Mensualmente, la consultora SEMA realiza encuentros ofreciendo una mirada 360° sobre los agronegocios. Durante las jornadas se brinda información actual y de calidad, la cual se convierte en una gran herramienta clave a la hora de tomar decisiones, principalmente ahora, en un momento crucial para el futuro del país por las Elecciones Presidenciales.

Tan es así, que el pasado martes 24 de septiembre en el Hotel Club Francés, disertaron Germán Heizenknecht, licenciado en Ciencias Meteorológicas y quien actualmente se encuentra a cargo de la Unidad Operativa y Desarrollos de CCA (Consultora de Climatología Aplicada); Guillermo Nielsen, economista y ex secretario de Finanzas del Ministerio de Economía y Producción (2002/05); y Enrique Erize, licenciado en Administración y vicepresidente de Nóvitas.

Demanda de precipitaciones

El seminario comenzó con la disertación de Heizenknecht sobre el clima, una variable que despierta muchas inquietudes en el productor argentino, y más aún, en un contexto marcado por un Cambio Climático.

La campaña fina está atravesando un momento crítico, sobre todo en la franja oeste del país, y sin indicadores de abundancia de agua. Al respecto, el climatólogo, indicó: “La demanda de precipitaciones es muy importante y los pronósticos del tiempo no son promisorios, sobre todo para satisfacer esa necesidad”. Si bien reconoció que hay zonas como el sudoeste de Entre Ríos, y de Buenos Aires, que están con “muy buenos niveles de humedad”, advirtió que “lamentablemente hay complicaciones serias en el sur de Santa Fe, en el oeste de Córdoba, y seguramente se van a empezar a notar en el rendimiento a corto plazo”.

Al referirse a las perspectivas climáticas, y pensando en la campaña gruesa, analizó: “Mirando a largo plazo y dando por validado un proceso favorable para el inicio de la campaña sojera, vemos posiblemente algunos pulsos secos entre diciembre y enero, pero que no se van a transformar en una complejidad (escenario de sequía)”. No obstante, alertó: “Hay que tener en cuenta que la campaña se va a desarrollar sin tener el sostén de un fenómeno de El Niño, como tuvimos, por ejemplo el año pasado y que nos permitió tener una super cosecha en vastos sectores de la región pampeana”. Por lo tanto, recomendó tomar decisiones con más cuidado, y desarrollar las estrategias con una disponibilidad de lluvia que va a estar más cerca del rango normal.

En síntesis, resaltó: “Entendemos que a medida que avance la primavera saldremos de este persistente escenario pluvial deficitario, el cual sin llegar a ser una sequía generalizada, define una coyuntura que ya ha afectado el normal avance de las siembras de maíz. El escenario para las siembras de soja entre finales de octubre y finales de noviembre, se presentaría menos riguroso en términos hídricos”.

Durante su presentación, el experto se refirió al Cambio Climático, y su relación con el sector agropecuario. Para Heizenknecht, “es muy importante profundizar en el desarrollo del seguro multirriesgo, porque es una herramienta que le va ayudar muchísimo al productor. De lo contrario, le va a resultar muy complicado a las explotaciones agropecuarias enfrentar el Cambio Climático”, y aclaró: “Por supuesto, que se trata de un desarrollo entre el sector privado y el Estado, justamente para que el productor pueda tener un mejor avance de su producción”.

El termómetro económico

A sala llena, llegó el turno de hablar de economía de la mano de Nielsen, quien actualmente integra el equipo del candidato a presidente Alberto Fernández (Frente de Todos).

Entre muchos aspectos, hizo hincapié en la falta de dólares: “Más allá del Gobierno y las presidencias, cómo hacemos con este país para resolver el problema argentino. Tenemos crisis cíclicas que se manifiestan por la falta de dólares, que han sido un gran freno para la estabilidad y el crecimiento de la Argentina, y el país necesita los dólares para seguir funcionando. Debemos superarlo a través de poner en marcha Vaca Muerta y otras formaciones no convencionales”. En este sentido, el economista aseguró que “tenemos la oportunidad única de convertir a la Argentina en un país gasífero y petrolero”.

Asimismo, resaltó: “Tenemos un elefante, un sector público gigantesco que hemos generado y que es insostenible, para el cual ya no es suficiente la cosecha récord ni el boom de la carne a China”.

Al referirse al sector agropecuario, señaló: “El agro tiene un rol trascendental, siempre lo ha tenido, pero siempre hubo un déficit en la mirada hacia el agro”. En la misma línea, reconoció: “Evidentemente, el sector puede aumentar la producción, pero tengo la impresión de que es un crecimiento tendencial, no es un salto cuántico».

Ante la pregunta de los asistentes de cómo piensan satisfacer la demanda de los votantes de que todo sea una fiesta como los tiene acostumbrado el peronismo, Nielsen fue claro y contundente con su respuesta: “Nadie en Argentina piensa que lo que viene es una fiesta”. Y argumentó: “Me preocupo por hablar bastante con los líderes sindicales. Hay gente que la está pasando pésimo. Tenemos una sociedad pauperizada, por las pésimas políticas económicas seguidas desde hace más de una década”. En la misma línea, explicó: “El problema no es que las tarifas sean caras, sino que estamos pobres. El tema monetario es clave, y en algún sentido, se aceleró muchísimo desde las PASO, sabíamos que iba a ser una victoria fuerte pero no supimos dimensionar el impacto que iba a tener”.

Mercado granario

Para cerrar el encuentro, Erize compartió su análisis sobre el mercado de granos. En este sentido, expresó: “Observo un mercado internacional bastante convulsionado”, y detalló que hay tres grandes factores que están actuando sobre los precios.

En primer lugar, se refirió a la Guerra comercial entre China y Estados Unidos. “La cual está convalidando un mercado de soja pesado, porque las exportaciones de EE.UU. a China son menores que hace un año y medio atrás, y eso conspira contra la evolución de los precios de Chicago, y Chicago es un poco el reflejo de lo que pasa acá”.

Luego, señaló la Fiebre Porcina Africana en China, y aclaró: “Supuestamente es un factor negativo, digo “supuestamente” porque hay una confusión, la gente dice que, por la matanza de cerdos, sacrificando 50 o 100 millones de cabezas va a caer la demanda de soja; si bien es cierto, lo que aumenta es el consumo de carne o la demanda de carne externa”. En síntesis, caen las importaciones de soja, porque tienen menos cabezas de cerdo, pero aumenta el consumo y las importaciones de carne. “Los chinos siguen siendo 1.350 millones de personas y no quieren sacrificar su dieta y volver al arroz”, aseguró.

Como tercer factor, mencionó el clima en EE.UU. “Comenzó siendo un factor alcista por las demoras en la siembra, y después, el mercado se regularizó, porque hay que entender que los mercados tienen sus tiempos”. Para Erize, se trata más de una situación positiva o alcista desde el lado del clima de EE.UU. pero no es el momento de que eso se exprese en materia de precios, porque actualmente hay oferta de maíz en el mundo. Según comentó, Argentina tuvo una cosecha récord, de la cual la mitad es maíz de segunda, maíz tardío; mientras que Brasil tuvo una zafriña de maíz de segunda de 70 millones de toneladas, un récord histórico, y EE.UU. no tendrá una cosecha récord, pero una cosecha abundante de maíz, la cual ingresará en circuito comercial en septiembre-octubre. De acuerdo al analista, “el mercado en los próximos cuatro meses va a estar relativamente presionado por una oferta que supera la demanda, y eso, habitualmente es bajista”.

A nivel local, ¿qué puede pasar con el cambio de Gobierno, si hay cambio en la administración, en las políticas internas, y en los derechos de exportación?

“Gane quien gane las retenciones van a aumentar, es una hipótesis mía. Hay muchos riesgos que involucran la presencia de kirchnerismo en el poder, por ejemplo: el desdoblamiento cambiario, y eso, al productor le tiene que preocupar”, apuntó el consultor de Nóvitas. Frente a este escenario de gran incertidumbre, mencionó una de las recetas que son aptas para estas circunstancias: “Mi teoría es que hay que irse de este mercado local a Chicago, hay negocios que se están ofreciendo con descuento sobre Chicago”.