Find the latest bookmaker offers available across all uk gambling sites www.bets.zone Read the reviews and compare sites to quickly discover the perfect account for you.
Home / Ganadería / El movimiento circular virtuoso de la bioeconomía

El movimiento circular virtuoso de la bioeconomía

Por: Roberto Guercetti

Presidente / CEO CONECAR

ArDig String agro

Cuando pensamos en un mundo sustentable, la agroindustria con valor agregado y la bio economía son factores claves como medios eficientes para resolver la problemática de la seguridad alimentaria en un contexto de recursos escasos.

“El país se recuperará con el campo, nunca sin el campo y menos aún contra el campo” exclamaba una y otra vez el otrora presidente de la Federación Agraria Argentina, Humberto Volando, desde los improvisados palcos chacareros en los años 90.

Esta frase tiene hoy más vigencia que nunca, es alcanzada ahora por la complementación de los nuevos tiempos. Al potencial del campo se le agrega la fuerza de la industria, que transforma los granos en alimentos y energía generando productos de alto valor y subproductos. De esta manera, las vacas, los cerdos, los pollos, vuelven a transformar y la rueda gira, en un movimiento circular virtuoso que alguien llamó “economía circular”.

Tomando como ejemplo la reciente reapertura del Frigorífico Mattievich en Carcarañá, se aprecia cómo la actividad pecuaria genera mano de obra cada vez más calificada, desarrolla los pueblos del interior y genera más productos, que otra vez la industria transforma, elabora, fracciona, envasa, enfría. Activa el transporte, distribuidores, comerciantes. Y la rueda sigue girando.

Aunque parezca una obviedad, las vacas no solo dan leche y carne. Por estos tiempos,  también producen desechos que dejaron de ser un problema para transformarse en la oportunidad que alimenta esta rueda giratoria.

Entonces, el guano, la bosta, o los “purines” ahora son sinónimo de bioenergía o biofertilizantes, que generan trabajo, agregan valor, benefician el medio ambiente, y nos dejan otro slogan no menos interesante, la BIOECONOMIA, hermana de la ECONOMIA CIRCULAR, ambas hijas de la SUSTENTABILIDAD.

En este constante proceso de agregar valor, un ejemplo elocuente es el circuito en el que Conecar es protagonista. El agricultor produce cereales y oleaginosas que la industria convierte en harinas, aceites, alcohol y subproductos. Los corrales de Conecar Ganadera, convierten los subproductos en carne para consumo interno y exportación, nuevamente materia prima para que la industria frigorífica transforme en alimentos elaborados. Y la rueda sigue girando porque el guano de los corrales se transforma en biofertilizantes que vuelven a la tierra para que el agricultor inicie nuevamente el ciclo, produciendo granos y forrajes. En la misma línea se encuentra ACA BIO con su planta de etanol en Villa María, produciendo alcohol y burlanda de maíz, energía y alimento, partiendo desde el agro pasando por la industria y volviendo al campo con el subproducto para alimentación animal. La economía circular permite el crecimiento sostenible de la sociedad moderna porque la desarrolla en cultura, educación y conocimiento. Porque protege el medio ambiente, cuida los suelos, genera divisas genuinas con mayor valor agregado.

Siendo coherentes con este pensamiento, CONECAR ha creado un centro de Investigación y Desarrollo, vinculado a la agroindustria. El proyecto apunta a aplicar ciencia y tecnología para mejorar procesos y productos vinculados a la producción de alimentos de forma sostenible. Sin duda, la eficiencia de procesos es una de las formas de aumentar productividad, consumiendo menos energía y por ende protegiendo los recursos naturales, junto con la reutilización de desechos para convertirlos en energía, alimentos o generar biofertilizantes.

Sin dudas las empresas vinculadas a los agronegocios tienen una canasta de oportunidades a disposición. La complementación agro-ganadera-industrial-comercial interna y externa, se encuentra en estrecha relación como nunca antes. También el circuito impositivo – financiero, juega a favor de la sustentabilidad, de hecho es notable el apoyo oficial a Los proyectos vinculados a la bioeconomía, mediante exenciones y desgravación impositiva, créditos con tasas subsidiadas y aportes no reintegrable.

Hay preferencia cuando el prefijo BIO antecede.

Vivimos un tiempo nuevo, con vocabulario nuevo. Cambian las palabras, cambia el slogan.  Cambiamos del mecanizado a la robótica. De la electrónica a la nanotecnología. Ya no se cuentan los quintales. Es la proteína y el gluten la que le da valor al trigo. Los desechos son energía, también fertilizantes. La economía circular está naciendo. Nada se tira, todo se recicla. La producción sustentable se lleva el premio mayor, y desfila por una alfombra verde de grandes cambios.