Marlene Lazzaretti Galante[i]; Pablo Kalnay; Viviana N. Cornejo

i Ing. Agrónoma, Ayudante cátedra Malezas, UNNOBA

 malezas 60-1

El  desarrollo y uso de los herbicidas fuera de un marco agro-ecológico (sistema), es en muchos casos un enfoque de corto plazo que considera sólo la eliminación de la competencia inmediata, sin tener en cuenta la verdadera escala espacio-temporal en la que se produce el proceso de enmalezamiento(1).La importancia de las malezas en la región sojera núcleo de la Argentina responde a la consolidación de un modelo  productivo caracterizado por el predominio de los cultivos sin labranza, por las escasas rotaciones con una marcada tendencia al monocultivo de soja, por la elevada dependencia de unos pocos herbicidas, prácticamente como opción exclusiva para manejar malezas, con un indiscutible predominio del glifosato y por una alta proporción de la superficie agrícola en arrendamiento con contratos de corto plazo(2).La razón principal de ésta nueva problemática no es el glifosato en sí, sino el uso indiscriminado que se hace de él(3). Esta práctica, por supuesto, ejerció durante los años una severa presión de selección de malezas y su consecuencia fue la selección de aquellas más adaptadas a los sistemas de producción agrícolas modernos.

Después de numerosos años de siembra de soja transgénica y el uso cada vez mayor de glifosato en una superficie tan extensa de nuestro país, se están manifestando las suposiciones previstas por Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET); Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y  otros; destacándose la difusión de varias malezas difíciles de controlar como  Conyza bonariensis, Viola arvensis, Amaranthus quitensis, Chenopodium album, entre otras (4). En este trabajo se hace foco en la problemática de Conyza sp. (Rama negra)

Ver PDF