Un niño caprichoso

Ing. Agr. Matías Cambareri – CPO Caburé Toca comenzar este artículo diciendo que tal como venimos anticipando hace un tiempo, habrá vaivenes en lo que respecta a las precipitaciones, al menos hasta que ese niño que aún no comienza del todo pero que está en el horizonte (la fase cálida del fenómeno ENSO) definitivamente se […]
mayo 26, 2023

Ing. Agr. Matías Cambareri – CPO Caburé

Toca comenzar este artículo diciendo que tal como venimos anticipando hace un tiempo, habrá vaivenes en lo que respecta a las precipitaciones, al menos hasta que ese niño que aún no comienza del todo pero que está en el horizonte (la fase cálida del fenómeno ENSO) definitivamente se de. Mientras tanto, habrá meses con buena recarga de agua en el perfil del suelo y meses en los que la recarga no será la adecuada. Nuevamente, al igual que febrero, en el mes de abril las precipitaciones acumuladas en general estuvieron por debajo de lo normal en gran parte del territorio argentino.

Si bien la humedad del suelo en algunas regiones sigue siendo adecuada, de no llover en estos días, el comienzo de la campaña de fina será visto de reojo. En las próximas líneas y acompañados de figuras que ayudarán a comprender la dimensión de lo ocurrido durante el pasado mes, haremos un recorrido de lo que dejó abril en términos (agro) meteorológicos y qué se viene para los próximos meses.

Figura 1. Precipitación acumulada medida durante abril 2023 (PP ac, mm).
Fuente: Red pluviométrica de Caburé

En el mes de abril del 2023, ocurrieron precipitaciones de variada intensidad y sólo en alunas partes del noroeste argentino estuvieron por encima de lo normal para el mes. Toda la zona Litoral fue la zona que más alejada estuvo de los valores medios, con una anomalía negativa de entre 50 y 150 mm. Parte de esa zona (noroeste y norte de la Provincia de Buenos Aires) sigue siendo la más complicada en términos hídricos, no sólo por la falta de lluvias, sino como veremos más adelante, por la escasez de humedad en el perfil.

La red de estaciones meteorológicas de Caburé permite observar cómo fue la distribución de precipitación acumulada en el mes de abril en nuestro país, así como también obtener algunos insights que nos permiten jugar un poco con los números (Figura 1).

Esta vez fue en la Provincia de Neuquén donde se dio el máximo valor de precipitación acumulado (284 mm.). En la red, se recopiló que en el 69% de los puntos de medición (de aproximadamente 1000) la precipitación acumulada no superó los 30 mm, en el 84% de los puntos la precipitación acumulada fue menor a 50 mm y en el 95% de los puntos la precipitación acumulada fue menor a 100 mm. En la Provincia de Salta (Pichanal) fue donde se dio la mayor cantidad de días con precipitación superior a 20 mm (3 días), mientras que el valor más alto de precipitación acumulada en un día (alcanzando los 147 mm) ocurrió el 13 de abril en Independencia, Chaco.

Figura 2. Zonas de Argentina bajo sequía según el SISSA (Sistema de Información sobre Sequías para el Sur de Sudamérica), según precipitaciones ocurridas entre el 1-feb y el 30-abr.
https://sissa.crc-sas.org/

Según el SISSA (Sistema de Información sobre Sequías para el Sur de Sudamérica), el nivel de sequía asociado a la escasez de precipitaciones de los últimos 3 meses (entre febrero y abril) es considerado como “sequía severa a extrema” en el norte de la Provincia de Buenos Aires. Mientras que en el resto de la región núcleo es considerado anormalmente seco a sequía moderada (Figura 2). Pero tenemos que aclarar que esta sequía que el SISSA describe, está asociada sólo a escasez de precipitaciones.

Para considerar la magnitud de lo que realmente están atravesando nuestras producciones actualmente debemos mirar cómo está el reservorio de agua: el nivel de agua en el suelo. El mes de abril se “llevó” las precipitaciones que marzo había dejado, es decir que se “consumieron” reservas de agua en el suelo, tanto a nivel superficial, que es lo que rápidamente está disponible para evaporación (primeros 10 cm; Figura 3), como en profundidad (Figura 4), lo que hace pensar en estrategias que tiendan a la conservación del agua al momento de plantear la campaña de fina, debido a que el agua en este estrato de suelo será clave para asegurar que el cultivo no esté limitado para su crecimiento.

Figura 3. Agua útil en la capa arable del suelo (%) al 17 de mayo de 2023.
Fuente: Instituto de Clima y Agua. SMN-INTA-FAUBA

Pero esto sólo es el punto de partida, una foto actual de la condición de agua en el suelo que nos permitirá junto a los pronósticos a largo plazo, realizar un correcto análisis para tomar las mejores decisiones para nuestro sistema productivo.

Como la evolución del nivel de agua en el suelo puede ser estimada a partir de un balance entre la “demanda” (de la atmósfera o del cultivo una vez implantado) y la “oferta” de agua (precipitaciones), conociendo cuál es la tendencia a largo plazo (más allá de los 30 días) de las variables determinantes, puede predecirse de forma aproximada su comportamiento.

Figura 4. Agua útil en el suelo (%) al 17 de mayo de 2023.
Fuente: Instituto de Clima y Agua. SMN-INTA-FAUBA

Con distintos niveles de probabilidad de ocurrencia, el pronóstico trimestral elaborado por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) ayuda a dilucidar cómo serán las condiciones de oferta (precipitaciones) y demanda (evapotranspiración, determinada en parte por la temperatura del aire) que hacen al balance de agua en el suelo, durante los próximos meses. El pronóstico trimestral del SMN para el próximo trimestre (mayo-junio-julio) indica mayor probabilidad (45-50%) de tener temperatura media por encima de lo normal en prácticamente todo el territorio, exceptuando el sur de Santa Cruz y Tierra del Fuego (Figura 5).

Esto significa que donde tenemos mayor probabilidad de tener temperatura media por encima de lo normal, la temperatura media del trimestre mencionado sería al menos 0,5 °C mayor a los valores de temperatura media que observamos en la Figura 6.

Por lo tanto, como gran parte de la demanda atmosférica está asociada a la temperatura, es esperable que la evapotranspiración acumulada en este período sea mayor a lo normal, en estas regiones y se “pierda” más agua de lo normal.

Figura 5. Pronóstico trimestral de temperatura media para el trimestre mayo-junio-julio. Indica mayor probabilidad de ocurrencia de una categoría. Fuente: Servicio Meteorológico Nacional: Pronóstico Climático Trimestral, 28 de abril de 2023.

Por otro lado las precipitaciones acumuladas en el trimestre mayo-junio-julio tienen (i) mayor probabilidad de estar dentro de los valores normales (>40%) en la región central del pais y(ii) mayor probabilidad de estar por encima de lo normal (40-45%) de precipitación acumulada sobre la región de Cuyo y la Patagonia (Figura 7). Es decir que se esperan entre 100 y 200 mm acumulados en la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo y más de 50 a 100 mm la Patagonia (Figura 8).

El balance hídrico atmosférico (diferencia entre la demanda atmosférica y las precipitaciones) sería levemente negativo en gran parte del país, haciendo que vuelva a perderse algo de la recarga de agua de los perfiles del suelo.

Figura 6. Mapa de temperatura media del trimestre mayo-junio-julio.
Fuente: Servicio Meteorológico Nacional: Pronóstico Climático Trimestral, 28 de abril de 2023.

Con respecto a la actualización del fenómeno ENSO (El Niño South Oscilation) que en gran parte de nuestro territorio tiene un impacto negativo sobre las precipitaciones, todo parece indicar que lo que anunciábamos varios meses atrás se va a concretar durante esta campaña. El evento el Niño se consolida cada vez más y si bien estamos transitando la fase neutral del evento, hay un 82% de probabilidad de continuar en el trimestre mayo-junio-julio en la fase cálida del evento (el Niño) y se mantendría en esta fase durante toda la campaña con niveles altos de probabilidad.

Figura 7. Pronóstico trimestral de precipitación acumulada para el trimestre mayo-junio-julio. Indica mayor probabilidad de ocurrencia de una categoría. Fuente: Servicio Meteorológico Nacional: Pronóstico Climático Trimestral, 28 de abril de 2023.
En resumen

Es un hecho que la condición del fenómeno ENSO para la próxima campaña agrícola será “el Niño”. Pero pareciera que este niño es caprichoso y existen otros forzantes atmosféricos que aún no lo dejan “actuar” y darnos las precipitaciones necesarias en algunas regiones de interés agropecuario. Este evento puede asegurarnos mayor humedad en la atmósfera y mayor cantidad de eventos de lluvia. El pronóstico trimestral del SMN, también indica que en el mediano plazo habrá precipitaciones en valores normales en zonas productivas importantes de nuestro país (es decir que lloverá, pero no mucho que es lo normal para los meses de invierno). Respecto de la campaña de fina que viene, hoy pensar en planteos que tiendan a una conservación del recurso hídrico parece lo más acertado.

Figura 8. Mapa de límite superior del rango normal de precipitaciones (implica que donde las anomalías sean positivas, los valores de precipitación acumulada serían superiores a estos límites) acumuladas en el trimestre mayo-junio-julio.
Fuente: Servicio Meteorológico Nacional: Pronóstico Climático Trimestral, 28 de abril de 2023.

Como siempre digo, utilizar la agrometeorología como una herramienta más que permita maximizar el uso del agua, haciendo economía del recurso hídrico: hacer monitoreo de las condiciones actuales, analizar los pronósticos (a mediano y corto plazo) y recopilar DATOS para la construcción de estadísticas, que ayuden a tomar mejores decisiones. Hasta que “el niño” llegue, seguiremos dando un paso adelante y dos para atrás en las precipitaciones, pero a la vuelta de la esquina todo indica que tendremos mejores condiciones de humedad.

Figura 9. Pronóstico probabilístico del fenómeno ENSO producido en base a CPC NOAA. 15 de mayo de 2023 https://iri.columbia.edu/

Este artículo muestra un pantallazo general de lo que puede ocurrir y debe seguir ajustándose a medida que la campaña avance, contando con mayor certeza en los indicadores. En una escala temporal menor (por ejemplo, mensual) podría ocurrir que llueva más de lo que el pronóstico trimestral indica por lo que estemos atentos a los pronósticos de corto plazo (7-15 días). La atmósfera es caótica y dinámica y las previsiones climáticas que acá presentamos se refieren a condiciones medias durante el periodo analizado, por lo tanto no contemplan la ocurrencia de eventos puntuales tanto en la escala intra-estacional como en una escala menor a la regional.

Notas relacionadas

Cambio de Escenario en las Importaciones de Trigo argentino

Cambio de Escenario en las Importaciones de Trigo argentino

¿Está Brasil listo para la Autosuficiencia? Por: Mauricio Varela y Carlos Vidal- Brasil, un país con una rica historia agrícola, está en medio de una transformación significativa en su producción de trigo. Desde su introducción en 1534, el trigo ha jugado un papel...

CLERA ya está en marcha

CLERA ya está en marcha

El próximo 23 de Julio en el Hotel Alejandro I de la ciudad de Salta, tendrá lugar una nueva Jornada de Actualización Técnica y Comercial de Legumbres organizada por la Cámara de Legumbres de la República Argentina, CLERA En la misma se tratarán temas técnicos y...

Las esperanzas de mayo

Las esperanzas de mayo

Lic. Sebastian Salvaro-Co-Founder y Director Simpleza SA - Mayo abre siempre las esperanzas de volver a mirar de largo y al productor con ganas de renovar las esperanzas con una nueva siembra de trigo. Este mes de definiciones los encuentra con algunas variables...

ATT 2024

ATT 2024

En los últimos días, al trigo le cambió la suerte ¿Cómo impactará este contexto en la decisión de los productores? ¿Cuánto crecerá la superficie? ¿Se puede esperar alguna medida del Gobierno? ¿Cuáles son las mejores estrategias comerciales a tener en cuenta? Todo se...

RESPUESTA A LA FERTILIZACIÓN EN CAMELINA SATIVA

RESPUESTA A LA FERTILIZACIÓN EN CAMELINA SATIVA

CAMPAÑA 2023-INTA EEA Pergamino Ings. Agrs. Gustavo N. Ferraris1 y Ana Paula Canu2 1.INTA EEA Pergamino. 2. Chacra Servicios SRL - Introducción Camelina sativa es una Brassicaceae invernal, de bajo porte, ramificadora, resistente a la sequía y las heladas. Esto es muy...