Mónica Silva, actual presidente de la Federación Rural de Uruguay, es salteña, confieso que en el primer momento pensé para mis adentros que era tan argentina como los “Chalcha” pero la verdad es que esta dirigente rural que hoy está a cargo de la presidencia de la Federación Rural de Uruguay nació en Salto, frente a Concordia, del otro lado del rio Uruguay. La tiene difícil porque le toca ser la primera de muchas en su Uruguay natal que asume la presidencia de una gremial del sector.

Por: Sebastián Nini –periodista-

Un sector conservador y muchas veces machista. Cuenta que la sorprende cuando alguien le comenta esto, y que está al tanto de que lleva sobre sus espaldas una carga, porque si no alcanzara a tener una buena gestión eso podría ser perjudicial al género en general.

Mónica ¿Como se trabaja entonces para lograr una gestión exitosa?

Lo más importante es trabajar para esto y por eso cuento con un equipo brillante que está conmigo y que nos va a permitir lograrlo. Es clave contar con eso, nadie llega solo a ningún lado.

Mónica es hija de productores que venían más a Buenos Aires que a Montevideo con el Vapor de la carrera, que disfrutaban tanto de Palermo que en ese momento marcaba la tendencia del sector agropecuario como lo hace para los argentinos. Es productora agropecuaria, tiene tres hijos mayores distribuidos entre Montevideo y Santiago de Chile, trabajando y encarando sus proyectos.

¿Como comenzó tu trabajo con el campo?

Mi padre quería que vuelva a la universidad, pero yo no quería volver a Montevideo, así comencé a trabajar en un escritorio rural porque mi padre me consiguió ese primer trabajo, un escritorio muy importante en el departamento de Salto.

Desde mis primeros años me crié en el campo. Ahí no te preguntaban si querías hacer algo, había que hacerlo. Éramos mi hermano mayor y yo, mi padre nunca nos trató de un modo diferente, teníamos los dos que hacer todo y eso a mi me sirvió de mucho, lo que uno aprende de chico queda para siempre.

En el año 2012 tuve que hacerme cargo de todo porque mi padre tuvo un accidente y busqué capacitarme a través del plan agropecuario que funciona muy bien en Uruguay. Así fue como con mi hermano por un lado y yo por el otro nos fuimos encargando de todo.

Los motores en Uruguay están prendidos, estamos todos con ganas de producir, estamos produciendo y queremos ir a más”

¿Cómo llega Mónica Silva a ser dirigente rural?

Mi padre fue político de toda la vida, trabajó para que Jorge Batlle – su amigo – sea presidente del país. Tengo recuerdos de mi infancia de las cosas que pasaban por mi casa cuando mi padre estaba comprometido en su trabajo en política. A mi no me gustaba la política porque creó muchos problemas entre mis padres, pero en el año 2005 me llamaron para colaborar con el Partido Colorado.  Yo creía que no íbamos a llegar a ningún lado, sentíamos que el partido por entonces estaba “en el horno” y sentí que era el momento de poner el hombro, siempre estuve vinculada a trabajos sociales, colaborando con la Sociedad de salto, etc.

Entendí que era el momento, no aspiraba a ningún cargo, pero mis hijos estaban creciendo y podía dedicarme a eso un tiempo. En ese año el Partido Colorado no logra lo que buscaba, pero para el 2010 salgo electa edila del departamento por el Partido. Me eligen presidente de la comisión de desarrollo del departamento de Salto y ahí comienza mi relacionamiento con las demás ramas, entre ellas el sector rural, etc.

¿Cuándo llega el momento de formar parte de la dirigencia agropecuaria?

Cuando dejo mi cargo de edila, me llaman de la Asociación Agropecuaria de Salto para ingresar como integrante del directorio de la agropecuaria, una institución centenaria. Mi abuelo había sido dos veces presidente de la Asociación Agropecuaria. Acá los cargos no son por cuota o porcentual por ser mujer, el cargo está, pero hay que animarse a ponerse a trabajar para ganarse un lugar en ley como corresponde. En agosto de 2019 asumo la presidencia de la Asociación Agropecuaria y fui consejera de la Federación Rural, y ahora termino siendo elegida presidente de Federación Rural.

¿Cómo es la relación de ustedes con las gremiales argentinas?

Hace pocos días participamos, por ejemplo, de un zoom con la gente de CRA, allí está Martín Rapetti, con quien tenemos muy buena relación y está muy presente siempre en Uruguay. Con Rapetti nos conocimos en una reunión en Chile que juntaba a las gremiales agropecuarias del MERCOSUR y nos hemos cruzado en eventos de la raza Angus, tenemos muy buena relación e intercambiamos información.

Hoy el zoom permite generar muchas reuniones sin tener que moverse. Teníamos una reunión programada que postergamos porque se festeja los 150 años de la Asociación Rural del Uruguay, pero estamos trabajando mucho con las gremiales argentinas y con CRA específicamente.

“Yo desearía que Argentina tuviera los motores prendidos porque sería un gran beneficio para todos nosotros”

¿Cómo es la relación campo – gobierno en Uruguay?    

Nosotros tuvimos quince años en los que reclamábamos y no éramos escuchados. Dolía porque el sector es uno de los principales generadores de ingresos del país. Cuando se cambió el gobierno y asumió el actual presidente, Lacalle Pou, se dio un cambio completo, podemos tener un diálogo, levantar el teléfono y hablar. A tal punto que hace pocos días buscábamos como gremial tener una reunión con el presidente de la república, y él sin ningún inconveniente se prestó a estar dos horas y media conversando con nosotros en un diálogo y un intercambio muy natural, de ida y vuelta, donde el presidente nos escuchó, nos entiende, sabe de lo que estamos hablando, sabe de campo, habla como nosotros, entiende el léxico.

Nosotros hoy sentimos que el gobierno entiende que la carne esta demandada por el mundo, que Uruguay tiene muy buenos precios, que estamos produciendo muy bien, y trabajamos a cielo abierto sin parar nunca, tuvimos una muy buena cosecha de soja, que si la comparamos con la de ustedes da risa, pero para nosotros es una muy buena y los granos en general subieron de precio, los valores cambiaron.

¿Cuál es el panorama agropecuario actual de tu país?

Sufrimos el año pasado una seca muy grande en la zona sudeste del país lo que insidió, pero tenemos esperanza porque este año el país esta teñido de un amarillo divino con la colza, con las máquinas prendidas y funcionando. Actualmente reclamamos algunos ajustes de costos y competitividad, el combustible y sus valores es una de los principales reclamos, la burocracia estatal, son los temas en lo que trabajamos, el presidente está al tanto, pero desgraciadamente el Estado es pesado y lento y no es tan fácil.

¿Cuánto perjudica o beneficia la realidad argentina a la del campo uruguayo?

Yo no se si beneficia o no, nosotros en relación con la producción argentina somos ínfimos, siempre decimos que tenemos que trabajar en mejorar la calidad, la genética, y hay un trabajo muy importante del productor uruguayo que hay que destacarlo en todo lo que es adelantos en tecnología y demás, hay preocupación al respecto.

Yo pondría en tela de juicio si hay un beneficio en cuanto al campo uruguayo debido a que en la Argentina se implementaron, por ejemplo, trabas a la exportación de carne. En Argentina hay un consumo interno muy importante, el mundo se despertó, empezó a caminar y comenzó a demandar alimentos basados en que hoy la prioridad es la salud y para estar sanos hay que comer bien. En ese sentido tenemos algunos problemas con el traslado de mercadería, pero si nos falta Argentina tenemos problemas para completar la carga en los barcos.

Yo desearía que Argentina tuviera los motores prendidos porque sería un gran beneficio para todos nosotros. Esto no funciona si uno está mal el otro se perjudica, además la demanda sobra para todos, y uniendo los esfuerzos se trabaja mucho mejor.

¿Cómo viene la exposición del PRADO?

En primer lugar, te cuento que el ingreso para el PRADO es con las dos vacunas con los quince días de anticipación efectivas, con un aforo de acuerdo con lo que diga el ministerio.

PRADO es un símbolo, hay mucha ilusión por ver animales, que seguramente estarán brillantes, y veremos lucirse a cada ejemplar. Con la alegría de vernos la cara, poder participar de este modo más tranquilos y en forma presencial, con una agenda bien tupida, reuniones de las cámaras empresariales con los integrantes de gobierno, actividades planteadas mano a mano para el buen intercambio. Esperamos que sea un éxito, porque tenemos mucha ilusión. Ya veremos cómo se materializa en los precios.

¿Lacalle Pou estará presente en el PRADO?

Ya confirmaron los medios de prensa que el presidente asistirá a la muestra, él suele venir varias veces porque es un visitante habitual, la disfruta siempre. Este es un apoyo importante porque además viene de la mano del estudio del factible Tratado de Libre Comercio con China que nos tiene muy ilusionados a todos.

Los motores en Uruguay están prendidos, estamos todos con ganas de producir, estamos produciendo y queremos ir a más.

Suena raro, es todo un cambio de paradigma pensar en una mujer en el máximo cargo de una entidad gremial del agro, al menos en la Argentina, alguna vez nos hemos preguntado cuál sería la primera entidad en tener una mujer liderándola. ¡Levanten sus apuestas amigos! Acá nomás cruzando el río una mujer lleva las riendas de la Federación Rural con sobrada capacidad y compromiso.

¡GRACIAS MÓNICA!

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!