Por Juan Martin Melo

Horizonte A dialogó con el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Amadeo Nicora. Durante la entrevista, Nicora analizó la actualidad agropecuaria y se refirió  al desafío del gobierno de recuperar los mercados internacionales que se perdieron en los últimos años. Reconoció que en el campo “hay fallas en la comunicación” y sobre el INTA, manifestó, “intentamos posicionarnos en los problemas que a futuro pueden presentarse, para estar involucrados en las respuestas que se necesiten”.

Amadeo Nicora, presidente del INTA

Amadeo Nicora, presidente del INTA

Cuáles son los desafíos de su labor, teniendo en cuenta que  asumió hace poco tiempo y uno imagina que lo fundamental es seguir trabajando en equipo, cuidando los recursos humanos que  tiene el INTA  y enfocando toda la labor al agregado de valor.

El gran desafío de la institución tomando el mandato político de nuestro ministerio es meternos de lleno para que nuestras capacidades se amplíen mas allá de los sistemas productivos en los cuales estamos mas cómodamente trabajando. Hoy, el Estado nacional a partir del Ministerio y del propio Presidente de la Nación nos desafían por medio del concepto de que la agroindustria va a ser el motor del desarrollo de este país, y nosotros no podíamos desconocerlo, por esa razón estamos trabajando muy fuerte para aprovechar todas esas capacidades de la institución INTA, que nos conduzcan hacia ese objetivo.

El presidente Mauricio Macri, en su primer discurso ante la Asamblea Legislativa habló de convertir a la Argentina en un supermercado del mundo. ¿Qué  nos está faltando para lograrlo?

Si uno mira nuestra matriz productiva lo que se ve es que de alguna manera, contamos con mucha eficiencia, mucha tecnología y mucho conocimiento, como así también con una experiencia y un funcionamiento casi inmejorable, pero estamos en una escala de precarización de la economía. Creo que el camino sería el agregado de valor masificado, para transformar al país en un elaborador del agregado de valor, porque esto permite más mano de obra, más gente que se queda en su lugar porque tiene trabajo, es decir, integración de territorio.

Esto que comenta, es algo que se observa que sucede en la actualidad, de hecho el ministro de Agroindustria viajó a Francia, participó de una reunión de ministros de agricultura, con la decisión del gobierno de recuperar mercados internacionales. Claramente, hay una decisión política sobre este tema.

Absolutamente. Hay una demanda global de alimento por un cumulo de circunstancias, como la urbanización de la población a nivel mundial. El año 2007 fue un quiebre, y a partir de ese momento comenzó a haber mayor cantidad de gente en las ciudades que en los campos, y esto de alguna manera va en detrimento de la producción de la seguridad alimentaria de los pueblos. Otra razón es el crecimiento económico de algunas economías a nivel global que van a demandar alimentos.

No estamos solos en este tema. Todas las economías que son excedentarias en producción de alimentos están tratando de desprimerizarse para empezar a agregarle valor a su producción y salir a competir al mundo. El ministro ha dicho que captar nuevos mercados es más fácil que recuperar los perdidos, y estamos en esa tarea que es bastante difícil.

¿Qué  nos está faltando como país para poder lograr esto, sobre todo en el agregar valor a la materia prima?

Nuestra producción primaria y esa vocación exportadora de materia prima, hace que Argentina sea muy eficiente. Lo que creo, es que si seguimos en este camino esta gran oportunidad mundial nos la perdemos como herramienta para el desarrollo. Cuando hablamos de agregar valor, tenemos una vastedad de acciones por realizar en una amplia cantidad de territorios. Si planteamos agregar valor en el lugar de origen, lo primero que tenemos que hacer es empezar a trabajar sobre los territorios donde tenemos que tratar de encontrar las sinergias territoriales en conocimiento y en política para lograr derribar barreras que no nos permiten ser todo lo eficiente que podríamos. El tema logístico es un claro ejemplo, y esto abarca desde habilitar una empresa nueva hasta sacar una guía para vender un animal.

¿El INTA cuenta con programas específicos para este fin?

Nosotros en el INTA tenemos un programa que se llama “Programa Regional con Enfoque Territorial” donde pudimos dibujar un país con más de 130 territorios donde intentamos hacer bajar todas las capacidades del INTA tanto en investigación como en extensión, pero además intentamos generar plataformas en lo que hace a ciencia y tecnología.

Otra plataforma, dentro de esa mirada territorial, sería la organización de los productores; y otra plataforma fundamental es la del decisor territorial político, ya estas acciones no van a ocurrir si es que los responsables de la gestión territorial no están en consonancia con estas otras plataformas. Cada región debe tener su estrategia que puede que falten caminos, que falten conocimientos, etc.

No hay una receta única, es un planteo de tratar de transformar al país en un gran clúster partiendo de una vastedad de clúster regionales que deben ir articulándose.

Coincidimos que estamos frente a un nuevo escenario en el campo más allá de problemas que quedan por resolver. Días atrás escuchaba algunos pronunciamientos de diferentes sedes del INTA donde aseguran un potencial de crecimiento de trigo para esta campaña.

Se avizora en los lugares que estamos recorriendo una actitud a partir de las decisiones que están tomando los productores de un crecimiento de trigo mayor al esperado. Además también aparece la necesidad de romper con la tendencia al monocultivo, que bien sabemos es insostenible para lo que necesitamos como país, que es intensificar la producción en cuanto a productividades pero sin deteriorar el medio ambiente.

Si seguimos solo ocupados en las cuestiones coyunturales nos perdemos la mirada a largo plazo. Nosotros en el INTA intentamos posicionarnos en los problemas que a futuro pueden presentarse, para estar involucrados en las respuestas que se necesiten.

Usted afirmó que la producción debe cuidar al medio ambiente. ¿Cree que hay una falla de comunicación entre el campo y la ciudad con respecto al uso de agroquímicos?

Creo que un gran déficit de quienes estamos en la producción agropecuaria es la comunicación, somos muy eficientes en comunicar a los pares pero nos falta la llegada al público urbano. Hay que incentivar la producción pero siempre cuidando el medio ambiente, y esta es una tarea que también involucra a los ciudadanos, a  los intendentes, a productores. El INTA ofrece por un lado los ámbitos donde sentarse a discutir, con bases científicas y sólidas, sin tomar decisiones que son sanguíneas, por decirlo de algún modo.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!