Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Columnistas / El perrito Simón y los diferentes estilos de liderazgo
Pablo La Fuente de Volder

El perrito Simón y los diferentes estilos de liderazgo

Por Pablo  Lafuente de Volder

Por estos días fuimos testigos de un hecho que puede ser interpretado desde muchos y diferentes puntos de vista, vamos a intentar quitarle toda la carga política y enfocarnos en la estrategia que se utilizó en este caso.

La estrategia de la distracción es un elemento muy importante como herramienta de control social, esta estrategia consiste en desviar la atención del público de problemas de mayor relevancia o de cambios y/o decisiones tomadas en un pequeño círculo de poder, mediante la técnica de inundar a la opinión pública con continuas distracciones e informaciones insignificantes.

De este modo se quita el foco de problemas de fondo poniendo sobre la mesa una maraña de temas de distinto interés. El público se encuentra de pronto tomando partido o discutiendo de cuestiones que no tienen ninguna trascendencia y que cuando se ponen en perspectiva muestran claramente su objetivo estratégico.

“Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales” (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas, este texto fechado en Mayo de 1979, fue encontrado el 7 de Julio de 1986 en una fotocopiadora IBM comprada en una subasta de material militar, se cree que fue por negligencia, este documento estaba en manos de los servicios secretos de la US Navy y fue publicado como anexo en el libro ” Behold a pale horse ” de William Cooper, Light Technology Publishing, 1991).

En toda empresa siempre encontramos una figura que sobresale del resto: el líder. El líder puede ser tanto el CEO o director general de la empresa, el responsable de RRHH o un directivo intermedio con dotes de liderazgo que lo diferencian del resto. El liderazgo no responde a rangos o poderes dentro de la empresa sino del buen hacer, del cumplimiento de objetivos marcados y de una carismática personalidad que hace que el resto de personas lo sigan con fe ciega.

Pero el liderazgo puede ser de diferentes tipos o estilos. La personalidad del líder, las estrategias que implementa o su forma de actuar va a determinar un estilo u otro de liderazgo.

Se entiende como líder natural una persona que, pese a tener una posición sobresaliente en la mayoría de los casos, su figura no está reconocida como tal. Se caracteriza por tener grandes habilidades comunicativas y motivadoras entre las personas, así como la habilidad de satisfacer eficientemente las necesidades de su equipo de trabajo. Se distingue del resto de los estilos de liderazgo  porque no impone nada, todas las decisiones son llevadas a cabo con el consentimiento y participación de todas las personas.

Muy parecido al anterior es el líder participativo quien pese a tener él mismo la última decisión, no duda en consultar y evaluar las opiniones del resto de equipo de personas en el proceso de toma de decisiones. Su principal objetivo es crear un espíritu de equipo en donde cada individuo se sienta importante y sobre todo valorado, teniendo así un impacto muy positivo en la motivación del grupo de trabajo.

Totalmente opuesto al liderazgo natural o participativo es el liderazgo autocrático. Su característica principal es el poder absoluto que ejerce en la toma de decisiones, dando indicaciones precisas de cómo y cuándo llevar a cabo las tareas. Necesita y le gusta tener todo bajo control, gestiona a las personas sin dudas y con mano de hierro. Este estilo de liderazgo puede impactar negativamente en la motivación de las personas.

El liderazgo burocrático: se caracteriza por llevar a cabo las tareas según su “libro” u “hoja de ruta marcada”. No tienen posibilidad de contemplar ningún cambio y en caso de surgir imprevistos cuenta con soluciones ya preparadas. No muestra demasiado interés en la personalidad de las personas ni en su motivación, siendo su empatía casi inexistente.

Muy distinto al anterior es el líder carismático, quien sobresale del resto por sus cualidades innatas de inspiración y su poder de atracción hacia las personas. Se muestra siempre muy enérgico al transmitir sus ideas y genera satisfacción y entusiasmo dentro del equipo, se puede llegar a pensar en que sin su figura dentro de la organización no hay éxito. Entre sus principales deficiencias está el centrar demasiados los esfuerzos alrededor de su figura, sus fortalezas en cambio son el entusiasmo que transmiten a las personas al final su ego no es tan grande y antepone el beneficio del grupo al suyo propio, este líder es una fuente de inspiración para sus equipos pero a la vez necesita sentirse apoyados por el resto de personas.

Y el perrito Simón??????

Estimado lector, usted ya no tiene 12 años! Tanto en el mundo de los negocios como en la política, donde cree usted que encaja esta estrategia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.