Entrevistamos a la Directora de Escuelas Agrarias y Rurales del Ministerio de Agroindustria de Nación, Victoria Zorraquín. De bajo perfil y con la utopía a flor de piel, admite que si no se acuerdan de ella, dada su función, es mejor, porque se tienen que ver los logros alcanzados como la gestión de todo un equipo.Vital y comprometida comparte sus ideas en este mano a mano.

 

Victoria Zorraquín, Directora de Escuelas Agrarias y Rurales del Ministerio de Agroindustria de Nación

Victoria Zorraquín, Directora de Escuelas Agrarias y Rurales del Ministerio de Agroindustria de Nación

¿Cuál es la motivación que tiene una docente para crear una Asociación Civil –Educere –  dedicada a temas vinculados a la educación?

Gracias a mi experiencia, gracias a la fuerza que sentí en mi propia escuela. Gracias a mis mentores, mis padres, mis hermanos por supuesto pero además a muchos educadores.  Gracias a personas como ellos que me transmitieron ese fuego que ardía, es que junto a otros educadores fundamos EDUCERE. ¿Por qué Educere? Educere quiere decir Educir, sacar desde dentro. Es Educar en latín.  NO es poner, no es llenar. Educar es ayudar a desplegar, ayudar a desenrollar lo que esa persona trae. Impactar en esa vida para que se desarrolle, para que se despierte.

Antes de llegar a esta Dirección nacional del Ministerio de Agroindustria, ¿hubo otras formas de canalizar toda tu experiencia en cuestiones de educación?

En el 2010 hice la maestría en gestión educativa en San Andrés. Creo que ese fue el puntapié inicial para entender mejor el sistema educativo y sobre todo la función política de la educación. Antes de terminar colaboré brevemente en el Ministerio de educación de la ciudad. Aprendí muchísimo y quizás fue también parte de la preparación para lo que estoy viviendo ahora. Mi jefe en ese momento me decía, muchas veces, esto te va a servir para tus próximas funciones. Así trabaje siempre por la escuela, por conseguir la mejor escuela. Conocí tantos docentes increíbles.

¿Cuál es la real dimensión que tiene esta función para una persona como vos que se ha preparado toda la vida para esto?

Es servicio. Es servir. Es poder influir en decisiones que uno cree que van a poder hacer  bien a más personas. Es poder hacer oír tu voz y la de todos los que crees que han trabajado por este país, para que sea grande. Desde el día que ayudé a que nazca Educere, sueño con poder influir en la política pública… Creo que lo hicimos siempre. Desde una ONG pones temas en agenda. Por más chiquito que seas, te haces oír, y creo que en Educere lo hicimos y lo siguen haciendo quienes están a cargo hoy. Los cambios vienen de abajo para arriba y un poquito de arriba para abajo. Pero si en las bases no hay conciencia de ese cambio que se necesita, es muy difícil que con una decisión de arriba lo logres.

Nosotros por nuestro trabajo, vemos constantemente cómo los hombres de campo se quejan por la falta de mano de obra calificada para la producción agropecuaria, y por otro lado vemos la deserción de las escuelas agrotecnicas por la falta de oportunidades, sin dudas algo anda mal, ¿cómo se pueden acercar estas cuestiones?

Esta es la gran tarea de ESCUELAGRO. Es acercar el mundo productivo y el mundo educativo. Creo que a los dos mundos les falta hacer ´los deberes´. La producción se cree ´invencible´… o cree que no es tarea de ella ocuparse de la escuela… Pero no hay ningún país adulto que pueda comportarse así… de la escuelas nos debemos ocupar todos… En el sentido que por la escuela pasa la antorcha de la cultura a la siguiente generación… Eso incluye a la producción … Pero si ésta va tipo autista sin creer que tiene que ´educar ´ a la siguiente generación, entonces cómo vamos a tener las habilidades que la producción necesita? Y la escuela muchas veces hace oídos sordos al mundo productivo. También cree que puede sola y que la producción lo único que quiere es ´mano de obra barata´… Eso no existe. Nadie que quiere crecer, tecnificarse, producir mejor, puede hacerlo ´con mano de obra barata´. Eso, por suerte y gracias al trabajo de muchos, ya está desapareciendo. Ahora las agropymes que quieren mejorar y crecer buscan gente para trabajar que vibre con ellos, que sean ´socios´ de sus proyectos. Ahí entran nuestros técnicos egresados de las escuelas agrarias y nuestros egresados de escuelas rurales con orientaciones que tienen que ver con la agroindustria.

zorra2

¿Se están haciendo acciones para incorporar a los planes de estudios temas como la Siembra Directa o el cuidado del suelo?

Sí. Despacio estamos trabajando. Falta mucho. Falta llegar a todos con estas ideas pero estamos comenzando. El ESCUELAGRO-AAPRESID que hicimos la semana pasada convocó a 450 alumnos y docentes de Santa Fe. Te aseguro que todos se llevaron mucha y muy buena información en este sentido.

Teniendo en cuenta que las futuras generaciones tendrán que cumplir un papel fundamental en el cuidado del medio ambiente.  ¿Cuáles son las asignaturas pendientes que tiene hoy el sistema educativo agrario en relación a este tema?

Ufffff tanto. Es que los productores tienen que empezar por cultivarse para adoptar las BPA nuevamente. No es la escuela sola ni la producción sola, es todos juntos. En Tandil hace 15 días el Municipio organizó una presentación sobre el tema agro y ambiente. Hubo muchos testimonios de productores y de agentes municipales trabajando en un mismo sentido y con el objetivo de la sustentabilidad. Es un Municipio para imitar en este sentido.

¿Cómo te parece se puede informar y enseñar a las personas en formación para lograr erradicar la idea de que en el campo –por beneficios económicos- se usan “agro tóxicos” sin pensar en la salud de los ciudadanos ni en el cuidado del suelo?

Este ejemplo que te digo de lo que ocurrió en Tandil es un buen ejemplo para aportar. Te aseguro que al escuchar productores que hacen agricultura certificada, que cuidan el suelo, el agua, su gente, los envases, las bolsas, los desperdicios y que siguen protocolos de eficiencia, quedé maravillada. Eso es lo que hay que difundir y entre todos modificar esos malos conceptos que nos alejan y nos enfrentan al campo – ciudad inútilmente.

Cuéntanos alguna experiencia que te haya movilizado en estos meses de gestión.

Muchas. Pero quizás lo que más me moviliza es escuchar a mis autoridades y ver que se están rompiendo el alma por servir a los ciudadanos, por cambiar las cosas, por buscar y encontrar respuestas a las dificultades de la producción, de las escuelas, de la gente. Eso me conmueve siempre. Y cada vez que estoy cansada, miro al costado y digo: no me puedo quejar… Es que hace falta tanto y hay tanto por hacer, y veo tantos funcionarios trabajando 15 horas por día que te aseguro que te da fuerzas para seguir.

Leí una reflexión tuya que me pareció muy interesante, “Un docente puede cambiar la vida a un alumno y a una familia. Pero un docente en equipo, te aseguro cambia un pueblo” ¿Debemos los argentinos aprender a sostener el trabajo en equipo, o crees que somos una sociedad que ya sabe manejarse de esa manera?

Tal cual. No. No sabemos. Somos muy individualistas. Nos gusta más mirar la paja en el ojo ajeno que la viga en la nuestra. Creo que para trabajar en equipo, lo primero es saberse humano, saber que te equivocás, que no sos perfecto. Que, justamente, lo que se acerca a lo perfecto es lo que haces con el aporte de otros. Si algo le valoro a Ricardo Buryaile, a Santiago Hardie,  a Ricardo Negri, y a Martín Galli es que han sabido convocar un gran equipo. Te aseguro que en nuestro Ministerio hay fuerza de equipo y eso se nota.

¿Cómo te gustaría que se recuerde en el futuro tu paso por la gestión pública?

Mmmmm. Qué difícil. Es que no sé si es parámetro que me recuerden. Pienso. Que mis hijos, mi marido, recuerden esta época de nuestra familia como un tiempo de servicio al país. Porque en el fondo todos me están acompañando y de una manera u otra, todos están sirviendo. Por otro lado, siento que son los pequeños gestos los que hacen diferencia y eso es lo que quiero subrayar. Estar cerca de los problemas, entenderlos desde adentro y de primera mano. Eso te permite ver con más claridad para donde podes influir. Me gusta ir a las escuelas lo más que puedo. Se me ofenden porque no fui a  una o a otra. Quiero ir a todas.   Pero no es sólo ir. Es impulsar políticas, construir puentes, abrir puertas  para  que cada una de las 500 escuelas agrarias se transforme en el primer eslabón de la economía regional de su localidad. En eso estamos. Me quedo pensando que si no se acuerdan de mí, dada mi función, es mejor. Debería ser invisible. Lo que se tiene que ver son LAS ESCUELAS COMO MOTOR DE LA AGROINDUSTRIA y que no se sepa quién lo hizo. No lo puede hacer alguien, es un trabajo de todos, de muchos.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!