Vivimos en un mundo en el que los procesos de producción están consumiendo más recursos que los que la naturaleza puede recuperar, sabemos que el 15% de la población mundial tiene el 80% del PBI global y que América Latina es el continente más inequitativo del planeta. Sabemos, además, que el 50% de la población mundial tiene menos de 27 años.

 En ese contexto, el Presidente de BisBlick – Compromiso Social, José Demicheli nos comparte: “Hace un tiempo ya, a mis 43 años y habiendo alcanzado tal vez más de lo que soñé al inicio de mi vida, empecé a sentir la necesidad de devolver a la sociedad algo de todo lo que yo recibí de ella. La formación académica y humana, es sin duda la base que me permitió llegar a donde llegué. Esta formación en la fe y los valores fue determinada por lo familiar y por los ámbitos escolares en los que me formé, los hermanos maristas del Colegio Champagnat y la Escuela Superior de Comercio “Carlos Pellegrini”. Allí me encontré por primera vez con las diversidades, compañeros de diversos barrios, de diferentes religiones, distintas realidades sociales y económicas y como esas, otras tantas diferencias…Pero de alguna manera todos teníamos algo en común, las ganas de crecer, aprender y buscar excelencia educativa. También aprendí el valor de la voluntad, la metodología y la disciplina a través de exigentes profesores, como decía Aristóteles, “somos lo que hacemos en el día a día de modo que la excelencia no es un don sino un hábito”.

bisblick 1

Como decía en el inicio, sin todos esos grandes educadores yo no podría haber llegado hasta donde llegué, humana e intelectualmente. Y por eso estoy convencido de que la responsabilidad del fracaso por cada joven de este país, que no puede acceder a una educación integral de calidad, recae sobre nosotros, los dirigentes.

Es importante destacar que los métodos anteriores fueron excelentes para su momento. Nos dieron mucho considerando los medios que teníamos. Pero hoy estamos en otro momento social, y la tecnología nos permite situaciones impensables en el pasado.

No cabe duda que un cambio social se nos impondrá más temprano que tarde. Estamos en un momento de cambios vertiginosos. El mismo está impactando en la educación desde sus bases.  Hasta ahora la alfabetización era la base, pero hoy la creatividad ha alcanzado el mismo grado de importancia. ¿Contemplan los sistemas educativos este aspecto con los métodos de evaluación por memorización en los que nos hemos formado?

Hasta ahora vivíamos en un mundo donde el Yo era el que lograba hechos destacados, lideraba, tenía visión. Hoy estamos en un mundo donde los logros son colectivos, donde la colaboración es vital, antes que la competencia. Y no hay sistemas educativos formales que estén formando en ese sentido.

Eso nos deja en un lugar muy complejo para la comunicación entre generaciones. Los que tienen 30 años o más, crecimos en una sociedad con una cultura determinada. Lo que viene hacia adelante, será una cultura totalmente distinta.

Tenemos la obligación de navegar esa transición y para ello necesitamos herramientas diferentes. Por eso nos proponemos convocar a adultos y jóvenes a vivir este tiempo de la historia como una época de restauración de los equilibrios. Reducir la polarización de la riqueza para la supervivencia armónica de los seres humanos con la naturaleza. Habilitar la instauración de un paradigma de colaboración para ofrecer a la sociedad alternativas superadoras de construcción colectiva, ante los antiguos modelos basados en la confrontación de intereses.”

LOS FUNDADORES

Por eso creó junto a otros 50 profesionales BisBlick Compromiso Social, una organización sin fines de lucro que se propone impactar directa o indirectamente en el desarrollo y felicidad de las personas para que se conviertan en agentes de cambio social, teniendo una doble mirada, con sentido social, a la educación y el empleo joven, ayudando a personas de bajos recursos a terminar sus estudios superiores y a emprender y trabajar, valorando siempre el compromiso, el respeto, siendo transparentes,  basándose en una gestión de trabajo en equipo y con profesionalismo.

El programa de Becas de BisBlick tiene como objetivo dar la oportunidad de estudiar una carrera terciaria o universitaria a jóvenes de bajos recursos económicos a través del otorgamiento de ayuda económica y acompañamiento, brindándoles la posibilidad de concretar sus deseos de desarrollo vocacional y progreso, mejorando su potencial laboral, acercándolos así a una mejor calidad de vida.

El grupo de integrantes de BisBlick es gente de acción y trabajo, agradecida de las oportunidades que la vida les ha brindado. Buscan colaborar junto a otros, con los jóvenes que se están integrando al mundo adulto, para crear una sociedad más equitativa.

Por sobre todo creen que los jóvenes vienen a dar las soluciones del mundo futuro y por ende deben ser escuchados y acompañados. También creen que los adultos están en momento de revisar supuestos para adaptarse a una nueva realidad. Se proponen enseñarles lo mejor de sus aprendizajes, y ayudarlos a trascender cuestionamientos tales como: ¿cuál es la medida del éxito? ¿Tener más me hace más feliz? Etc.

Los fundadores de BisBlick, son gente de empresa que busca traer las mejores prácticas de administración y gestión al servicio de una necesidad social trascendental, la educación; atienden las necesidades de la misma en un momento de cambio de paradigma social y que no se centra en la escasez de recursos económicos; se concibe como una red de redes, trabajando con jóvenes que vengan con aval de organizaciones reconocidas por su trabajo a nivel primario y secundario. En BisBlick aspiran a generar ingresos de manera sustentable pasando de la donación a la generación de servicios de impacto social rentados; a administrar esos recursos con criterio de impacto social para que nuestras acciones generen cambio real viendo a la juventud integrada al mundo laboral en todas sus formas.

bisblick 2

LOS JOVENES A LOS QUE APOYAN

BisBlick se enfoca en un perfil de jóvenes destacados porque están entre el 20% de jóvenes que inician sus estudios  universitarios o terciarios, y que ya demostró que elige el estudio y el esfuerzo como camino porque sólo el 43% de los jóvenes argentinos termina el secundario.

Un joven BisBlick tiene motivación personal para terminar sus estudios porque los eligió conociendo su pasión, no por mandatos familiares ni sociales. Además son y serán fuertes agentes de cambio porque valoran sus raíces y buscan colaborar con su comunidad.

EN BUSCA DE UNA NUEVA SOCIEDAD

La sociedad actual vive en angustia porque recién está empezando a plantearse un modo de vida diferente. Ya no tenemos que ser los mejores en el mundo, sino los mejores para el mundo. Lo mismo sucede con las empresas y las naciones. Ser los mejores en el mundo lleva a la eliminación del otro, y como dice el Papa Francisco “Nadie se salva sólo”. Ya no podemos mirar sólo por nosotros y nuestros seres más cercanos. Debemos mirar más allá y desde allí ser agentes de transformación e integración social.

En este sentido un punto importante de BisBlick es que cuando diseñan sus actividades no piensan solamente en el beneficio de los jóvenes. Estos son tiempos en que todos estamos en proceso de aprendizaje continuo y por eso seleccionaron una herramienta que ayudará a los tutores a acompañar a los becados pero que a la vez es material de interés para su propia desarrollo personal y laboral. La herramienta invita a revisar las necesidades por las que cada individuo trabaja y se supera día a día, invitando a los tutores y los becados a conversar desde sus propios valores.

“PARA MUESTRA BASTA UN BOTON”

Considero que vale la pena escuchar a los becados de Bisblick; dos pequeñas anécdotas ilustran porqué y para quien hacemos lo que hacemos. A una becada BB que viaja cada día cinco horas para cursar sólo tres, el gobierno le ofreció $400 de un plan Progresar y lo rechazó porque le estaría sacando el lugar a otro. Además, para otorgarle nuestra Beca, le solicitamos un certificado analítico del colegio secundario y, como no se lo daban, organizó una sentada frente al colegio. Eso sí, como quiere defender sus derechos sin vulnerar los de los demás, la sentada la hizo virtualmente con una foto, porque sabía que los directores no la irían a ver a la calle y no quería molestar a los vecinos! Y logró su cometido. Por último, debemos destacar a muchos padres que se pusieron a estudiar a la par de sus hijos y que han terminando todos juntos el secundario porque sostienen que “lo único que educa es el ejemplo”.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!