Sebastian Salvaro – Analista de AZ Group.

Se espera una recuperación de la oferta del trigo a nivel mundial. En Argentina, podría incrementarse el área con el cereal, ¿los precios se mantendrán en los niveles del año pasado?  

El USDA publicará el mes que viene el primer informe de oferta y demanda a nivel mundial del ciclo 2019/20. La expectativa está puesta en un incremento en producción de los principales países exportadores de trigo del hemisferio norte, que sufrieron una caída en su volumen recolectado la campaña pasada. Esto provocó que el precio internacional del cereal se mantuviera en niveles superiores al promedio, situación que llevó al precio en Argentina a niveles por encima de los 200 u$s/t.  Comenzando a mirar los números de la próxima campaña, y ante un escenario de una recuperación de oferta a nivel mundial, los precios en Chicago ya cotizan un escalón por debajo de lo observado hace un mes atrás, alcanzando valores entre 165 y 175 u$s/t.

En las próximas semanas comenzarán a confirmarse las producciones en el hemisferio norte, se espera un incremento en la producción de Rusia y Ucrania así como también de la cosecha norteamericana y de la Unión Europea.  En cuanto al cierre del ciclo 18/19, a nivel mundial, el USDA en su informe de abril publicó que la cosecha de trigo alcanzó las 732,87 mill. de t., levemente por debajo de los 733 mill. de t. del mes pasado. Las existencias finales fueron calculadas en 275,61 mill. de t., por encima de los 271 mill. de t. previstos por el mercado. No hubo modificaciones en las estimaciones de producción de Rusia, la Unión Europea, Canadá y Australia.


Evolución posición enero (cosecha) en MATba.
Fuente: AZ Group sobre la base de MATba.

En Argentina, por su parte, gran parte de la cosecha 18/19 ya se comercializó.  Esto se debe a que por un lado tuvimos un record de cosecha alcanzando un volumen que, dependiendo la fuente, se encontró entre 18 y 19 mill. de t. y a la falta de oferta del cereal a nivel mundial que provocó que buena parte de la demanda se posicionara sobre Argentina. Al 03-04-19, según datos publicados por la Secretaría de Agroindustria, las compras de la exportación del ciclo 18/19 ascienden a 10,7 mill. de t., por encima de las 9,5 mill. de t. a igual fecha del ciclo previo. Del volumen total producido, el productor vendió 13,1 mill. de t., superando las 11,9 mill. de t. del año anterior, en igual fecha. Esto es consecuencia de los valores ofrecidos en el mercado, en las últimas semanas, el trigo se comercializó en torno a los 170 u$s/t., cuando durante gran parte del desarrollo de la campaña 18/19, el mismo llegó a cotizar 220 u$s/t.

Aunque todavía restan algunas semanas para comenzar con las labores que darán comienzo a la campaña 2019/20, se espera un incremento de área de trigo, el buen comienzo de la cotización de enero-20 en el Mercado a Término generó expectativa en gran parte de los productores que ya tenían decidido sembrar el cereal. Como se observa en el gráfico, dicha posición se encontró en niveles en torno a los 190 u$s/t. Esto provocó ventas que al 03-04-19, según datos de la Secretaría de Agroindustria, se realizaron por 597 mil t., por encima de las 390 mil t. de hace un año atrás.

Aunque el precio hoy se encuentre cotizando en niveles de 165-170 u$s/t., cuando se lo vuelca a un margen este valor sigue siendo competitivo en las principales zonas trigueras arrojando resultados positivos, haciendo el cálculo con rendimientos buenos que podrían darse por la combinacion de un buen inicio de campaña en torno al clima y un paquete tecnologico de punta ya que la relacion de insumo/producto es buena para el trigo.

 Es por ello que aquel productor que tenga decidido sembrar trigo la próxima campaña debe analizar sus números, afinar la punta del lapiz y sobre todo hacer todo bien en las variables que le competen – tanto en el lote como en lo comercial – en busca de un buen resultado, porqué decimos esto? Básicamente porque en el contexto que nos estamos moviendo, en un año con tanto para ver desde lo económico y lo político, hay que aislarse para no caer en la parálisis por análisis que no nos lleva nunca a cumplir con el propósito de las empresas.