso. Hoy ya no caben dudas que el negocio futuro del agro será rentable si se logran diferenciar los productos mediante el uso y manejo de datos, para lo cual se debe estar preparado para afrontar este momento y ser generadores de un modelo competitivo global.

Algunos productos como Telematics de Claas, Farmsight de John Deere, Conected Farm de Trimble, FieldScripts de Monsanto, son ejemplos de los alcances del manejo de datos en su máxima expresión. Básicamente se puede lograr todo lo que uno se propone. Se pueden recoger datos de un equipo a través de un teléfono celular y a distancia, compartirlos entre diferentes equipamientos, procesar datos georeferenciados automáticamente, generar un vínculo de gran fluidez de información entre los cuatro participantes fundamentales de la actividad agropecuaria: operarios, productores, asesores y proveedores.

Toda esta operatoria, entre otros beneficios, permite que los intervinientes cuenten con información precisa y en el momento oportuno, porque de esta manera la información generada es procesada rápidamente, interpretada y puesta a disposición tanto para los contratistas como para las explotaciones agrícolas, manteniendo siempre el control, aun utilizando grandes cantidades de maquinaria y de personal en un mismo campo.

A nivel nacional se están logrando avances en equipamientos integrales, que pueden compartir información entre maquinaria y que pueden enviar datos a plataformas web. La empresa Plantium ha logrado desarrollar un sistema integral con sus equipos. En su momento la empresa IGB mediante la instalación de un módulo GPRS permitía la transmisión de datos de los sensores que monitorean la cosecha en forma continua a una nube de datos generados y mantenidos por los servidores de la empresa, donde se almacenaban en forma permanente. De esta forma se puede tener acceso a la información por medio de un usuario y clave únicos, desde cualquier dispositivo móvil o fijo con internet, ubicado en cualquier lugar.

gps

Sistema GPRS S-BOX Cloud de Plantium para control en siembra, pulverización, cosecha y aplicaciones variables de insumos.

 

 

 

A la vez la información generada en todos estos procesos de telecomunicación e intercambio de datos adquiere gran relevancia y el cúmulo de datos correctamente almacenados se hace cada vez más poderoso con cada byte de datos logrados, permitiendo a través de la minería de datos detectar patrones de comportamiento de gran importancia a nivel de lote tanto micro como macro.

A nivel de lote se puede, a través de sensores, calcular cuánto fue el consumo de combustible en función de la pendiente, de la regulación de la cosechadora, en función del rinde del cultivo, en función del operario que condujo la maquinaria, lo cual tiene un impacto significativo en los cálculos de los costos operativos y puede ser definitivo en la rentabilidad de la operación; a través de sistemas ópticos de avanzada se puede hacer seguimientos minuto a minuto del estado del cultivo y poder detectar cualquier anomalía para actuar consecuentemente y a tiempo, solo para brindar algunos ejemplos de los alcances de la tecnología de avanzada

A nivel mundial las grandes corporaciones están dispuestas a invertir grandes sumas de dinero para averiguar de qué manera lograr que sus acciones sean lo más rentables posibles, saber qué cultivo logró el máximo rendimiento esperado y bajo qué condiciones, o sistematizar apariciones de plagas y enfermedades. Esto significa alcanzar grandes ganancias y evitar situaciones mediante las cuales se puede perjudicar a la marca, como un ataque masivo de determinada enfermedad a determinado híbrido o variedad. La detección de estos patrones de comportamiento es de tal importancia, que puede definir una fiebre por obtener información para poder predecir un acontecimiento por más insignificante que éste sea.

El manejo de los datos es un gran negocio y esto se empieza a visualizar en la compra de empresas desarrolladoras y manufacturadoras de equipos de alta tecnología por parte de las grandes corporaciones, tal como es el caso de Monsanto, que compró a Precision Planting, una empresa que diseña y fabrica equipamientos de agricultura de precisión, también compró The Climate Corporation, una empresa que integra los datos meteorológicos, los de suelo y los del cultivo a nivel de lote. A ambas empresas se las adquirió por una suma cercana a los 1.300 millones de dólares, (si se tiene en cuenta que el pase de Lionel Messi cuesta 250 millones de dólares, estamos en presencia de empresas que cotizan 5 veces más que el mejor jugador del mundo).

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!