Soledad Diez de Tejada: “Para los cuatro puntos cardinales Argentina es campo”

Cuando viene octubre la propuesta es apuntar los cañones a buscar una verdadera referente de esta comunidad agroindustrial, poder charlar un poco sobre lo que vive y siente la mujer en este mundo que históricamente estuvo completamente absorbido por hombres desde épocas que se pierden en el tiempo y en la historia. Esta es la […]
octubre 31, 2022

Cuando viene octubre la propuesta es apuntar los cañones a buscar una verdadera referente de esta comunidad agroindustrial, poder charlar un poco sobre lo que vive y siente la mujer en este mundo que históricamente estuvo completamente absorbido por hombres desde épocas que se pierden en el tiempo y en la historia. Esta es la historia de una mujer que pisa fuerte en el campo, en su provincia y en la vida, Soledad Diez de Tejada, Sole, es una todo terreno, una verdadera cuatro por cuatro en el campo argentino.

Por: Sebastián Nini

¨Mi familia es de campo” Así arranca la charla cuando Sole se presenta. Los hermanos se criaron en el sur de Santa Fe desde chicos y después fueron a estudiar a Buenos Aires porque por aquel entonces los padres entendían que la mejor educación se recibía en Buenos Aires. Cuando terminó el colegio estudió en la Universidad Católica Argentina para ser técnica universitaria en producción agropecuaria, se casó con un productor agropecuario, tuvo cinco hijos a los que crio en el campo, luego falleció su marido, sus hijos crecieron y se dedicaron a distintas actividades referidas al campo y a la práctica del polo.

Durante el año 2019 Soledad recibió tal vez el más fuerte golpe que puede recibir una madre. Su segundo hijo sufrió un accidente jugando al polo. Luego de un tiempo y debido a las complicaciones por este accidente, en marzo del 2020, falleció. Federico Rooney era un jugador de polo reconocido inquieto, el bebe revoltoso de su madre, según ella misma lo llamó al despedirlo.

Marcos es el mayor de los hijos de Soledad, tiene 32 años, hoy Federico tendría 31, Maureen de 28 y Eileen con 26 años y el más chico Benjamín tiene 18 años.

No puedo mentir en este momento en el que hablamos de su familia y de Federico específicamente me cuesta seguir la línea de las preguntas pensadas, la charla que apuntaba a escuchar a la primera mujer electa como directora para Santa Fe en representación de la Sociedad Rural Argentina es por lejos mucho más que ese título que hoy ostenta, transitó momentos tremendos y se muestra entera, fuerte, me sorprende en la charla que se detiene en este espacio personal.

¿Dónde sentís que empezó esta relación con el campo?

Mi infancia en el campo, vivir en el campo de chica me llevó a estar tan atada a la tierra y cuando tuve que elegir una carrera no lo dudé. Después empezó mi relación con la vida y su problemática, crie a mis hijos en el campo y sé toda la problemática que implica, con problemas de energía con caminos que no se pueden transitar, o que no te permiten que tus hijos lleguen al colegio.

Entiendo lo que es vivir en el campo, hoy tenemos más comodidades, incluso cuando no es tan buena, hoy tenés internet, la luz no se te corta, contás con una chancha de gas etc. Tiempo atrás era más complicado, nosotros supimos lo que es tener realmente frio, el campo tiene sus complicaciones, pero a mí me encanta y es mi lugar en el mundo.

¿Cómo empezó tu camino en Sociedad Rural Argentina?

Mi participación fuerte con el gremialismo rural empezó con la 125 (mi padre, mis abuelos y bisabuelos todos socios de Sociedad Rural Argentina).  Cuando empezó el conflicto del campo yo era auto convocada y estaba convencida de que la mesa de enlace se debía institucionalizar y para esto primero tenía que institucionalizarse uno, ahí es donde yo me asocio a SRA.

Sabía que el conflicto era político y fue entonces que me metí también en política, con muchísimas frustraciones, es un sector muy difícil con intereses muy fuertes, pero esa experiencia que me dio la política me llevó a tener una mayor participación dentro de Sociedad Rural Argentina.

¿Hubo algo que te motivó a ser parte con más intensidad?

“Si, cuando surge esta nueva corriente que empezó primero con Alberto Ruete Güemes y siguió de la mano de Nicolás Pino y Marcos Pereda, yo decidí sumarme”

Lo hice en un principio, después tuve un impasse por el accidente de Fede y recién después de la muerte de Fede, cuando pensé que no iba a hacer nada más, me entero de que teníamos una lista para apoyar y me puse a trabajar muy fuerte, aunque no había estado en el armado trabajé para que se ganara esa elección y esta participación fue la que hizo que más tarde me ofrezcan estar dentro de la estructura y este año el desafío era ganar Santa Fe que en el 2021 se había perdido.

Sale el nombre de Federico, sale la madre, la mujer. Soledad es un vendaval de trabajo y compromiso, pero no deja nunca de ser mamá. Cuando habla de sus hijos se entusiasma, me cuenta sobre los planes que hizo con los hijos para este próximo día de la madre donde van a ir todos juntos a un concierto en la Rural donde tocan los Totoras y otros grupos.

¿Cómo fue la elección para ganar Santa Fe?

Fue una elección difícil, la provincia es muy larga, muy grande, los socios están muy lejos unos de otros, pero hicimos un buen trabajo, la recorrimos, conocimos a los socios personalmente y eso les creó confianza y por eso ganamos la elección, creo que el hecho de tener un presidente que le da una impronta distinta a una entidad con tanta tradición pero que cargaba con algunas cuestiones que habían quedado algo antiguas.

“Pino le dio una impronta más moderna, más ágil y federal a esta Sociedad Rural Argentina”

El desafío es sumarnos a eso tratando de que luego de una interna no queden heridos ni queden grietas, trabajamos mucho en esto con calma, pero sin dejar de trabajar todos los días para que cada uno se sume para hacer más grande a la entidad, más fuerte, más sólida, de eso se trata desde el sector demostrar que se pueden hacer cambios, que se puede gestionar las cosas desde una mirada de diálogo, pero con la impronta propia de Sociedad Rural Argentina.

Me decías que Nicolás Pino representa un salto de modernidad en SRA ¿Hay también en esta modernidad una apertura a las mujeres para tomar cargos de relevancia en un espacio que ha sido históricamente complejo como es la entidad?

En realidad, la mujer en rural al ver que el que participaba era el hombre, muchas veces no se animaba tanto a sumarse, tal vez para no quedar señalada como complicada o que hace lío. Sin embargo, mi tía fue la primera mujer en formar parte del Consejo Consultivo de Sociedad Rural Argentina y nadie la señaló por esto, ella era soltera, tenia tiempo y era una persona capaz. No se trata de algo nuevo, ha habido directoras mujeres en otros distritos anteriormente. Seguramente era más difícil tener a muchas mujeres comprometidas, hoy tenemos mayor visibilidad y ganamos además dos mujeres en dos provincias como son Córdoba y Santa Fe por primera vez en la historia de SRA, pero eso no quita que haya renovado su mandato en el distrito 3 una dirigente como Adela Nores que es de una capacidad increíble y que ya estaba trabajando.

Por otro lado, Rural tiene una red de delegados que incluyen más de 130 mujeres delegadas, lo que se dio ahora es la visibilidad porque yo tengo cierta exposición pública por haber estado involucrada en política y en la 125 y se dio esto. También se da que en Santa Fe por primera vez en la historia hay tres mujeres en la mesa de enlace y eso también llama la atención.

Yo no siento sinceramente un machismo en rural ni siquiera en la toma de decisiones, yo puedo tranquilamente, hoy como directora, decidir quienes son los que van a colaborar etc. Vengo de una familia machista y manejo el campo, creo que en la vida y en todos los sectores se está dando que una mujer si tiene un lugar lo ocupa. La mujer se ha empoderado, pero no a la fuerza sino porque la sociedad ha evolucionado.

“Mi tía fue la primera mujer en formar parte del Consejo Consultivo de Sociedad Rural Argentina y nadie la señaló por esto, ella era soltera, tenia tiempo y era una persona capaz”

¿Cuántas mujeres hoy son productoras solas o llevan adelante el negocio de la familia?

No sé cuantas dirá el censo, pero hay muchas, incluso hay muchas empresas familiares donde quizá la cara visible es un hombre, pero hay muchas mujeres en el directorio de la empresa o en la toma de decisiones. Creo que hoy la mujer no deja la administración de su campo en las manos del hermano el padre o el marido. Lo veo con amigas y mujeres que participan en rural, con casos donde decidieron aprender y dedicarse ellas al campo. La mujer no delega el manejo de su patrimonio en otra persona, puede delegar algo técnico pero el manejo y la decisión final lo tiene en sus manos.

¿En la política es igual?

Con el tema del cupo en política, que yo lo viví bastante, todo está más digitado. Tenes algunas legislaturas o en el congreso casos de “mujer de” o mujeres que responden a un gremio, etc. Creo que eso también va cambiando, ahora hay muchas mujeres que están preparadas, que dirigen partidos como el caso de Patricia Bullrich, Elisa Carrió o Cristina Fernández. Hoy la mujer no está mendigando un lugar, tiene su espacio, está capacitada y se sigue capacitando, da trabajo e implica un gran esfuerzo. Llegar a estos cargos no está pensado, para arreglarse, hacerse las uñas e ir a un coctel. Pero esto es así para la mujer y para el hombre.

Capacitarte te forma como dirigente, no soy la misma que salió a la ruta comparada con la que soy hoy.

¿Cómo ves hoy a la mesa de enlace?

La mesa de enlace nacional está unida en temas comunes. Somos cuatro entidades con propias idiosincrasias, en todo lo que son cuestiones de fondo creo que estamos unidos, entiendo que se puede no estar al 100% de acuerdo siempre. Por lo general uno tiene más cosas en común de lo que son sus diferencias. Tengamos en cuenta que en la 125 se encaraba un tema particular que cortaba transversalmente a todos los productores por igual y no era tan difícil ponerse de acuerdo. Hoy la mesa de enlace tiene gente muy preparada, técnicos que están detrás del trabajo de los presidentes de la mesa de enlace.

¿Te tira la política nacional?

No lo descarto, pero estoy y estuve vinculando mi trabajo en política con mi forma de vida, vinculando la política con el campo. Para los cuatro puntos cardinales Argentina es campo y en este país todo es campo. Me involucré para defender el campo, tengo un compromiso absoluto, y aunque no se lo que me deparará el futuro no descarto el tema político.

Cada tanto cuando habla de sus hijos el tono de voz es otro, mucho más claro, sonríe, yo no la veo, pero la escucho que habla sonriendo. Dice que no tiene nietos pero que le encantaría, sabe que los tiempos de sus hijos son otros y los respeta. Le encantaría sacar a los nietos a ver los terneritos y mostrarles todo eso que tanto quiere. Soledad fue estricta siempre como madre, pero permitiéndoles tener mucha libertad, por eso respeta todas las decisiones de sus hijos.

Con la muerte de Federico, trata de disfrutar más de sus hijos, día a día. “La vida no la tenemos comprada” me dice. “Yo pensé que Fede se iba a casar y me iba a dar nietos, pero Fede se terminó muriendo. Yo aprendí mucho de Fede” Fede le enseñó de templanza y lucha, era un chico hiperquinético que estuvo siete meses prácticamente inmovilizado. “Lo que yo aprendí de Fede y de su templanza fue en nueve meses lo que no había aprendido en cincuenta y cinco años”

“Uno tiene otros hijos y aunque te arrancan un pedazo de corazón, que yo no lo voy a poder reponer nunca, es una decisión de mi voluntad vivir lo más alegre que pueda por mis otros hijos que no se merecen una madre deprimida.”

Me viene a la cabeza “Piu avanti” la poesía de Almafuerte en sus versos “No te sientas vencido ni aún vencido, no te pienses esclavo ni aun esclavo…” Me impacta la entereza como madre y como mujer para salir a la pelearla cada día. Soledad es una mamá osa. A su marido y a Fede les decían “el oso”, tal vez por esto me venga la imagen de esa mamá osa fuerte y a la vez tierna con sus cachorros. Soledad Diez de Tejada tiene los pies firmes en la tierra, la mente puesta en el campo y un espíritu indómito que les legó a sus hijos. Pero principalmente un corazón que late bravo por cada uno de sus cinco cachorros.

Gracias Sole!   

Notas relacionadas

Mercado de TRIGO

Mercado de TRIGO

LOS PRECIOS SE MANTENIENEN MUY ALTOS DEBIDO AL FRACASO PRODUCTIVO Y A PESAR DE LA PRORROGA PARA LA EXPORTACIÓN En el día martes 1° de noviembre se publicó una prórroga para las exportaciones de trigo comprendidas entre el primero de diciembre y el 28 de febrero del...

“¿Por qué tan pocas personas dicen ‘amo mi trabajo’?”

“¿Por qué tan pocas personas dicen ‘amo mi trabajo’?”

El mundo es más amplio que la mera jornada laboral y sus obligaciones. Por: Ing. Agr. Diego Ruggiero - Director Asociado ActionCOACH Global Confianza La interacción social históricamente ha sido clave en el desarrollo humano. Dedicar tiempo a socializar, a conocer...

Bioestimulantes

Bioestimulantes

Ing. Agr. PhD Cesar Eugenio Quintero1 e Ing. Agr. Nicolas Rouillet2 - 1 Edafología UNER 2 Fertilizar Asociación Civil - En la última década, el concepto de bioestimulante ha ido ganando interés en la ciencia. Esencialmente por dos motivos. El primero es la adopción...

Vidriera#157

Vidriera#157

Carlos Martinez de Avalian, las cosas que hay que hacer por el trabajo!!! Conferencia de prensa distendida en la copa CASE Festejo en Balcarce Florencia Bedacarratz de FMC Joaquin Fernandez estrena gorra de Bichos La prensa presente en el lanzamiento de Onsuva...

Federico Silveira d´Avila, Corporate Communications CNH Industrial

Federico Silveira d´Avila, Corporate Communications CNH Industrial

1-¿Qué cosa no compartirías con nadie? ¡Un ¼ de helado! 2-De las tareas del hogar, ¿qué cosas no te gustan hacer? ¿Puedo contestar ninguna? Lavar la ropa está en el top 1.  3-¿Con quién no irías ni a la esquina? Con gente mentirosa. 4-¿Cómo te proyectas de acá a...

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!