Toda la cadena del girasol sigue girando

Mano a Mano con ENRIQUE MORO, presidente de ASAGIR Enrique Moro, como la mayoría de los argentinos, tiene sangre inmigrante. Proviene de familia mezcla de españoles e italianos, tiene 69 años y vive en Carhué, provincia de Buenos Aires. No pasó por la universidad, está casado y tiene dos hijos profesionales, una abogada y un […]
agosto 4, 2022

Mano a Mano con ENRIQUE MORO, presidente de ASAGIR

Enrique Moro, como la mayoría de los argentinos, tiene sangre inmigrante. Proviene de familia mezcla de españoles e italianos, tiene 69 años y vive en Carhué, provincia de Buenos Aires. No pasó por la universidad, está casado y tiene dos hijos profesionales, una abogada y un ingeniero agrónomo.

Por: Sebastián Nini

Nació en un hogar de productores agropecuarios y aunque nunca dejó de serlo por mucho tiempo se dedicó a la comercialización de maquinaria agrícola. Durante tres décadas fue titular de una concesionaria de maquinaria, vendiendo cerca de 30 marcas distintas. En el año 2008 dio un paso al costado y dejó la concesionaria. Para entonces, sin ningún motivo, más allá de estar algo agobiado por la exigencia que significaba el trabajo, Enrique tomó la decisión de dedicarse exclusivamente a la producción agropecuaria.

Durante más de treinta años siempre ligado al gremialismo agropecuario, fue presidente de la Sociedad Rural de Adolfo Alsina. Presidió varias instituciones relacionadas al sector agropecuario. Participa activamente en AAPRESID con lo relacionado a riesgo agropecuario y todo lo que tenga relación con seguros etc. Así en representación de AAPRESID llegar a ASAGIR donde hoy se encuentra como presidente.

 Enrique, ¿Cómo te encontró por entonces el 2008?

En ese momento estaba en la sociedad Rural de Carhué, no como directivo y también estaba en AAPRESID y en ese momento coordinaba una comisión que gestionaba lo relacionado a la ley del “plan de desarrollo del sudeste bonaerense” para 12 distritos de la provincia de Buenos Aires, desde Carhué hasta Patagones. Una ley que buscaba diferenciar y crear políticas distintas dentro de la provincia de Buenos Aires. Eso requería que en cada distrito se organizaran las instituciones bajo el nombre de comisión distrital. Me tocó coordinar esa comisión que fue algo muy desafiante durante muchos años, donde participábamos dieciséis instituciones, desde la sociedad rural, apicultores, escuelas agrarias, cooperativas, etc.

¿Cómo te encontrás con tu presidencia en ASAGIR?

Lo primero que tengo que reconocer es que para mí ASAGIR fue todo un aprendizaje, me deja una experiencia maravillosa que es convivir en una misma asociación todos los eslabones de una cadena, dentro de la cual sabemos que algunos de ellos tienen intereses contrapuestos, la producción, la industria y la exportación, por ejemplo. El primero quiere vender lo más caro posible mientras que los otros quieren comprar lo más barato posible.

En una mesa en ASAGIR se sientan todos los actores, con mayor o menor acuerdo, pero siempre desde una convivencia de que tenemos claro todos sobre la conveniencia de que la asociación avance unida.

Así es como de grande esto me significó el aprendizaje importantísimo de conciliación y de sacar un poco la queja individual o diaria para proyectar a futuro cosas en conjunto, y extrapolado a lo que puede ser la provincia o un país y ojalá que pudiéramos siempre trabajar de esa manera, donde a veces hay coincidencia y a veces no pero con el norte claro para donde se quiere ir.

 ¿Cómo la coyuntura rediseña la labor diaria?

Por un lado, hay una tremenda responsabilidad de coordinar todos estos eslabones para que funcionen de la mejor manera posible, hay que representar a veces situaciones donde hay alguna particularidad, como por ejemplo este año la mayor intención de siembra por parte de los productores por sobre la cantidad de semillas disponibles y por ende hay que actuar en eslabones que no son los nuestros como los de la producción. Allí es justamente a lo que me refiero cuando hablo de todo un aprendizaje. Por otro lado, las cuestiones fortuitas que quisieron que el mundo tuviera una desgraciada situación de guerra donde justo entran los dos actores principales del girasol en esta confrontación.

Este año el USDA pronostica una caída de siete millones de toneladas en la producción mundial de girasol (12,2%) con mermas del 45,7% y del 0,5% en Ucrania y Rusia respectivamente.

Argentina abre una cantidad de oportunidades y responsabilidades, estrategias a futuro, nos gustaría tener mucha más posibilidad de que esas estrategias estuvieran coordinadas y con un mismo fin lo público y lo privado, no es fácil lograr una coordinación de ese tipo. Además, como si fuera poco a este nuevo tablero mundial, sumarle lo que ocurre internamente… la semana pasada tuvimos dos jornadas en Buenos Aires, pasaron siete días, todo eso que se conversó ha quedado viejo.

Al ser presidente de ASAGIR hay un lugar donde participas activamente, el Consejo Agroindustrial Argentino.  

Allí, luego de bastante tiempo de trabajo presentamos un proyecto de ley, lo que se pudo, porque el punto más importante que buscábamos cuando se empezó a hablar con el gobierno era una reducción gradual de las retenciones y con ese punto no había posibilidad de seguir con los demás temas.

Ese proyecto se presentó por parte del Ejecutivo y en estos días estuvieron los colegas que representaron ante el Congreso trabajando en esta ley que hoy parecería que tanto el gobierno como la oposición están dispuestos a que avance y darle un fin. La anécdota está en que arrancamos trabajando con tres ministros, Basterra, Guzmán y Kulfas, pero en poco más de un año terminamos trabajando con Domínguez, Batakis y Scioli. Esto quiere decir que todo lo que tuvimos que ir presentando y explicando a cada uno de estos ministros nos vimos en la obligación de arrancarlo de cero con los nuevos.

¿El productor argentino tiene mas cintura para enfrentar la coyuntura nacional?

Cuando uno elige trabajar en el campo debería mirar la explotación agropecuaria con dos riesgos o variables importantes, el clima y los mercados. Son dos cosas que la producción agropecuaria no lo puede manejar, aunque en algún caso existen algunas herramientas para disminuir los riesgos, seguros, etc. Además de todo esto en la Argentina existe una tercera variable que son las cuestiones internas de nuestro país que a veces son tan riesgosas como los dos anteriores. Se puede decir que es una actividad muchas veces hasta divertida.

“El problema no es tanto que las reglas de juego cambien por necesidades que tienen otros sin cubrir, sino que cuando es el campo el perjudicado no se da vuelta el Estado para cubrir sus necesidades” 

Yo preferiría vivir en un país más estable y más lógico donde podamos tener en algún momento que aportar, de hecho, lo hacemos permanentemente con las retenciones, pero del otro lado sería bueno tener un Estado con una red de contención, por ejemplo, con un seguro que muchos países del mundo lo tienen y Argentina no. Es decir que el productor no tiene ningún tipo de red de contención a nivel federal ante cualquier evento como inundaciones o sequías.

¿Cómo sigue ASAGIR en cuanto a propuestas de valor postpandemia?

Hay un Congreso internacional con un perfil más industrial que es del aceite de girasol, esto nos toca en el año 2023, del 29 al 31 de marzo del 2023. Propiciado por CIARA que nos ofreció coparticipar, podremos tener unos tópicos sobre lo productivo y lo ambiental que Argentina tiene mucho para dar.

Respondiendo a la pregunta, nosotros también estamos armando algo dentro de lo que viene siendo costumbre. Hasta la pandemia se venían haciendo entre dos y tres reuniones presenciales, una en el Norte, siempre, y otra en el Sur, o sudoeste.

¿Cómo va a ser la jornada de este año?

Este año decidimos hacer un cambio, haremos una jornada de día completo, porque estas de las que hablábamos anteriormente eran de medio día principalmente hablando de mercado y clima.

El día 4 de agosto en Buenos Aires en la UCA de Puerto Madero, presencial y virtual haremos una jornada de día completo. Hay que tener en cuenta que el girasol es uno de los que geográficamente tiene una zona más amplia desde Chaco hasta Patagones. Con un perfil muy técnico a la mañana con cosas como la red de ensayos, por las variedades, nutrición, que hoy es muy caro y resulta necesario saber qué es lo justo y adecuado para que el girasol exprese su máximo potencial.

También tendremos un trabajo que venimos haciendo junto con el INTA igual que la Red de ensayos sobre adaptabilidad y estabilidad. Además, otro tema este año muy interesante es cómo achicar la cantidad de semilla que la empresa compra por hectárea contra la cantidad de plantas logradas a cosecha.

¿Cómo traducirías eso a números?

Por ejemplo, en nuestra región se compran cincuenta mil semillas por hectárea, pero se terminan logrando cuarenta mil plantas a cosecha. Esa brecha de aproximadamente 30% es muy amplia y en años como estos donde la demanda supera la oferta es necesario ajustar esa brecha.

Por la tarde cambia el enfoque, iremos por la visión de este nuevo mundo post pandemia y en guerra, con el reacomodamiento de los mercados muy grande; el papel que juega el girasol y qué mercados puede ganar el aceite; para terminar cerrando la tarde con un comentario de lo que pasa con la semilla, mostrando que Argentina es muy fuerte en cuanto a tecnología, creación de semilla, logística, etc.

¿Cómo será el cierre?

Para cerrar vamos a hablar sobre lo que significa ASAGIR, vamos a tener todos los eslabones de la cadena representados en un mismo lugar con un pequeño espacio para contar qué es lo que se hace, abierto para presentes y virtuales, para poder comprender, interactuar y preguntar de todo un poco.

Vamos a tener que estar en la jornada del 4 de agosto para saber mucho más de los planes de ASAGIR para este año y lo que viene, allí nos va a estar esperando Enrique Moro, el anfitrión principal de la jornada donde toda la cadena del girasol sigue girando.

¡Gracias Enrique!

Notas relacionadas

UPL lanzó el Gigaton Carbon Goal

UPL lanzó el Gigaton Carbon Goal

La iniciativa busca reducir el dióxido de carbono atmosférico equivalente a 1 gigatonelada para 2040. En Argentina ya hay 27 productores que suman 35.000 hectáreas trabajando por ese objetivo. Estamos ante la mayor concentración de dióxido de carbono (CO2) en el...

Un ibuprofeno para el alma

Un ibuprofeno para el alma

Admito que apenas pensé en un título para este nuevo quincho lo primero que me vino a la cabeza era un meme de Julio Iglesias con un peluquín, pero lejos está la experiencia que vivimos el martes 12 de julio de un meme del cantante preferido de mi madre. Por:...

Tecnologías para maximizar la inversión en nutrición

Tecnologías para maximizar la inversión en nutrición

Nutrien, el proveedor líder de soluciones integradas para el agro, compartió en el Congreso Aapresid 2022 su propuesta de valor diferencial para hacer más eficiente la producción. En el marco del Congreso Aapresid “A Suelo Abierto”, Nutrien Ag Solutions presentó su...

KWS reveló claves de manejo en el Congreso de Aapresid

KWS reveló claves de manejo en el Congreso de Aapresid

La compañía alemana se presentó con stand en el salón comercial y también tuvo sala-taller, “Vos Elegís”. Entre ambos puntos, KWS trató todos los temas: campaña actual y las principales discusiones de la agricultura. El trigésimo Congreso de Aapresid, “Un Congreso a...

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!