• Guillermo Pugliese
  • Ingeniero agrónomo
  • Tres Arroyos

En una campaña con condiciones climáticas dispares, una buena selección genética y un paquete nutricional adecuado potencian los rendimientos en aquellas zonas donde hay disponibilidad de agua. Desde Tres Arroyos, un especialista como el ingeniero Guillermo Pugliese, nos presenta las claves para obtener rendimiento y calidad en un año donde la fertilización es un excelente negocio.

Por: Diego PeydroConductor de AgroTV

En Tres Arroyos, al sur de la provincia de Buenos Aires, el manejo del agua es clave para determinar la estrategia de fertilización que potencien los rendimientos del trigo y la cebada. Conocedor de los requerimientos de la zona, Guillermo Pugliese repasa algunos aspectos centrales del manejo.

¿Cómo evaluarías la nutrición de la región hoy en día?

Lo que está pasando en nuestra región es que los campos de a poquito fueron entregando un poco menos de nutrientes, por un lado los rendimientos se dispararon y nuestros suelos se empobrecieron. Son cuatro los nutrientes que tenemos que medir y analizar para apuntar a alcanzar lo que pueden dar los potenciales de esos trigos. Hoy la genética ha avanzado de una forma extraordinaria, antes se veía que en alguna zona del sudeste de Buenos Aires- Miramar, Necochea, Mar del Plata- podía llegar a 8 o 9 mil kilos de trigo y hoy en esos mismos lugares hay picos de rendimiento de 12 o 13 mil; y en Tres Arroyos antes se llegaba a 4 o 5 mil kilos hoy también se logran altos picos de rendimientos, eso se ha logrado con el avance tecnológico.

 Si partimos de un buen análisis de suelo y genética adecuada, ¿en qué momentos dosificamos particionadamente estos nutrientes en la zona para obtener buenos resultados?

El trigo sale de dos antecesores que son el girasol y la soja, cuando nos vamos de acá hacia el sudeste sale de los cultivos de invierno. Es muy importante hacer un muestreo de suelos temprano para ver cómo estamos de fósforo y de nitrógeno, con esos datos se pueden plantear distintas estrategias.

Hoy, para apuntar a un trigo de 7,8 o 9 mil kilos debiéramos partir del nitrógeno, es decir, arrancar con una buena base de fósforo  -hablamos de 130 a 150 kilos de diamónico- y particionar el nitrógeno en dos o tres momentos; si hacemos dos momentos hay que plantear un 60% temprano y un 40% en fin de macollaje; y si lo hacemos en tres momentos podemos poner algo cerca de la siembra, un 40% a final de macollaje y dejar para dos o tres nudos el resto del nitrógeno. Esto generalmente lo hacemos en los años donde llueve seguido para evitar que se lave o pierda del alcance de las raíces.

En gran parte del país venimos con una campaña seca, ¿cuáles son los consejos que tienen ustedes -sobre todo con el respaldo de los “Expedientes Bunge” -para obtener rindes en estas condiciones tan diversas?

Yo llevo 23 años trabajando en esto y antes hablábamos de urea y de amonio, fui uno de los que arrancó por el UAN con el SolMix. Hace 5 años atrás el azufre empezó a ser importante y probablemente hace dos años empezó a hacerlo el zinc, entonces hoy tenemos una formulación que se llama SolMix zinc que incorpora además del fósforo de la siembra los otros tres nutrientes necesarios, el nitrógeno, el azufre y el zinc.

Para quienes siguen con los sólidos,  tenemos Microessencial – fuente de fósforo, azufre y zinc – y después urea como fuente de nitrógeno, las dos son buenas aunque quizás siempre los líquidos son un poco más ganadores que la alternativa de sólidos y esto es muy diferente según la región del país.

Para nosotros el efecto arrancador de los fertilizantes fosfatados comunes y acompañados con SolMix es una muy buena alternativa, cuando nos vamos un poco más arriba quizás Microessentials con urea sea una opción también ganadora.

El impacto de la fertilización en el cultivo está relacionado con el ambiente pero también con la genética. ¿Cuál fue la evolución de la fertilización líquida y sólida en los últimos años y las perspectivas para cada segmento de mercado?

Hace un mes y medio estábamos con el suelo saturado y sembrando cómo podíamos, en ese contexto la propuesta de Bunge era poner fósforo y un poquito de nitrógeno para luego colocar el resto de la cantidad.  Ese esquema cambió porque empezó a levantarse este viento que tenemos hoy y pasamos de estar saturados a estar preocupados, porque abajo el suelo está lleno de agua pero los primeros 10 centímetros se han secado y ya empezamos a tener  demanda importante del cultivo de trigo.  

En este contexto hay que adelantarse a la nutrición porque no sabemos qué va a pasar después.

¿Cómo se encuentra la relación costo/beneficio en el cultivo de trigo con los precios de nutrientes que tiene hoy el mercado respecto a los históricos?

La relación es buenísima, hoy tenemos un trigo de casi 200 dólares y los precios de los nitrogenados están en los pisos. Normalmente para comprar una tonelada de diamónico tenías que vender aproximadamente 4 de trigo, hoy se necesitan 2,5; y para comprar una tonelada de urea se necesitaba casi 3 de trigo y hoy con un poquito menos de 2 de trigo la compras, eso demuestra que es muy buena la relación.

¿Crees que el productor está aprovechando esta coyuntura?

Sí, creo que se ve reflejado porque se está fertilizando mejor y eso sucede por varios motivos, el primero es porque teníamos el tanque lleno el agua me refiero el agua del suelo, segundo porque hay muy buen precio de trigo y tercero porque faltaba mucho nitrógeno. Los análisis de todo el sur de la provincia Buenos Aires demuestra que no había casi nada de nitrógeno y esto está condicionado a varios factores pero principalmente al lavado de los nitratos, porque veníamos cargaditos de agua, pero también estamos extrayendo más de lo que ponemos con lo cual lentamente nuestros suelos se están empobreciendo y están perdiendo materia orgánica que es de donde salen los nutrientes. Cabe aclarar que hoy se está fertilizando más.

La fertilización residual durante el invierno muestra resultados estimulantes para la soja, un cultivo que exhibe respuestas positivas en distintas regiones productivas.

Después de trigo vamos a soja de segunda y para aquellas zonas del país donde entre el cultivo de segunda hacer los deberes muy bien con nitrógeno, azufre y fósforo temprano le van a dar el residual de fósforo y azufre al cultivo de segunda. Las buenas respuestas que empezamos a tener a azufre puesto en el trigo y en la soja de segunda son increíbles, o sea, estamos hablando de respuestas que en los peores años están en 100 kilos pero en los mejores años están en 500 kilos de soja.

Bunge es una de las empresas que más ha trabajado para cuantificar las respuestas que   tiene la fertilización del cultivo de girasol. Guillermo Pugliese analiza el mercado y el beneficio económico de incluirlo esta campaña en la rotación.

El girasol es seguro, en esta zona es un cultivo estable, se hace temprano (por ejemplo  el 15 o el 20 de octubre en esta zona) y si se tiene el perfil cargado porque se hicieron los deberes bien durante el invierno, el girasol va a permitir aunque sea salvar los gastos, cosa que no sucede con la soja.

Al girasol se lo debe acompañar con tecnología, creo que es una muy buena alternativa para muchas regiones pensando que puede ser un año un poco corto de agua y en esos casos si la napa está llena el girasol te asegura el rinde en cambio la soja no porque siempre depende de las lluvias del verano.

Si analizamos la evolución genética del cultivo de maíz, ¿cómo se encuentran hoy las densidades en la zona para aumentar los rendimientos o bajando la densidad para incluirlo dentro de la rotación aquí en el sudeste?

La genética de maíz sigue evolucionando y si uno compara lo que pasaba hace 20 años con lo que sucede hoy en día se da cuenta que los maíces son cada vez más resistentes a condiciones estresantes y eso hace que haya cambios. Hace 6-7 años atrás había que bajar demasiado la densidad de siembra para asegurar rendimientos, hoy volvemos a subir un poquito las densidades de siembra porque ya se bancan más cantidad de plantas.

Hace 10 años con 120 mil plantas uno no cosechaba maíz, se saturaba y no daba choclo, no daba espigas y hoy necesitas lo mismo con 200 mil plantas. Eso habla del buen avance genético que hubo en maíz. En ese contexto en el cual ponemos plantas también tenemos que poner nitrógeno, hacer los deberes bien en fósforo y acompañar con nitrógeno, azufre y zinc es la estrategia correcta en maíz.

Antes los modelos daban 60 – 90 kilos de nitrógeno que había que agregar, hoy ya hay modelos que pasaron a 120 y en algunos campos buenos ya estamos en 150 de N aplicado, o sea ya estamos en ajustes suelo más fertilizante en 200 – 220 kilos de N.

Llegar a buenos techos de rendimiento y trazar la fecha de siembra son dos conceptos que van de la mano.

El maíz tiene dos momentos el temprano y el tardío.  El tardío hizo que se pueda entrar en muchas zonas de nuestro país -principalmente el sudoeste de Buenos Aires-

Cuando sembramos tarde el maíz evapotranspira 30-40 milímetros menos, esos 30 ó 40 milímetros menos es el día y la noche, entonces hoy podemos pensar en sembrar un maíz el 20 – 25 de noviembre y cosechar 4000 kilos en Dorrego y antes era imposible porque sembrábamos el maíz el 15 de octubre, y en vez de sembrarlo con 60.000 plantas se siembra con 30.000 y se cosecha maíz y se gana plata. Además se le suma la rotación que es fundamental en el planteo.

Para Pugliese la información que avala buenos resultados a partir de una nutrición existe, sólo falta seguir trabajando en la difusión de los datos, un trabajo que hace la compañía a través de los “Expedientes Bunge”

Por supuesto que en nuestra página web vamos cargando toda la información y generamos con ensayos y reuniones de campo mucha difusión. Tenemos un equipo de desarrollo de muchos años, creo que es una empresa que invierte mucho en esto. Contamos con grandes productos y eso también hace que el trabajo se luzca. Si el productor quiere nutrirse de conocimiento está todo al alcance de las manos. Nosotros hacemos un esfuerzo grande para eso, tenemos un abanico de  productos para cubrir las necesidades de cada cultivo.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!