Por Sebastián Salvaro, Analista de AZ Group.

Luego de las elecciones, la lupa esta puesta a dónde el nuevo gobierno buscará los recursos para cubrir el déficit y el pago de la deuda, ¿será de nuevo con un incremento a los derechos de exportación?

El productor ya despejó las dudas que tenía sobre una de las variables a plantearse en los posibles escenarios. Las elecciones nacionales dieron por ganador a Alberto Fernández como el próximo presidente argentino, asumiendo el cargo el próximo 10 de diciembre. Ahora comienzan a aparecer preguntas sobre cómo será el accionar del nuevo mandatario, ¿las políticas serán de proteccionismo? ¿Volverán los roe´s? ¿Los derechos de exportación serán incrementados? Todas están preguntas comienzan a hacerse los empresarios agropecuarios de cara al próximo año, ya que, a partir de responderlas y plantearse distintos escenarios, partirán las decisiones empresariales.

El déficit fiscal argentino es una cuenta pendiente de los últimos 50 años, y continúa siendo uno de los grandes desafíos del próximo gobierno, hoy queda alrededor de un 42% de PBI mientras que a principio de los 2000 no llegaba al 25%, claramente hay que o bajarlo o buscarle un fuerte de financiamiento. Con reservas internacionales que vienen cayendo mes a mes, el oficialismo tomó la decisión de aplicar un cepo cambiario riguroso (200 u$s por mes/persona física y empresas) y, la baja de las tasas de interés para generar una pequeña reactivación del consumo y de la moneda circulante. La devaluación del peso que alcanzó valores de 65 $/u$s, en el último mes y, la suba en la inflación esperada son luces de atención que se pretenden y que ponen en riesgo a todo el motor productivo. Es por ello que comienzan a ser más fuertes las conversaciones sobre la posible suba en los derechos de exportación de los granos, casi como la fuente de ingresos más significativo de Argentina.

Como se observa en el cuadro, al realizar el cálculo con las retenciones anteriores al 10 de diciembre de 2015, y tomando como supuesto los valores FOB actuales para las posiciones cosecha; se desprende que el volumen total a recolectar por el estado rondaría los 7 mil millones de dólares, por encima de los 4 mil millones actuales.

Teniendo en cuenta los mismos porcentajes antes analizados de posible suba de retenciones, los precios percibidos en la actualidad podrían verse reducidos. En el caso de soja, podríamos con derechos de exportación del 35%, alcanzar valores cercanos a los 200 u$s/t. (fas teórico), como se observa en el cuadro inferior:

De esta forma, analizando con estos valores los márgenes en soja y maíz para una zona determinada, en este caso noroeste argentino (NOA), se observa que con los precios actuales el margen neto en soja es de 54 u$s/ha. y en el caso de maíz de 95 u$s/ha, en ambos casos para campos arrendados. Al realizar el mismo cálculo pero con los posibles precios ante el incremento de las retenciones, el escenario cambia drásticamente ya arrojando valores negativos para ambos casos. En este análisis no está impactando un posible movimiento en el tipo de cambio, ya que esto también en la zona analizada podría tener un impacto en el resultado.

De esta forma se desprende que el escenario de mayores impuestos a la retención de los granos, deja al sector sin competitividad. Por esto, es importante para aquellas empresas que no hayan realizado coberturas de precios, que lo hagan con más agilidad que el promedio