Guillermo Bulleri es el Gerente general de ACA Salud, una empresa de medicina prepaga que con 45 años de historia presta servicios en todo el país y cuenta con más de 150.000 asociados.  Es parte del grupo de empresas formado por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), el Grupo Asegurador La Segunda y Coovaeco Turismo. Todas estas empresas cooperativas forman un conglomerado social y económico de gran importancia en el interior del país.

Por Sebastián Nini – Periodista

Guillermo tiene 50 años, creció en Villa Mugueta, un pueblo al sur de Santa Fe en el departamento de San Lorenzo a poco más de 50 kilómetros de Rosario. Allí comprendió que el crecimiento de las personas venía de la mano del cooperativismo permitiendo a los pueblos desarrollarse en general y en particular. Desde ese origen llegó a Rosario a estudiar, se recibió de contador en la universidad nacional de Rosario y a través de sus contactos con las estructuras cooperativas empezó a trabajar en ACA y luego en ACA salud, como gerente administrativo, después como Subgerente general y finalmente desde 2014 como Gerente general.

En Rosario conoció a su esposa, Soledad y tuvieron 3 hijos de 16, 14 y “un petardo” de 8 años y un perro que es parte del “panorama local” según él mismo dice. La vida familiar lo acompañó siempre en esta misma dinámica de tener que viajar mucho.

Guillermo, contanos brevemente cómo es la estructura básica de funcionamiento de un sistema de salud

En principio el derecho a la salud está establecido constitucionalmente, todo el mundo debería tener acceso a una salud garantizada pública, pero es difícil de cumplir por el grado de desarrollo que tiene el país, entonces muchas personas van generándose subsistemas, y en este sentido existe un triángulo entre la población, los sistemas de financiamiento y los sistemas de prestación.

Financiamiento: En este sentido el financiamiento está dado, 33% de la población lo recibe del estado a través de los impuestos, nacionales, provinciales y municipales. En el otro subsector están las obras sociales que se financian por los aportes de los empleadores y los empleados y por último están los que pagan de su bolsillo, un sector menor que paga las cuotas de las medicinas prepagas. Algunas de las personas que pagan de sus bolsillos tienen doble cobertura.

Por último, están los prestadores, que son los que ofrecen toda la infraestructura para la atención ambulatoria, de atención, medicamentos, salud mental, etc. Estos prestadores pueden ser públicos y privados. Es decir que hay un entramado muy complejo de relación.

¿Qué sensación tenés como gerente general de una empresa de salud respecto a la coyuntura actual, la pandemia y la cuarentena?

La pandemia ha tenido claramente un impacto sobre todo el sistema, y justamente lo que se entendía en todas estas comparaciones con otros países y decisiones distintas o similares que cada nación tomó. Si la cuarentena dura mucho o poco, comparándonos con Alemania, con Suecia y con otros países, en definitiva, en el caso de Argentina yo entiendo que por la exposición al riesgo que existe y por la falta de desarrollo en el sistema de salud lo que se está haciendo es ganar tiempo para provisionar a todo el sistema.

¿Los sistemas públicos o privados de otros países estaban mejor preparados que la Argentina para enfrentar el COVID- 19?

Yo creo que es distinta la capacidad de reacción y la capacidad instalada de cada país, claramente EE.UU. y Alemania tienen un sistema mucho más fuerte y mejor preparado que el nuestro y con posibilidad de recupero, tienen una industria automotriz para fabricar más rápidamente respiradores, tienen recursos humanos con mayor posibilidad de reacción. Ahora, si tenemos en cuenta el tamaño de la pandemia con respecto a la demanda, todos están en déficit. Por eso mismo en un país como el nuestro dónde tenemos un 30% de pobreza, con industrias limitadas por el lugar que nos toca en el mundo, tenemos una posibilidad de reacción distinta a la de otros países.

Por todo esto entiendo que la primera etapa de las medidas de gobierno que se tomaron fueron acertadas, buscando ganar tiempo, lograr un mayor aprovisionamiento y una alineación de recursos, que aún no ha llegado al punto aspirado, pero está en camino.

¿Cómo se reorganizó ACA SALUD para poder dar servicios en esta situación?

ACA SALUD por su origen es exclusivamente financiador, es decir, toma recursos de los socios y los distribuye en la red de prestadores que tiene contratado. Por lo tanto, la problemática es distinta y en distintos tiempos para cada sector.

Nosotros por nuestro rol de financiador, el de asegurar el flujo de fondo entre financiadores y prestadores, lo primero que hicimos fue poner a disposición de todos los socios medios virtuales de accesibilidad a las prestaciones,  llegando a todos los socios  y llevando respuesta a cada casa. Esto obviamente de cara a los socios.

Un cambio en el sistema de atención

Todas nuestras filiales se convirtieron en virtuales, pusimos el sistema telefónico distribuido, implementamos la campaña de vacunación antigripal con la sola presentación del carnet en la farmacia y acreditando que el usuario es asociado a ACA Salud para las poblaciones de riesgo. Con respecto a los que querían ingresar, generamos un sistema de ingreso completamente digitalizado, con firma digital para que todo el trámite de afiliación sea transparente y digital de punta a punta.

Por otro lado, permitimos que todos nuestros médicos atendieran a nuestros pacientes de manera virtual por cualquier medio que fuera reconociéndoles las mismas condiciones contractuales que existían previos a la pandemia con la sola obligación de identificar a qué paciente se estaba atendiendo. En esto existe una gran libertad que fue muy apreciado por profesionales y pacientes. Permitimos además que las farmacias dispensaran los medicamentos con la sola presentación de una imagen de la receta emitida en forma virtual por el profesional.

¿Cuál es el beneficio que existe en estas circunstancias en trabajar con el formato cooperativista tanto para asociados como los colaboradores y empleados?

Una cooperativa en el ámbito de los negocios es difícil de explicar, porque no es  ni más ni menos que una empresa como cualquier otra, todo está centrado en cómo uno lo mira desde adentro y cómo lo perciben los socios desde afuera. Nosotros como empresa cooperativa lo que aplicamos en cualquier ámbito son las mejores prácticas de negocios, sin pretensión de grandes rentabilidades y si existe un excedente el mismo se reinvierte al negocio.

Entonces este es el verdadero beneficio que a la larga deben percibir los socios, nosotros no contamos que somos una cooperativa porque es muy largo el relato, solo tratamos de demostrarlo en los beneficios que el servicio tiene. Siempre se dice que el cliente está en el centro, y en este caso el cliente está naturalmente en el centro porque se sienta en el consejo de administración.

Hasta ahora hablamos de una de las patas de este dilema que se vive durante el 2020 que es el virus, pero la otra pandemia que va a dejar el COVID 19 es la crisis económica. ¿Cómo le pega a ACA Salud la realidad económica de los argentinos en este contexto?

Es un buen punto para tener en cuenta. El impacto es asimétrico en el sentido que le llega primero a uno y luego al otro. Para nosotros el problema económico venía golpeando desde antes porque la salud tiene una inflación propia, inherente al tema médico. Todo esto, pre-pandemia, los sistemas financieros estaban sufriendo mucho ya que todo lo que tenga que ver con innovación y tecnología que todavía en la salud no había sido atravesada totalmente, teniendo costos incrementales que iban por encima de la inflación promedio. Si uno agarra los índices del  INDEC respecto al componente de salud para el 2019 nos vamos a dar cuenta que la salud está muy por encima del promedio general de la inflación. Pero las cuotas no han aumentado en esa proporción. Este incremento tiene que ver con un incremento de costos. Los medicamentos de alto costo y los nuevos procedimientos.

Teníamos la combinación de cuota en promedio con la inflación, paritarias por debajo de la inflación y costos de salud por encima. Esto ya generaba una situación de crisis muy fuerte. Ante la pandemia se orienta toda la estructura por pedido del gobierno a la atención del covid-19 y quedan los servicios de urgencia funcionando, esto hace que baje bastante la demanda de otras prestaciones habituales. Esto tiene la apariencia de que el sistema financiador está más holgado porque hay menos gastos, pero la verdad es que la economía impacta en el bolsillo de los pagadores. Es decir que si esto se prolonga la crisis del financiamiento llegará más adelante.

¿Cómo era el plan de ACA Salud para el 2020 y como cambió a raíz de la pandemia del COVID-19?

Teníamos un plan de crecimiento que nos permitiría alcanzar los 300.000 afiliados para el 2023. Por lo tanto el 2020 era un año clave en este crecimiento sumando una buena fuerza de ventas. Claramente la situación le puso un freno, pero no estamos lejanos a cumplir el objetivo a 2023 si la economía lentamente comienza a reactivarse. Tenemos un producto que es muy apreciado y refleja lo que significa una cooperativa. Es decir que aunque la coyuntura nos llevó a recalcular algunos objetivos en el largo plazo tenemos una meta que podemos cumplir.

Guillermo, es un entusiasta de su trabajo, refleja la filosofía cooperativista y empresarial con un fanatismo que contagia. En esta época que vivimos evitando los contagios estas son las cosas que deberíamos aprovechar para sacarnos él barbijo y que se nos pegue el entusiasmo por hacer las cosas bien pensando en el bien común.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!