Por: Sebastián Nini

Se presenta ágil, desde la recepción se lo ve buscando un café y una barra de cereales en la cafetería de la empresa, parece un empleado más de la compañía, lleva en la otra mano además una banana imprescindible para atacar los calambres del entrenamiento. No lo dijo, pero descarto que muy temprano esa madrugada corrió por lo menos una hora. Estaba listo para la entrevista en la fría mañana de Munro, dejando todo lo que tiene por delante en el día para compartir la charla. Atravesando las oficinas para llegar al despacho no se ve aún empleados, al menos en el sector. Farinati está listo para arrancar. Seguramente, como buen ingeniero y siguiendo las normativas de todo buen líder, está primero para tirar del carro.

Juan Farinati, es Líder de operaciones comerciales de BAYER Crop science Conosur, responde a Christophe Dumont, que es presidente de BAYER Conosur.

Pero Farinati, el hombre, con toda la responsabilidad que conlleva su cargo, es mucho más que todo eso. Tiene 44 años, es el marido de Maitena y el papá de Matilda, Jacinta y Olivia. Es un runner – se le nota en la forma de actuar – y es ingeniero – se ve de lejos en su forma de definirlo todo-. Apasionado por lo que hace desde más de 20 años, pertenece a una familia del interior de la provincia de Buenos Aires, su padre era de 25 de Mayo y su madre de Chivilcoy. Desde la infancia se vinculó al sector agropecuario porque viene de una familia de productores. Es Ingeniero Agrónomo, estudió en la UCA, en el CEMA y también en el IAE.

Desde el día en que se recibió está ligado al sector de la tecnología vinculada al agro, hizo su carrera en Monsanto durante veinte años hasta la adquisición por parte de Bayer donde actualmente es el Líder de operaciones comerciales para Crop Science.

Vivió en Buenos Aires, en el interior del país, en Chile y en Singapur. Tuvo de este modo la posibilidad de recorrer distintos negocios de la industria como así también diferentes geografías y culturas.

  • Juan ¿Cómo se viene implementando la fusión de BAYER – MONSANTO?

Es una adquisición de Monsanto por parte de Bayer y la fusión conlleva dos etapas. La primera es desde el momento en que se acuerda la adquisición hasta que se aprueba, esto llevó prácticamente dos años desde el 2016 al 2018. La segunda etapa es desde el momento en que ya la adquisición se hace efectiva hasta que arrancamos el proceso de integración. Esos primeros dos años se cumplieron y estamos en esta segunda etapa que será de dos o tres años en este proceso de integración.

  • ¿Qué destacarías dentro de esta fusión?

Destaco que se trata de una adquisición con foco en la innovación. Es decir, el motivo por el cual Bayer lleva adelante esta adquisición es porque entiende que al incorporar la plataforma de Monsanto dentro de su portfolio permite ofrecerle más valor al productor. Bayer lleva adelante la adquisición de Monsanto porque busca con esto generar más valor y más rápido a los productores. ¿Por qué más rápido? Porque se combinan dos plataformas de investigación y desarrollo en conjunto, de manera coordinada y eso permite tener mejores productos y generar más impacto, más rápido en las manos de los agricultores. Esa es un poco la lógica de la adquisición.

Lo que busca Bayer en la adquisición de Monsanto es armar una nueva división de Crop Science con una cultura nueva y con el talento de ambas compañías. La lógica en este caso no es ni “Bayerizar” Crop Science ni que se “Monsantice”. Es hacer algo nuevo desde el punto de vista del negocio, del talento y de la cultura de trabajo.

  • ¿Cuál es el volumen que toma BAYER tras la adquisición?

El negocio de Bayer a nivel mundial -hablando de Crop Science- es un negocio que lo posiciona como compañía numero uno en el espacio en lo referido a tecnología de semillas, biotecnología, biológicos, data y agroquímicos con una facturación estimada de unos veinte billones de euros. Ahí hay un mix interesante, muy balanceado entre agroquímicos y semillas. Bayer aporta muchísimo del portfolio de agroquímicos y Monsanto aporta muchísimo del portfolio de semilla, biotecnología y datos.

Juan Farinati, Líder de operaciones comerciales de BAYER Crop science Conosur

Un punto importante es que al producirse la adquisición, para aprobar la misma, los entes reguladores solicitan algunas desinversiones por un tema de defensa de la competencia y posicionamiento en algunos mercados. Por ese motivo Bayer debió desinvertir en algunos negocios, por ejemplo, el de semillas de hortalizas. Es por eso que hay un gran peso de semilla de Monsanto y biotecnología, del negocio de hortalizas de Monsanto, del negocio de agroquímicos con base de glifosato de Monsanto; por otro lado todo el portfolio de agroquímicos más específicos que tiene Bayer en su línea de herbicidas, fungicidas, insecticidas, tratamiento de semillas, etc.

  • ¿Cómo se manejan los negocios de Semillas y Crop Science?

Estamos en un proceso de análisis. Por ejemplo, DEKALB como marca maíz es una entidad muy particular y con un peso en el mercado muy relevante. En el último tiempo, desde el punto de vista comercial teníamos una visión bastante integral del portfolio, de hecho, nuestros canales vendían tanto el portfolio de agroquímicos como el de semillas. Ahora estamos en una etapa de redefinición porque contamos con el portfolio ampliado con maíz DEKALB, maíz LA TIJERETA, todo lo referido a FIELD VIEW, ROUND UP, todo el portfolio de agroquímicos de BAYER con marcas líderes de insecticidas, fungicidas y herbicidas. Por este motivo estamos pensando cómo vamos a redefinir esto.

Lo que es importante acá es saber que el eje central de lo que estamos haciendo es pensar en cómo abordar de la mejor manera al agricultor, proveer servicios y soluciones de manera más efectiva, pensando en una lógica de integralidad.

  • Sabemos con certeza que el productor cada vez exige y adquiere más tecnología, es un productor de punta.

Sí, hace veinte años cuando se produjo una gran ola de adquisiciones – cuando Monsanto en su momento adquirió DEKALB y CARGILL semillas –  el productor era muy diferente al que existe actualmente. Hoy tenemos un productor muchísimo más profesional, muchísimo más tecnológico, y para esto tenemos soluciones que son completamente diferentes a la de antes. Pensemos que veinte años atrás en maíz recién se había lanzado biotecnología.

Creo que la combinación de tecnologías de producto sumado a la agricultura de precisión combinada con datos, es una herramienta potentísima para mejorar el tema de rendimientos y al mismo tiempo para apuntar a una agricultura mucho más sustentable. Conversando con productores hablábamos sobre la posibilidad que existe con FIELD VIEW de dar trazabilidad a todo lo que se hace en el campo. FIELD VIEW te permite mostrar la historia de, por ejemplo, los últimos cinco años de cómo se aplicó, qué se aplicó, qué se sembró, cuánto y cómo se fertilizó, etc. Esto abre una puerta entonces a producir mejor y de manera más sustentable.

  • ¿FIELD VIEW puede ser una herramienta colaborativa?

Primero hay que aclarar que la información en FIELD VIEW es del productor, él decide cómo la quiere utilizar, cuanto quiere compartirla, o no. La información se comparte en forma agregada, siempre en forma anónima. Obviamente al ser una plataforma colaborativa cuanto más compartís la información más te podes nutrir de la misma. Por ejemplo, al igual que Waze, cuantos más usuarios comparten la información más precisa es la misma. Del mismo modo cuanto más comparten los productores su información más se potencia. Eso es un punto importante y el otro punto es la lógica de FIELD VIEW como plataforma abierta, desde el concepto de que se pueden unir a FIELD VIEW otras herramientas o aplicaciones que pueden nutrir la decisión del productor más allá de lo que ya FIELD VIEW puede por sí misma.

  • La información es muy importante en cualquier industria o espacio, genera muchísimo valor.

FIELD VIEW es sin duda una nueva forma de generar valor a través de datos para los productores que son los únicos dueños de la información. FIELD VIEW es una plataforma apegada a la ley de privacidad de datos que existe en el país. El valor que nosotros le encontramos como compañía es que los productores puedan utilizar nuestra tecnología de la mejor manera. Por ejemplo, nosotros como pioneros en genética y tecnología en maíz y somos unos convencidos que el aumento en la densidad de maíz genera rendimiento, de hecho, todo lo que es híbridos de maíz de la línea DEKALB son híbridos de maíz testeados en alta densidad.

FIELD VIEW transparenta claramente el valor que genera la tecnología. Acá se termia el “me parece”, el “ojímetro”.

  • ¿Cómo se plantea la política de comunicación con los sectores ambientalistas tras la fusión?

Nuestro foco es primero ayudar al productor a producir más y mejor con todas las herramientas que ofrecemos, todo va en esa dirección. Desde el punto de vista de nuestras plataformas de agroquímicos, somos una compañía que se enfoca en ir reduciendo consistentemente el perfil toxicológico de nuestros productos. El segundo punto es a través de la tecnología en semillas donde somos los principales pioneros en dar sustentabilidad al sistema. Por ejemplo, en el tema maíz sabemos que cuanto más se siembra en Argentina más se mejora la rotación de cultivos y eso da mayor sustentabilidad agrícola, cuanto más se utiliza INTACTA, menos insecticidas se usan, por cada millón de hectáreas de INTACTA sembradas en el país hablamos de seiscientos a ochocientos mil litros menos de insecticidas.

  • Ustedes brindan herramientas al productor para que pueda hacer una agricultura más sustentable dando trazabilidad a lo que se está haciendo en el campo. ¿Qué  aspecto es fundamental tener en cuenta para lograrlo?
Sustentabilidad

Las buenas prácticas agrícolas son clave.  Nosotros sabemos los productos que vendemos y nos enfocamos en bajar el perfil toxicológico, pero son productos agroquímicos que deben ser utilizados de un modo definido. Ahí Bayer viene haciendo un trabajo muy, pero muy bueno, con las acciones de “Yo aplico responsable”, no solamente entrenando a productores y aplicadores, sino haciendo un programa de verificación del estado de la maquinaria pulverizadora para asegurar la correcta aplicación; al mismo tiempo estamos trabajando con una plataforma que se llama ACRONEX, que permite al aplicador tener una certificación de la aplicación, ya que mientras se aplica se va midiendo la temperatura, la humedad, el viento, etc. informandote que detengas la aplicación si no están dadas las condiciones.

  • Somos pioneros en SD apoyando desde siempre la sustentabilidad. ¿Crees que esto es bien divulgado?

Debemos informar a la sociedad cómo lo hacemos. Argentina en lo que se refiere a sustentabilidad, en siembra directa, es un país pionero y está probado que es una de las herramientas base de la sustentabilidad; por otro lado se le suma el proceso que se ha llevado adelante durante los últimos tres años en el cambio de la matriz de cultivo con la introducción de maíz y trigo. Eso es una muestra clara de la mejora en la sustentabilidad. Tres años atrás hablábamos de una rotación de soja- maíz de seis a uno y ahora estamos en tres a uno. Hay una evolución muy importante que debemos comunicar y seguir en ese camino.

  • ¿Consideras que la comunicación de la tranquera para afuera del sector es correcta?

Creo que nosotros como proveedores de tecnología nos enfocamos inicialmente en comunicar al productor más que comunicar a la sociedad. El aprendizaje para nosotros es que proveemos tecnología a un sector que está directamente vinculado a la sociedad porque es proveedor de alimentos. Creo que tenemos una oportunidad para mejorar en la comunicación y hay que enfocarse en hacerlo de manera colectiva, debemos demostrar que las cosas que hacemos las hacemos de manera correcta. Productores, distribuidores, compañías de tecnologías, maquinarias, entes gubernamentales, todos tenemos que comunicar mejor lo que hacemos.

  • Gracias Juan.