• Ing. Agr. M.Sc. Federico Larrosa, Gerente Nacional Agroservice de KWS Argentina –
  • Ing. Agr. Fernando Guerra, Coordinador Agroservice Zona Norte KWS-
  • Pergamino, provincia de Buenos Aires

En un contexto de restricciones hídricas por falta de precipitaciones y condiciones climáticas que marcan una campaña Niña, no es tarea sencilla lograr estabilidad, sanidad y sobre todo rendimiento en base al manejo de cada uno de los ambientes en maíces de primera y tardío.  Es por eso que viajamos a Pergamino para dialogar con dos verdaderos especialistas, Federico Larrosa y Fernando Guerra, quienes nos presentan las claves para poder tener una campaña exitosa.

Por: Diego Peydro, conductor de AgroTV

El mercado de maíz evoluciona y es el cultivo que mayor crecimiento ha tenido, adaptándose a manejos de siembras tempranas y tardías. KWS desarrolla estrategias para abastecer la demanda de cada actividad, asesorando, buscando potencial y estabilidad en todo el país.

De cara a una campaña de “Año Niña”, ¿cuáles serían las estrategias básicas en manejo de maíz para lograr los mejores resultados?

Federico Larrosa–  lo primero que tenemos que entender es que “Niña” es un concepto general que impacta particularmente en cada zona, entonces probablemente no tengamos que tomar las mismas herramientas o la misma recomendación a nivel nacional; el segundo tema es saber discriminar desde el punto de vista de la recomendación o la planificación si será para una fecha temprana o una tardía.

¿Fue la propia estrategia la que limitó al rinde, cómo debe ser el manejo?

Federico Larrosa– Si, debemos recordar que densidad y fertilización no es solamente rendimiento, desde el punto de vista de la factibilidad o de poder sacar ese cultivo adelante, también nos importa cómo impacta en la agronomía del cultivo.

Si tenemos otro año donde la presupuestación es Niña debemos incorporar dos grandes conceptos, uno entender zona a zona qué significa, disponer de información de cómo es la repercusión zonal de Niña y después diferenciar temprana de tardía para no hacer una única recomendación para todo el país, para todas las zonas, para todas las fechas de siembra. Creo que ahí está la sintonía fina que podemos mejorar este año.

Repasando el paquete tecnológico para el manejo de maíz, ¿cuáles son los nuevos lanzamientos para esta campaña?

Fernando Guerra–  Estamos lanzando nuevos productos parados sobre la plataforma silera. Sabemos que tenemos un producto estrella como 4360 que es imbatible, y afortunadamente tenemos dos nuevos que vienen a superarlo, a reemplazarlo y a traer novedad para los productores, con tecnología Viptera y Viptera Full, generando un amplio espectro de control no sólo de insectos total sino diversificar el manejo de malezas. Estos productos nuevos que vienen para silo están pensados directamente como una estrella de siembra de silo temprana y de silo tardía.

Pensando en más kilos de carne y de leche están seguramente más allá del rinde seleccionando por mayor digestibilidad y kilogramos de materia verde, ¿cómo lo hacen?

Fernando Guerra– Sabemos que el productor está buscando máximos rendimientos, pero también sabemos que hay un equipo de trabajo alrededor de lo que es silo que también busca calidad. Estamos mejorando las performances para lo que es estabilidad del cultivo, para producción de materia verde pero también para sanidad, entonces estamos muy entusiasmados en poder completar mucho más nuestra paleta con productos estrellas que son realmente superadores.

Ing. Agr. M.Sc. Federico Larrosa

En un año “Niña”, ¿cuál es el rol y el impacto que tiene la sanidad en el cultivo del maíz?

Fernando Guerra – Sanidad es uno de los que jaquea porque no solamente es un mal que limita el potencial, sino que también lo limita en el peor momento – la Niña- entonces se convierte en un doble daño. Mejorar en sanidad no solamente hace que el producto no esté limitado por el ambiente sanitario por patógenos, sino que se desarrolle mucho mejor, por eso consideramos que esos puntos nos abren la frontera para poder seguir sembrando en lugares que antes eran difíciles de encarar, pero también pensar en lograr un mejor maíz, subiendo el piso de rendimiento, elevando el techo y haciendo que por ahí esa zona que es tardía tenga un potencial superior entendiéndolo como potencial zonal.

Si el foco está en la tardía, ¿cómo trabajan en sistemas para mejorar la selección de este tipo de híbridos?

Fernando Guerra– Sabemos que la siembra de temprana busca un potencial que la de tardía por el momento no lo alcanza, la calidad ambiental es totalmente diferente – no estamos diciendo nada nuevo- pero sí estamos achicando la brecha que hay entre uno y otro, eso habla mucho de ir trabajando en aquellos sistemas que tenemos que ir mejorando.

¿Ahí es donde entran sus productos?

Fernando Guerra – Si, nuestro híbrido estrella que es 3916, empieza a correr en temprana y en tardía, con algunos manejos a tardía con 3916 vamos con un monitoreo de enfermedades, porque sabemos que el potencial lo tiene, manejando densidades porque sabemos que también respeta ese potencial.

Tenemos nuestro lanzamiento 4216 que se desarrolla mucho mejor en esos ambientes restrictivos donde por ahí la intención del productor no es jugar un pleno sino ir a planteos mucho más defensivos, entonces ese producto se desarrolla mucho mejor y es mucho más especialista en esa área.

Estamos también largando 3927 para las tardías de lo que son el sur que presenta una cosecha anticipada, un híbrido corto que mantiene la producción por porcentaje de humedad, en ese sentido venimos trabajando muy fuerte en estos productos sabiendo que están en dos escenarios totalmente distintos. 

Tenemos nuestro viejo 4200 que también es imbatible y contamos con nuevos desarrollos que están largándose para la zona oeste y para zonas más restrictivas, con una mejor sanidad, pensando en el Mal de Rio Cuarto, en respuesta a baja densidad y mucho de lo que viene adaptándose para una tardía plena a una tardía más difícil.

Mejoramiento, selección y servicio son clave para Federico Larrosa quien lidera un equipo que trabaja para lograr a futuro maíces con gran potencial de rinde en las distintas zonas productivas de Argentina.

Federico Larrosa-  Tenemos un equipo que está trabajando y dando recomendaciones puntuales según las zonas agroecológicas.  Hay un equipo técnico que realiza ensayos en cada zona para dar las mejores recomendaciones, y además lo abordamos estratégicamente.  Por eso buscamos una mirada de trabajo interdisciplinario en nuestro equipo, que evalúan cómo es para silo, para grano, en tardía, en temprana, el potencial, la estabilidad sobre todo en este año que se plantea como “Niña”.

Hoy el maíz es el cultivo que mayor crecimiento ha tenido en las últimas campañas y el que más aporta a la cadena de valor agregado. Larrosa describe la estrategia de selección para Argentina.

 Federico Larrosa– El maíz está basado en 3 grandes mega-ambientes, el llamado ambiente de potencial es el histórico argentino, ese donde podemos aspirar a los rendimientos y acompañar con manejo agronómico.  El maíz responde con altos rendimientos en esa zona porque tiene regímenes hídricos normales a muy buenos, y ni hablar si se acompaña con riego.

El año pasado en ensayos internos de franjas, de micro parcelas, estuvimos superando los 20.000 kilos. Hay otros lugares donde buscamos levantar la potencialidad zonal, eso significa que debemos tener materiales más sanos. Para eso contamos con un equipo que trabaja en mejorar exclusivamente la sanidad.

Por ultimo tenemos los ambientes donde la fecha de siembra se usa porque mejora la estabilidad de las lluvias y nos permite ser más constantes en rendimientos, como puede ser el sudeste bonaerense, sur de Córdoba, donde estamos trabajando en agronomía, en adaptación de híbridos para densidades distintas, en enfermedades puntuales como Mal de Río Cuarto, temáticas te pueden llegar a generar diferencias en pérdidas de rendimiento.

Con Programas de Mejoramiento que desarrollan e investigan para adaptar la genética a las nuevas realidades y demandas de los productores, en KWS trabajan para hacer frente a nuevas enfermedades, insectos y demandas del mercado.

¿Cómo ven el futuro del maíz a nivel nacional?

Fernando Guerra –  Es un cultivo de alta tecnología que en ambientes que son estresantes tiene muy buena respuesta, y cada vez vamos generando mucho más conocimiento que nos permite encarar esa tardía con más herramientas, pudiendo entender qué es lo que va a suceder.  En maíz podemos ir estimando y presupuestando cuál va a ser el resultado.

Federico Larrosa–  es un cultivo que se está estabilizando porque los pisos van para arriba y eso transforma al maíz en una figura muy fuerte dentro de las recomendaciones.  La industria acompaña a la ciencia y los productores fueron tan para adelante en las decisiones, que hoy nadie duda de que el maíz en un año que se plantea como “Niña” puede ser un éxito. Tenemos muchas herramientas y tecnologías volcadas a este cultivo que año a año aumenta su desarrollo.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!