Ventajas y ¿desventajas? de las energías renovables

Por: Nuala Szler – Si quisiéramos empezar enumerando los numerosos privilegios que nos brinda la naturaleza, probablemente no quedaría lugar para desarrollar el tema que convoca a este artículo. Baste señalar, porque nunca está demás que lo recordemos, la fuente inagotable de recursos que significa para nosotros y su importancia vital cuando se trata de […]
diciembre 10, 2022

Por: Nuala Szler –

Si quisiéramos empezar enumerando los numerosos privilegios que nos brinda la naturaleza, probablemente no quedaría lugar para desarrollar el tema que convoca a este artículo. Baste señalar, porque nunca está demás que lo recordemos, la fuente inagotable de recursos que significa para nosotros y su importancia vital cuando se trata de garantizar el mundo tal como lo conocemos.

Pero, todo gran privilegio, lo sabemos, exige también una gran responsabilidad. Parte de asumirla implica seguir profundizando en más y mejores usos de las energías renovables, de las fuentes de energía primarias, inagotables y limpias que están ahí en los mismos ecosistemas que nos rodean y de los que, no lo olvidemos, formamos parte.

Comencemos a delimitar mejor esta categoría y los requisitos que encierra…

¿De qué hablamos cuando hablamos de energías renovables?

Dos son los fundamentos que permiten identificar una fuente de energía como renovable y, de hecho, ya fueron brevemente mencionados. Una energía renovable es, por un lado, una fuente primaria e inagotable a nivel de explotación de ese recurso; por el otro, es una fuente de energía limpia, esto es, que no produce residuos contaminantes de ningún tipo, ni sólidos, ni líquidos, ni gaseosos.

Hablamos de energías renovables, entonces, para referirnos a las energías que obtenemos de fuentes naturales como el sol, el viento, el agua y la biomasa vegetal o animal. Es decir, fuentes capaces de renovarse ilimitadamente (responsablemente preservadas, por supuesto) y que no utilizan recursos finitos o contaminantes, como los combustibles fósiles utilizados en la producción de energías convencionales.

“Entre las principales razones para apostar por esta clase de fuentes energéticas, la principal es, como deducimos, que su impacto ambiental es prácticamente nulo si son correctamente implementadas”

Pero, también, las energías renovables son un gran fomento para el desarrollo de la industria nacional y las economías regionales; además de las posibilidades de diversificación de la matriz energética que brindan a un país.

Su implementación es una acción que se ha extendido a nivel mundial y que, al mismo tiempo, forma parte de las políticas ambientales a largo plazo de muchos países. Sin embargo, todavía resulta un gran desafío solventar los costos de inversión que implica el uso y aprovechamiento de las energías renovables, así como alcanzar posibilidades de su desarrollo a gran escala.

La generación de fuentes energéticas renovables en Argentina

Nuestro país no ha quedado al margen de esta gran oleada de iniciativas que buscan impulsar el aprovechamiento de las fuentes naturales para la generación de energía y, con ello, disminuir la magnitud e impacto ambiental que ocasionan los procesos convencionales.

.

Las provincias de Buenos Aires, Rio Negro, Chubut y Santa Cruz concentran el mayor potencial eólico argentino. Donde, mediante tecnologías y aplicaciones específicas, se aprovecha la energía cinética del viento, transformándola en energía eléctrica o energía mecánica.

Para acceder a la energía contenida en el viento se utilizan, fundamentalmente, dos tipos de maquinarias: unos equipos llamados aerogeneradores, especialmente diseñados para generar electricidad, y los molinos, utilizados sobre todo para el bombeo mecánico de agua.

En numerosos puntos del país, también, se busca hacer un uso productivo de la radiación proveniente del sol, a partir de la conversión de la misma a energía térmica o energía solar fotovoltaica. Así, mediante el empleo de colectores térmicos, una parte del espectro electromagnético de la energía del sol es capturado para producir calor.

La parte restante del espectro electromagnético es, en cambio, la utilizada para generar electricidad. En este último caso, la transformación se realiza a partir de paneles solares fotovoltaicos, compuestos por celdas fotovoltaicas que habilitan la circulación de la corriente eléctrica.

En Argentina, también se encuentran en funcionamiento centrales hidroeléctricas de hasta 50 megavatios de potencia, donde se convierte la energía cinética y potencial gravitatoria del agua en energía mecánica. Estas centrales forman parte del “Régimen de Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energía para Producción Eléctrica”, más específicamente de la categoría “Pequeños Aprovechamientos Hidroeléctricos”, donde se impulsa los aprovechamientos “de acumulación” (agua embalsada por un dique) y los de agua fluyente, también llamados “de paso”.

Luego, en nuestro país como en muchos otros del mundo, una variada serie de fuentes energéticas naturales constituyen lo que comúnmente conocemos como Biomasa. La biomasa es toda porción orgánica de origen vegetal, animal o residual de las actividades agrícolas y ganaderas, a partir de la cual también es posible generar energía eléctrica. De aquí, por ejemplo, se obtienen los llamados biocombustibles: el biodiesel, el bioetanol o el biogás, utilizados en diferentes procesos como fuente de energía eléctrica pero, también, como corte de combustibles convencionales.

Un último tipo de energía renovable, impulsada a nivel nacional, es la energía geotérmica. Su aprovechamiento consiste en la extracción del calor (vapor natural) de la corteza terrestre para, luego, transformarlo en energía eléctrica o térmica. La energía así obtenida es incorporada en nuevos usos humanos y en diferentes procesos agrícolas o industriales.

En Argentina, es posible distinguir al menos cuatro puntos significativos de interés geotérmico para la generación de energía eléctrica: Copahue y Domuyo en la provincia de Neuquén, Tuzgle en Jujuy y Valle del Cura en San Juan.

Las grandes ventajas de las energías renovables

Las energías renovables no son contaminantes, esta es su mayor ventaja a nivel mundial. Incluso, son hasta el momento la alternativa de energía más limpia y respetuosa con el medio ambiente a la que podemos acceder y para la cual, en mayor o menor medida, tenemos medios de aprovechamiento. Medios que pueden ser, en efecto, más eficientes y rentables en el futuro.

El aprovechamiento de las fuentes energéticas naturales exige una estructura técnica y operativa que, llegado el caso, pueden ser desmanteladas sin producir residuos nocivos que exijan su custodia hasta el fin de los tiempos. Tal como es el caso más extremo, por ejemplo, de las energías nucleares. Es una gran ventaja, por lo tanto, que sean completamente seguras y no generen riesgos para nuestra salud o amenazas para la supervivencia de otro tipo de especies.

Como antes mencionamos, el aprovechamiento de las energías renovables es un medio de crecimiento y desarrollo económico para el país o regiones locales en que son instaladas. Habilitan nuevos puestos de trabajo, optimizan la capacidad técnica como productiva y, a largo plazo, son más rentables; si contemplamos que su desarrollo presente previene la necesidad de invertir a futuro en políticas económicas, sociales y de salud para paliar los impactos negativos de las energías convencionales.

Además, considerando que en años venideros la demanda de energías renovables será más y más importante, podemos pensarlas como una garantía de empleo y desarrollo económico futuro. Sin mencionar que, dada la gran variedad de fuentes energéticas naturales disponibles, en todo escenario es posible desarrollar alguna aplicación.

La cruzada de las energías renovables, por último, convoca a poblaciones de todo el mundo. No hay punto alguno, por más recóndito que se encuentre, en el que estas clases de energías no sean de importancia vital. Hoy, fomentar su desarrollo, pero sobre todo impulsar las investigaciones y recursos necesarios para una buena y mejor aplicación de los procesos involucrados, es parte de las consignas fundamentales de muchas movilizaciones sociales, incluso a nivel internacional, que promueven el cuidado y preservación del medio ambiente.

A escala mundial se han logrado significativos avances y muy buenos proyectos buscan fortalecerse. Al día de la fecha, por ejemplo, el aprovechamiento de la energía producida por las corrientes de agua es la principal fuente energética renovable aplicada a la generación de electricidad.

En los últimos años, también, se han intensificado los aprovechamientos de la energía mareomotriz, es decir, la energía que se obtiene a través de la energía cinética y potencial que producen las mareas. Pero esta no es la única forma de extraer energía del mar: las olas, la salinidad, la diferencia térmica entre las aguas superficiales y las aguas profundas, así como las corrientes, pueden ser aprovechadas como fuente natural de energías renovables.

“Apostar por el aprovechamiento de las fuentes energéticas naturales supone un gran movimiento inicial de dinero y, en muchas ocasiones, la rentabilidad no suele llegar a corto plazo sino a mediano y largo plazo”

La energía solar es la otra gran protagonista al día de hoy, por sus favorables características. Esta constituye una inversión menos costosa a medio y largo plazo y permite avanzar en la dirección de la autosuficiencia. Además, es una fuente de calor o electricidad tanto para usos en los hogares como en espacios públicos. Por ejemplo, muchas personas cuentan con paneles solares en sus propias casas; así como existen redes de alumbrado urbanas que acumulan la energía del sol durante el día para luego producir iluminación por la noche.

¿Desventajas?

Por supuesto, el lado negativo de las energías renovables es mucho menor y superable si nos enfocamos en desarrollar nuestra capacidad técnica para poder obtenerlas y, asimismo, optimizamos positivamente las formas y medios de aprovechamiento; sobre todo si lo pensamos en relación a las energías no renovables que llevamos produciendo y usando hace siglos.

Lo cierto es que todavía tenemos un largo trecho por delante en el camino de las energías renovables. Una actual desventaja, y que hace problemática la elección de este tipo de energías, es la inversión inicial que su instalación acarrea. Apostar por el aprovechamiento de las fuentes energéticas naturales supone un gran movimiento inicial de dinero y, en muchas ocasiones, la rentabilidad no suele llegar a corto plazo sino a mediano y largo plazo.

Otro aspecto que aún debemos resolver es la gestión de su disponibilidad. Todavía no contamos con medios o procesos a gran escala que nos permitan generar grandes almacenamientos. Al mismo tiempo, es un problema inherente a las energías renovables el que muchas de ellas cuentan, en ciertos aspectos, con una naturaleza difusa.

Del mismo modo, encontrar grandes espacios, necesarios para instalar las infraestructuras y empezar a desarrollarlas, es en muchas ocasiones un claro factor a resolver. El aprovechamiento de la energía solar a gran escala, por ejemplo, exige instalar un complejo sistema que incluya una considerable cantidad de paneles fotovoltaicos. Al no disponer de grandes espacios nos encontramos todavía, en efecto, con limitada capacidad de almacenaje.

Otra gran preocupación es el contradictorio uso de materiales o elementos, por sí mismos contaminantes, que a veces se utilizan para montar las estructuras de extracción. Aquí, el impulso y la inversión en estudios e investigación son prioritarios, para poder desarrollar mejores y más adecuados procesos operativos.

Por último, es necesario mencionar que, a nivel mundial, las posibilidades de instalación continúan siendo muy precarias debido a la falta de regulaciones legales específicas y, en muchos casos, la implementación de regímenes impositivos altos que traban la inversión.

Es tarea de todos seguir avanzando en el camino de las energías renovables y generar contextos favorables para su implementación y desarrollo. No olvidemos que, en efecto, aún se encuentran en una etapa temprana. Pero, por esto mismo, más que nunca es momento de seguir impulsándolas, superar las posibles desventajas y alcanzar procesos cada vez más eficientes.

Notas relacionadas

El Gobernador y el doble discurso

El Gobernador y el doble discurso

CPN Hector Tristan El gobernador de Córdoba, rechazó enfáticamente el aumento de las retenciones que se discutieron en el Congreso, antes del retiro por parte del Ejecutivo del capítulo  fiscal de la denominada “Ley ómnibus”. Según...

¿Qué impacto tienen las emociones negativas en el trabajo?

¿Qué impacto tienen las emociones negativas en el trabajo?

¿Sabías que las emociones negativas como el enojo, la ansiedad y la sensación de inutilidad pueden afectar la capacidad mental y el desempeño de tu equipo de trabajo? Por: Ing. Agr. Diego Ruggiero – Director en ActionCoach Global En este artículo analizaremos cómo...

Nuevo presidente de Summit Agro Argentina

Nuevo presidente de Summit Agro Argentina

Desde el 1 de abril de 2024, Luis Silva ha sido designado como nuevo presidente de Summit Agro Argentina S.A. Luis es Ingeniero Agrónomo, egresado de la Universidad Nacional de La Plata y posee una extensa trayectoria en el sector de agronegocios donde, a lo largo de...

Carbón de la Panoja del maíz

Carbón de la Panoja del maíz

Trabajo en equipo para el manejo de esta enfermedad - Dr. Roberto Luís De Rossi, Docente Investigador de Fitopatología UCC (Universidad Católica de Córdoba) - Ing. Agr. Fernando Guerra, Gerente Desarrollo de Producto KWS - Ing. Agr. Hugo Ghio, Productor Est. “Los...

Juan José Moreno. Atanor – Albaugh Latam South

Juan José Moreno. Atanor – Albaugh Latam South

¿Qué cosa no compartirías con nadie? El postre. De las tareas del hogar, ¿qué cosas no te gustan hacer? Planchar. ¿Con quién no irías ni a la esquina? Me reservo esa información. ¿Cómo te proyectas de acá a 10 años?  Según mis cálculos, trabajando menos y...