Nació en 9 de julio. Se recibió de perito mercantil en su ciudad natal y estudió agronomía en LA PLATA donde se recibió en el año 1979 luego de cumplir con el servicio militar. Durante el servicio militar falleció su padre y se transformó en el apoyo de su madre y su única hermana.

Por: Sebastián Nini -periodista

Dice que su objetivo desde antes de ingresar a la universidad era trabajar en el INTA. En el 79´ arrancó a trabajar con la empresa “Forrajeras Americanas” con la condición de que le permitan presentarse a los concursos del INTA y que por ende automáticamente abandonaría el proyecto con la empresa. Al poco tiempo se abren los concursos para la estación experimental de Pergamino, rindió un examen escrito de 500 preguntas y luego de ahí pasaba a la entrevista. “las noticias llegaban por correo” me cuenta entre risas. Al mes llegó la carta diciendo que se tenía que presentar en el INTA Pergamino.

Así comenzó su trabajo en el INTA con una capacitación excelente. “Soy defensor del INTA desde antes de empezar a trabajar” Se entusiasma con los recuerdos y dice que se podría escribir un libro de todas esas anécdotas. Dio charlas, preparó trabajos, se sentó a trabajar al lado de próceres de la agronomía como él mismo cuenta. Luis Ventimiglia es un pedazo del INTA, nombra a distintos ingenieros que trabajaron a su lado y los recuerda con cariño y gran respeto. Tras varios años se incorpora a la agencia de extensión rural y trabaja desde entonces en INTA 9 de Julio.

Tiene dos hijos una de treinta y un años, médica que vive en General Roca, y un hijo de treinta años, ingeniero mecánico que vive en 9 de Julio. Cuatro nietos y una vida dedicada a la investigación y al trabajo. Reconoce que se puede reprochar no haber dedicado más tiempo a la familia ya que es un fanático de su trabajo. Hablar con Luis Ventimiglia es casi un Stand up, si me quedara callado, sin preguntar nada, él podría seguir expresando conocimiento de un modo continuo, pero manteniendo la atención del interlocutor con los oídos atentos.

Luis, hoy están en auge biológicos. ¿Por qué por todos lados empiezan a incursionar distintas empresas en productos de este tipo?

Si buscas publicaciones nuestras vas a encontrar muchas con el concepto de que en lo biológico estamos recién en pañales.  Hoy pese a que hay cantidad de microorganismos que se están utilizando en cultivos extensivos, tiene muchísimo más para darnos en lo que viene, creo que hay un camino muy largo por recorrer.  Lamentablemente el grado de adopción de lo biológico no es el que debería de tener. Muchos lotes de la Argentina no se inoculan perdiendo kilos por hectárea.

¿Cómo ves que terminó esta fina desde el punto de vista de la nutrición de cultivos? ¿Cómo la sentís en relación con los precios, el clima y la coyuntura general?

La coyuntura la vamos a tener siempre, puede estar a favor o en contra. En cuanto a precios no jugó en contra sino a favor. El productor agropecuario es una persona que está siempre dispuesta a invertir, a mejorar, a progresar. Obviamente en un concepto amplio, dentro de esto hay un abanico como en todas las disciplinas. El rubro agropecuario es un rubro que reinvierte, lo que gana lo vuelve al proceso productivo. Eso es algo que los gobiernos en general no lo han podido entender. El campo podría producir dos o tres veces más de lo que produce porque tiene la capacidad técnica, en todo lo que es maquinaria, agricultura por ambiente donde hoy es líder a nivel mundial, generando software, programas, etc. Cuenta con los suelos, la tierra, la posibilidad de producir cantidades enormes de alimentos para la humanidad.

“El trigo llegó a 3 millones de hectáreas cuando teníamos todas las retenciones, en cuanto le sacaron el pie de encima alcanzó los 6 millones y medio”

Un potencial adormecido

Muchos productores hacen malabares, no aplican toda la tecnología que tienen a disposición y por ende no alcanzan los rindes de excelencia que podrían alcanzar. Es por este motivo por lo que vamos creciendo lentamente, pero la Argentina está capacitada para pegar un salto sumamente importante.

¿Cómo ves al productor en relación a su labor diaria?

Este año arrancó muy bien, hay cambios muy interesantes, que siempre hemos propuesto, diciendo que el productor tiene que estar arriba de los cultivos, monitoreando como se viene haciendo cada vez más en los cultivos de fina, la actividad del profesional invadió – en el buen sentido de la palabra – al campo. Hoy el productor que por distintos motivos no puede o no quiere, tiene alguien que le vigila y monitorea el lote y lógicamente, actúa en consecuencia. Con todo esto se van incorporando tecnologías mejoradas que propician saltos de calidad importantes. No solamente en lo productivo sino también en las buenas prácticas de aplicación de diferentes tipos de insumos.

En cuanto a fertilización de cultivos, ¿cuál es el panorama?

La fertilización creció notablemente, si miramos cuál fue la cantidad de fertilizantes que se comercializó en la Argentina en esta campaña, nos vamos a dar cuenta que es una de las más altas fundamentalmente para los cultivos intensivos. El trigo llegó a 3 millones de hectáreas cuando teníamos todas las retenciones, en cuanto le sacaron el pie de encima alcanzó los 6 millones y medio.  

¿Y desde lo tecnológico?

La campaña triguera y de cebada ha sido desde lo tecnológico muy pero muy buena, lamentablemente el año no fue el mejor pero tampoco fue el peor, desde enfermedades no muy comunes como el mosaico estriado, que se detectó en Pergamino y en Córdoba. Fue un problema que no pasó a mayores por la etapa del cultivo en la que se lo detectó. Hoy el monitoreo funciona muy bien y se están atacando a los problemas cuando deben atacarse y no más tarde logrando así preservar de la mejor manera los rindes. Por último, a fines de octubre con temperatura de más de 35° y viento norte durante cinco días que pegaron fuerte a los lotes de inferior calidad.

“Muchos lotes de la Argentina no se inoculan perdiendo kilos por hectárea”

De todos modos, tomando la zona pampeana creo que será una campaña buena, con buenos trigos la lluvia de principio de noviembre debería alcanzar para que el trigo alcance su ciclo completo. Y desde el punto de vista nutricional con el nivel de tecnología que se aplicó son buenos, con buena aplicación de nitrógeno, de fósforo y de azufre. También se utilizaron, suplementos foliares, micronutrientes como el zinc y algunos en mezcla.

El negocio económico de la fertilización de cultivo, para el productor respecto de la gruesa, en este contexto de precios, ¿lo ves con la misma perspectiva? Aún más teniendo en cuenta que el impacto de los precios se va a mantener al menos hasta mediados del 2022

Creo que el impacto de los precios de los fertilizantes no va a ser importante en esta campaña, aunque es cierto que por lo que se sabe los precios seguirán en esta tendencia hasta pasado la mitad del 2022, por eso justamente digo que el impacto de los precios en esta campaña no va a ser tan importante como puede llegar a ser en la próxima campaña. En esta campaña muchos productores están cubiertos y compraron previamente fertilizantes.

Este año el maíz se está sembrando desde septiembre, no se sembró a fines de agosto por el frio. Muchos de estos ya tenían fertilizante adquirido y de los cultivos de gruesa, el maíz es de los que mas demanda en nutrición. La soja demanda lógicamente pero ya sacamos al Nitrógeno de contexto y el fósforo y el azufre suele llevar menos kilos que en maíz. El girasol creció en superficie y utiliza una cantidad menor de fertilizantes. Por eso creo que puede impactar algo más en maíz tardío, que es para fines de noviembre y para el productor que no tiene todo el producto comprado. Ahí es posible que baje la expectativa de aplicación de la mano o en función de cómo viene el año. El fósforo lo tendrán que aplicar sí o sí y ver cómo viene el clima respecto a las lluvias.

¿Podemos suponer entonces que para esta gruesa la situación en general seguirá siendo buena?

Los suelos tienen capacidad de producir y hay productores que han mejorados el suelo, pero estos productores no son los mayoritarios. El tema es que el productor juega con cartas que no puede manejar, por eso cuando uno tiene un insumo como la urea de U$S 600 la tonelada y ahora se va a U$S 1000, esa diferencia del 40% extra pega muy muy fuerte.

Yo creo que en esta campaña la parte técnica de producción está asegurada, la parte de insumo con los valores y más va a jugar, pero no va a tener un peso muy fuerte sobre los rendimientos que podemos obtener.

¿Cómo ves el panorama en el mediano plazo?

De cara al futuro es donde vienen los problemas, ahí sí pongo varios interrogantes, los alquileres aumentaron sustancialmente mucho, hay que ver cómo se vuelve para atrás, si se puede y quien puede hacerlo. Quien va a trabajar la tierra el año que viene y esto me preocupa porque puede quedar gente fuera de circuito, esto ya lo hemos vivido en otras épocas y hubo gente que le fue mal. Hay que ver los precios de los granos de cara al futuro, pero estoy de acuerdo con que esto no termina en este periodo tan corto, lo que pasa es que ya empieza a involucrar a la próxima campaña fina y las decisiones en el campo hay que tomarlas con mucho tiempo. Sería una pena, pero el impacto fuerte puede ser para el año que viene.

Lo clara que la tiene Luis Ventimiglia cuando habla es impresionante, y su pasión por los cultivos, la tierra, el campo y el INTA da ganas de seguir charlando. Aclara y remarca lo difícil que es para el productor enfrentar un negocio con más variables que las que ya le pone la naturaleza, nadie puede contra el clima o el agua, pero si además se suman el estado en todos sus órdenes, los cambios sobre la marcha, más de cuatro valores de la moneda con la que se trabaja, logística compleja, etc. todo se hace mucho más difícil de planificar.

“Mi objetivo desde antes de estudiar en la universidad siempre fue el de poder trabajar en el INTA” dice, con certeza y humildad y automáticamente me suena como el pequeño Maradona en la nota de “SÁBADOS CIRCULARES” cuando dice “Mi sueño es jugar en un mundial”. Se le cumplió el sueño al diez y a Luis, porque cuando uno pone músculo, mente y alma tras un objetivo, hasta el destino se confabula a su favor 

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!