• Julián Muguerza
  • Ingeniero agrónomo
  • General Rivas, provincia de Buenos Aires

El campo argentino tiene como desafío la integración de más tecnología para aumentar la productividad de manera sustentable. Julian Muguerza es un joven agrónomo que se especializó y asesora en adopción y adaptación de tecnologías de proceso para mejorar la producción de alimentos.

Desde su empresa, Glimax, posee un moderno parque de maquinarias agrícolas y tecnologías que con conocimiento y eficiencia respaldan estos objetivos.

Por: Diego PeydroConductor de AgroTV

Nacido en Misiones y radicado en General Rivas, provincia de Buenos Aires, Julián Muguerza es un agrónomo dedicado a la producción, asesoramiento técnico y capacitación con modernas tecnologías de agricultura de precisión. Desde Glimax acompaña al productor en todas las etapas de implementación tecnológica – desde el diagnóstico, las prescripciones y las aplicaciones precisas-

Julián, contanos cómo nació Glimax y cuál fue el objetivo principal para su creación

Glimax nació como idea de poder sembrar unas pocas hectáreas entre un grupo de amigos, pero fue evolucionando hacia una empresa integrada, enfocada principalmente en facilitar la adopción de tecnología en el sector agropecuario. Esto lo hacemos en forma integral, desde facilitar los diagnósticos a campos de gran profundidad y profesionalismo hasta la ejecución de las labores, teniendo los equipamientos propios para brindar servicios. De esta forma tratamos de bajar la barrera de entrada de la tecnología al campo.

Nosotros trabajamos CON la tecnología y NO PARA la tecnología. Utilizamos en su medida cada una de las tecnologías que podemos llegar a incorporar al proceso productivo.

En base al equipamiento de conocimiento, cómo comienza el asesoramiento y el diagnóstico al productor que quiere entrar dentro del sistema de mejora continua?

Nosotros enfocamos y encaramos las producciones, las asesorías o unidades de negocio que tenemos adentro de la empresa y la llegada a los productores y al campo mismo donde producimos, empezando siempre desde el suelo. Creemos que el suelo es lo primero que tenemos que medir porque es lo que permanece, entonces tenemos que conocerlo y manejarlo de la mejor forma posible. Tanto las variedades como los insumos que ponemos arriba del suelo van a variar, pero el suelo no cambia tan dinámicamente y entonces tenemos que poder manejarlo y medirlo.

Lo hacemos a través de mediciones de electro  conductividad, mapeos de radiación gamma, muestreo intensivo del suelo y una batería de herramientas que ponemos a disposición de los productores y que utilizamos para poder tener un diagnóstico preciso. Cuando hablamos de preciso hoy estamos pensando prácticamente en el metro a metro, y estamos midiendo ya el píxel de tres metros cuadrados de definiciones del suelo, o sea, estamos logrando una altísima definición en los datos.  

Hace 20 años atrás cuando empezamos con los primeros muestreos y mapeos de electro conductividad, no se podía poner una prescripción con más de dos o tres zonas; hoy cada cuerpo de una sembradora puede hacer algo diferente, entonces tenemos que ajustar la tecnología y los diagnósticos para aprovechar esa tecnología.

¿Qué herramientas tienen a disposición para poder lograrlo?

En Glimax tenemos y utilizamos herramientas, principalmente las que creemos que debería disponer el ingeniero agrónomo. Tenemos equipamientos por ejemplo de una marca brasilera llamada Falker que permite medir la penetrometría del suelo – medir la dureza o resistencia del suelo en su unidad productiva- la clorofila de las plantas del trigo, del maíz y de la soja, pero principalmente para ajustar nitrógeno. Tenemos medidores de electro conductividad del suelo para hacer mapeos. Además contamos con la representación de Soil Optix, una herramienta que permite la medición de radiación gamma del suelo que luego, a través de algoritmos específicos permiten generar mapas de altísima definición de los nutrientes, entonces tenemos el detalle de los nutrientes de los primeros 20 centímetros de suelo con una altísima precisión pero además en un espectro muy completo. Todos los macro, micro, los cationes, la textura de la parte física, en fin, todo en un solo proceso de diagnóstico con todos esos análisis.

Más allá del diagnóstico, con qué equipamiento dan servicio y cómo actúan para la aplicación de la mejora continua de los procesos productivos?

Contamos con sembradora con dosis variables,  la pulverizadora con Weed It  para realizar pulverización selectiva con la  posibilidad de hacer dosis variable (todo en una sola pasada) y también tenemos equipos para voleo de fertilizante variable.

Tratamos de acercarnos a través de una consultoría y de un asesoramiento que debe tener sí o sí una pata en la capacitación, y para eso disponemos de un salón donde podemos brindar en campo las capacitaciones necesarias para el uso de las herramientas y el entendimiento del proceso productivo.

¿Cómo trabajan generando información a campo, por ejemplo, en nutrición del cultivo?

Por ejemplo, en este lote de trigo dónde estamos parados hoy nosotros tenemos más de 100 parcelas de diferentes densidades, solamente para ajustar dosis de nitrógeno. Creemos que esta información debe ser generada en el campo. El Big Data es una herramienta muy poderosa para tomar decisiones macros y que seguro le va a servir mucho a las empresas de tecnología y de insumos, pero nosotros debemos enfocarnos en el small data y en el local data, es decir, generar el dato propio para tener las mejores respuestas.

Lo que obtengamos del Big Data nos ayuda como comunidad productiva. Nos levantamos todos los días pensando cómo podemos mejorar la adopción de tecnología.

Utilizar las últimas tecnologías disponibles para producir alimentos sanos y seguros minimizando así el impacto ambiental es el objetivo de Glimax, qué sistema de pulverización poseen para lograrlo?

Hace un año y medio que llegó a Argentina y durante todo ese tiempo lo que estuvimos haciendo fueron ajustes locales de este nuevo desarrollo. Weed It Quadro es la nueva plataforma que tiene Weed It para todas las mejoras y desarrollos en esta revolución en la forma de pulverizar que ya excede la pulverización selectiva exclusivamente a la población dirigida, pasando a involucrarse en la pulverización dentro de los cultivos permitiendo también la pulverización con dosis variable en donde cada boquilla regula la dosis. Potencialmente podemos tener una dosis variable de cada 25 centímetros de ancho de trabajo que nos permite disminuir el tamaño de nuestros diagnósticos para poder hacer aplicaciones y dosis variables con mayor precisión de la que estamos haciendo hoy en día. Permite detectar malezas cada vez más pequeñas.

¿Dónde radica la revolución de esta aplicación dual y el manejo individual de cada una de las malezas?

Esta es la tecnología que a mí en particular me rompió la cabeza y me lleva a pensar en que nosotros tenemos que manejar cada individuo dentro de un lote y Weed It nos permite pulverizar exclusivamente cada maleza si está aislada; y la otra posibilidad que brinda es la de hacer una aplicación dual – una aplicación en cobertura completa con una dosis y luego cuando detecta una maleza, una pulverización más alta – entonces uno lo maneja con niveles de sensibilidad.

Una planta en floración requiere una dosis diferente que una plántula, y de esta forma estamos haciendo lo que deberíamos haber hecho siempre, aplicar la dosis más chica a la maleza más chica y la dosis más grande a la maleza más grande. En definitiva estamos haciendo una dosis variable pero en forma automática cada 25 centímetros de suelo y cada 20 centímetros de avance, o sea que tenemos 250.000 parcelas dentro de cada hectárea donde tomamos esa decisión de aplicarle la dosis correcta a cada una de las malezas. Es el nivel de agricultura de precisión que deberíamos apuntar a hacer con todas las labores que realizamos en el campo.

Producir alimentos que van del campo a la mesa conlleva la responsabilidad de cuidar el ambiente. Muguerza describe cómo utilizan la plataforma Unimap para  producir alimentos en forma sustentable.

Tenemos una estación meteorológica donde podemos registrar todas las condiciones con la que realizamos la pulverización. En este momento estamos  mapeando la pulverización que realizamos con el Weed It  y con el Unimap – el equipo de Acronex que transfiere esos datos directamente a la nube – y podemos ver en tiempo real la aplicación de programas, qué ahorros tiene y todos los parámetros con los que está configurado el Weed It., entonces podemos cambiar la sensibilidad, los márgenes, ver cómo cambian los ahorros, variar las dosis. Al quedar todo mapeado permite volver a hacer todos los análisis post aplicación para acelerar el proceso de adaptación de la práctica agronómica con esta herramienta.

Estas son de las pocas herramientas que tienen un retorno económico altísimo con lo cual si uno habla de sustentabilidad también puede hablar de las tres patas -lo productivo, lo económico y lo ambiental-.

Desde tu punto de vista quizás más personal, cómo es hoy ser un productor  agropecuario con este paquete tecnológico en busca de producciones sustentables.

La verdad que ser productor agropecuario es algo que a mí me cambió la vida. Yo trabajaba para una empresa y hacía la producción como algo paralelo hasta que entendí que poner en marcha una fábrica a cielo abierto era un gran desafío.

Tenemos que tratar de producir suficiente alimento para sustentarnos nosotros como empresa pero también el alimento que necesitamos para el mundo. Nosotros apuntamos a hacerlo en forma completamente sustentable y acompañando un equilibrio entre el ambiente en el que vivimos, el lugar donde trabajamos y el producto y el alimento que producimos.

Muguerza desarrolla diariamente sus actividades junto a su esposa Lara Giuliani, productora ganadera y socia de Glimax, un matrimonio que busca ayudar al productor agropecuario a conocer el potencial de su campo produciendo sustentablemente.

Es un placer y un orgullo poder trabajar con Lara todos los días. Tiene como toda actividad compartida días mejores y días peores, teniendo que articular la vida laboral con la familiar.

La verdad que es una aventura muy linda, es muy divertido, siempre es una alegría porque Lara es muy especial y tiene esa alegría de vida todos los días que me ayuda a llevar adelante cualquier problema que se presenta.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!