Mejores datos, mejores decisiones, mejor agricultura.

Por: Ing. Agr. Julieta Robredo-Responsable de monitoreos y asesoramiento en Lares S.R.L.

Desde la Consultora General de Cultivos Lares S.R.L., brindan el servicio, entre otros, de Monitoreos en Soja con visitas semanales y seguimiento de adversidades a través de una App propia- Lares M-Tech-, paralelamente a las sugerencias agronómicas al productor. Los datos relevados a campo durante toda la campaña 20/21, sobre la zona Norte de Buenos Aires y Sur de Santa Fe, fueron analizados y se presentan a continuación.

La campaña de soja ya ha llegado a su fin en la zona relevada, principalmente Norte de Buenos Aires y Sur de Santa Fe, con gran parte de la superficie ya cosechada.

A fin de comprender el escenario planteado desde el inicio, se puede observar en el gráfico 1 y 2 la distribución de los grupos de madurez (GM) elegidos por los productores. La elección de GM IV cortos y IV largo fueron prevalentes tanto en soja de 1ra. como de 2da. Dentro de estos GM se observa que una proporción importante corresponde a las variedades DM 40R16 STS y DM 46R18 STS, principalmente en soja de 1ra., mientras que en soja de 2da, si bien ambas variedades ocuparon una proporción relevante, la variedad prevalente fue DM4612.

Cabe mencionar que ninguna de las variedades utilizadas posee tecnología BT.

Gráfico 1. Distribución de GM en Soja 1ra

Gráfico 2. Distribución de GM en Soja 2da
Gráfico 3. Distribución de variedades en Soja 1ra

Gráfico 3. Distribución de variedades en Soja 1ra         

Gráfico 4. Distribución de variedades en Soja 2da

La situación con las malezas, insectos y enfermedades.

La campaña inició con baja recarga hídrica en el perfil, y continuó con pocos registros de precipitaciones hasta finales de Diciembre. Durante el mes de enero, sucedió la mayor acumulación de milímetros, mientras que Febrero resultó otro mes seco. Dicha situación dificultó desde el inicio, la incorporación de herbicidas preemergentes y, por tanto, un bajo control de malezas problemáticas. El enmalezamiento de lotes de 1ra, principalmente con yuyo colorado, resultó relevante  en gran parte de los lotes de la zona.

En cuanto a las poblaciones de lepidópteros, desde comienzos del ciclo se registraron presiones importantes de Isoca Bolillera (Helicoverpa gelotopoeon), causando daño en brotes (Imagen 1) y registrándose camadas tanto en sojas de 1ra como en sojas de 2da. Posteriormente, también volvió a registrarse en estadíos reproductivos, cuyos controles resultaron poco efectivos por problemas de llegada de productos al blanco, lo que provocó en varios casos relevantes daños en vainas (imagen 2). Respecto a otras especies, los registros de Isoca medidora (Rachiplusia nu) y Oruga de las leguminasas (Anticarsia gemmatalis) resultaron menores de lo habitual, posiblemente debido a que en muchos lotes se realizaron aplicaciones sucesivas por Isoca Bolillera, lo que también mantuvo bajas las poblaciones de otros lepidópteros.

Por otro lado, la falta de precipitaciones durante Febrero-Marzo generó una condición predisponente para Trips (Caliothrips Phaseoli) (imagen 3), Si bien se sugirieron aplicaciones por esta plaga, las condiciones de sequía prolongada y altas temperaturas favorecieron su reinfección, generando situaciones de difícil control. 

1. Oruga Bolillera (daño en brotes)
2. Oruga Bolillera (daño en vainas)
3. Trips (Caliothrips Phaseoli

        

En cuanto a hemípteros, si bien hubo lotes aplicados por registrarse presencias del complejo de chinches, no fue un año particularmente destacado por presiones importantes.

Al evaluar enfermedades, el avance Mancha marrón (Septoria Glycines) se dio principalmente en sojas de 1ra, mientras que en sojas de 2da, la sequía que afectó al cultivo a partir de R3, hizo que muchos casos no se sugirieras aplicaciones de fungicidas. Una particularidad de la campaña fue la detección de varios lotes con signos de Podredumbre carbonosa (Macrophomina phaseolina), lo que provocó la entrega prematura de cultivos por sectores (Imagen 4 y 5).

4. Planta con síntomas de Podredumbre carbonosa
5. Confirmación de diagnóstico de Podredumbre carbonosa por el equipo de fitopatología de INTA Pergamino (Foto: INTA Pergamino)

Como resultado de las dinámicas poblacionales y las características climáticas antes descriptas, durante la campaña 2020-2021, se observó un importante aumento en el Nº de aplicaciones de insecticidas respecto a las campañas anteriores, tanto sobre los lotes de Soja de 1ra como de Soja de 2da (Figura 5). En cuanto a las aplicaciones de fungicidas, para Soja de 1ra se realizaron menos sugerencias de aplicación que en la campaña anterior, pero similar a la campaña 2018-2019. En soja de 2da, el Nº de aplicaciones sugeridas fue levente superior que en 2019-2020 y, a su vez, la mitad que en 2018-2019 (Figura 6).

Figura 5. Nº aplicaciones de insecticidas/lote
Figura 6. Nº aplicaciones fungicidas/lote

         Conclusiones

  • La falta de precipitaciones en los inicios de la campaña generaron un ambiente complicado para el manejo de malezas en lotes con alta presión dada la baja incorporación de los herbicidas preemergentes. Esto requerirá de un manejo adecuado durante la campaña venidera a fin de contener los avances y mantener los niveles poblaciones bajos.
  • Los ataques continuos y con altas presiones de Isoca bolillera generaron un escenario complicado para el su manejo tanto en Sojas de 1ra como en Sojas de 2da. Si bien, en general, se controlaron fácilmente en estadios iniciales, su control fue complicado en estadíos reproductivos, debido a la dificultad de llegada de los productos al blanco cuando los cultivos tenían follaje abundante y las larvas se encontraban consumiendo vainas en tercios medios e inferiores.
  • La escasez de lluvias y altas temperaturas registradas en Febrero-Marzo, predispusieron el ataque, en algunos casos severos, de Trips. La baja disponibilidad de productos en el mercado para su control dificultó la elección de alternativas más eficientes, y sumado a la falta de precipitaciones, las reinfecciones resultaron difíciles de manejar en algunas situaciones.
  • El monitoreo sistemático, dentro de las condiciones desfavorables que sufrió la campaña, tuvo vital importancia, ya que con las presiones de plagas que se presentaron durante todo el ciclo, las pérdidas hubiesen resultado muy relevantes.
  • El uso oportuno, tanto de insecticidas como fungicidas, asociados a un monitoreo eficiente, no solo evita pérdidas por posibles daños generados por adversidades, sino que puede generar un ahorro en el uso de insumos al evitar aplicaciones innecesarias y coadyuva al cuidado ambiental.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!