Mercado de granos, de carnes y el termómetro de la economía fueron los temas que marcaron el 2do Seminario de Actualización Agroeconómica del año organizado por la consultora  SEMA.

El pasado martes 26 de marzo en el Hotel Club Francés, el licenciado en Administración y en Economía Agraria, y director de Agritrend, Gustavo López; el licenciado en Economía, y director de la revista Informe Ganadero, Ignacio Iriarte, y el licenciado en Economía y economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana fueron los disertantes de la 2º reunión del ciclo XXXI de Seminarios de Actualización Agroeconómica que realiza tradicionalmente la consultora Sema.

Panorama granario

Al inicio de la disertación, López se refirió a la estimación del área sembrada para los principales cultivos de Argentina y al respecto resaltó: “Hay un crecimiento sustantivo en trigo y en maíz, habrá una expansión en los próximo ciclos”. En la misma línea agregó: “El trigo en combinación con la soja parece como una de las buenas opciones con una rentabilidad bastante adecuada para la campaña 2020”.

Gustavo Lopez

En este sentido, cabe aclarar que para la 2018/19 el área sembrada de trigo aumentó 11%, pasó de 5.500 millones de hectáreas (mill/ha) en 2017/18 a 6.100 mill/ha en 2018/19, y en el caso del maíz aumentó 9%, pasó de 5.400 mill/ha a 5.900 mill/ha. En relación a la soja, el área de siembra sigue bajando de forma permanente para ubicarse cerca de los 18 mill/ha.

Al referirse a las estimaciones de producción de la campaña 2018/19, el panorama es mucho más alentador que hace un año, cuando la peor sequía del último lustro golpeaba de manera abrupta la actividad agropecuaria argentina. Para el director de la consultora Agritrend, se consolida la estimación de los 18,8 mill/tn en trigo, lo que significa un 4% más en relación a la campaña 2017/18; mientras que en maíz se estiman 44,5 mill/tn, es decir, un crecimiento del 33% con respecto al ciclo 2017/18, y en soja, un 53,5 mill/tn, lo que implica un aumento del 47% al compararlo con el ciclo anterior. Ante este panorama, López señaló que “la soja estaría recomponiendo el volumen del año pasado, y la mejora es más que significativa”, y agregó: “Podemos pensar en una situación similar al ciclo 2016/17, en el cual, la producción fue de 127,8 mill/tn, y en la campaña actual se estima alcanzar 132,5 mill/tn”.

Al realizar un análisis en detalle de lo que ocurre con los tres principales cultivos argentinos, López resumió: “Con relación a la soja estamos esperando una cosecha que si bien no es récord, es importante, ya que alcanzaría casi 55 mill/tn. El conflicto fundamental sigue siendo la guerra entre Estados Unidos y China que ha llevado a todo el complejo oleaginoso a precios realmente muy deprimidos. Primero, hay que esperar para ver si hay una resolución y segundo, seguir apostando por una cosecha en Estados Unidos que puede verse en alguna medida deteriorada por las condiciones actuales. Seamos cautos, esperemos un poco más y veamos hacia fin de año como la situación se presenta en materia de precios”.

Con respecto al maíz, indicó: “Estamos a inicio de una campaña que probablemente será récord, con lo cual hay precios bastante deprimidos. Pero, en alguna medida, la situación en el hemisferio norte nos alienta a pensar que esto puede revertirse porque se están produciendo una serie de inundaciones, de excesos hídricos muy importantes en algunas zonas núcleos de ese país que puede llevar a menor siembra, y seguramente, a menor oferta, lo cual redundará en precios internacionales más altos. Hay que aguardar, pero seguramente tendremos precios más atractivos que los actuales”.

Por último, en relación trigo y a esta nueva cuota que Brasil le otorga a Estados Unidos de 750.000 tn sin arancel, López destacó: “Los precios en Argentina son menores, seguimos siendo competitivos y difícilmente estemos ante la posibilidad de invasión del trigo del norte”, y recomendó: “Seamos cautos en ese sentido, estimo que a lo largo del segundo semestre podremos ver precios en aumento”.

Marca registrada o Insignia argentina

El segundo bloque del encuentro estuvo destinado a la situación actual y perspectivas del mercado de la carne vacuna. A sala llena, Iriarte explicó: “Hay un mercado ganadero que está a la baja, las subas de enero y febrero no han podido ser convalidadas por el consumo interno. La suba de precios fue muy pronunciada en los ganados de consumo liviano, provenientes de feedlot, que fueron los animales que escasearon. Curiosamente no faltó hacienda en general, hubo un cambio en la oferta, hay mucha más vaca que se exporta a China y hay mucho menos terneros y novillitos livianos que es lo que demanda el consumo interno”.

Ignacio Iriarte

Uno de los temas polémicos en el último tiempo dentro del sector ganadero se refiere a una nueva resolución que publicó la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación en el Boletín Oficial que modifica el peso mínimo de faena de animales bovinos hembras. La norma ha establecido bajar el peso mínimo de faena de las hembras de 300 a 245 kg vivo. En este sentido, Iriarte señaló que “va a permitir matar hembras de 250/260 kg vivo, para esa carne hay un mercado chico, es un nicho con público que está dispuesto a pagar más cara esa carne”, y agregó: “No creo que tenga un significado macroeconómico importante, estamos pensando en que la cantidad de carne por matar animales más chicos, recortaría el 1% de la producción nacional de carne, bajo el supuesto de que la mitad de las terneras se van a matar más livianas”. Para el analista del mercado ganadero hay que esperar y ver sobre la marcha, si eso afecta el precio de la tonelada de invernada que se va a buscar muy liviana a diferencia de hoy. “Este es un año de terneras de destete muy pesadas, entonces, este cambio de reglas, causó un gran trastorno especialmente al feedlot”, analizó el experto.

En relación al fenómeno de China, subrayó que en enero el 68,8% de los embarques fueron al Gigante Asiático. Al respecto, subrayó: “Es una aspiradora que nos determina, ya no solo le vendemos carne de vaca muy inferior sino que ahora hemos empezado a venderle algunos cortes del cuarto delantero de novillo”. Por lo cual, advirtió: “La exportación está arrinconando silenciosamente al consumo, dado que comenzó a meterse con cortes de novillo”.

Para Iriarte el impacto más grande es la reapertura de plantas exportadoras hoy cerradas que son quince, y hay cuatro de ellas que próximamente reabrirán (las cuales tienen una capacidad de faena de entre 10.000 y 15.000 animales por mes). Al respecto, detalló: “Observo una movida muy fuerte de exceso de la capacidad instalada que se convierte en un factor de mejora autónoma en el precio. No van a aumentar las cabezas para faena, ni el estímulo de producción, lo que va a crecer es la capacidad instalada que va a necesitar más cabezas para procesar. La industria del consumo interno está viendo que en el futuro, vender media res a carnicería es un negocio que no va más, y el negocio que puede sacarlos de la perdida es la exportación”.

Ante un extraordinario avance del consumo de los sustitutos: 46 kg de pollo y 19 kg de cerdo per cápita, mientras que el consumo de la carne vacuna es de 54 kg, cabe preguntarse ¿Cuál es la tendencia?. Al respecto, Iriarte respondió: “Que estos 54 kg se conviertan en 52 o 50 kg; los 46 kg en 47 o 48kg, y el cerdo, crece 1 o 2 kg por año”. Cabe recordar que hace unos años, el consumo extraordinario de pollo estaba en 24 kg, y actualmente se encuentra en 46 kg. Para el especialista, la mayor parte de ese consumo fue determinado por los sectores de menores ingresos.

Termómetro económico

El último bloque económico estuvo a cargo del licenciado Daniel Artana. Entre otros temas, habló sobre el Índice de Confianza del Consumidor (ICC)que publica la Universidad Torcuato Di Tella. “Los indicadores que se conocieron en el mes de marzo, muestran que después de una caída muy importante se han estabilizado en niveles bajos que no son muy auspiciosos”. En la misma línea, agregó: “El Índice de Confianza en el Gobierno que es una aproximación a la popularidad del presidente se habría recuperado un poquito en febrero y volvió a caer en marzo a tono con una economía que está sufriendo una recesión bastante profunda, lo cual,  normalmente deteriora la popularidad del presidente que está a cargo”.

Luego, al  referirse a la recuperación de la actividad económica, Artana analizó: “Creo que vamos a tener una mejora en el segundo trimestre con la normalización de la cosecha gruesa que implicará un aporte importante, y se calcula que será más del 1% de aporte al PBI del segundo trimestre”. No obstante, advirtió: “Hay otros factores que lamentablemente traccionan la economía para atrás que tienen que ver con la dureza fiscal y monetaria, la aceleración de la inflación, entre otros”.  En resumen, para el especialista “la economía se va a ir recuperando despacito y el aporte del campo es fundamental, pero hay otros factores que reducen el ritmo de esa recuperación”.

Por último, el economista jefe de FIEL señaló que “la inflación será alta durante el primer trimestre del año, en el segundo trimestre debería “aflojar” un poco, pero va a continuar a niveles altos, y podría alcanzar entre el 33% y el 35% para todo el año”.  

Próximo Seminario SEMA

Cabe recordar que el próximo encuentro del Grupo Sema será el martes 30 de abril, en el cual, Celina Mesquida disertará sobre las perspectivas del mercado de granos; Eduardo Sierra compartirá su expertise acerca del clima, y Eduardo Fidanza hablará sobre la situación política del país. Hasta el próximo Seminario!