Por Juan Carlos Grasa

Entrevistamos en su departamento de la calle Libertad a Julio Bárbaro. Referente histórico del peronismo, nos da su visión sobre la evolución del agro en nuestro país y de la relación que el campo mantuvo con los gobiernos de origen justicialista. Polémico, inteligente y respetuoso. Compartimos con ustedes esta entrevista imperdible.

IMG_6239

Sabiendo que es un acérrimo defensor del peronismo, me gustaría preguntarle cual le parece es la relación del peronismo con el sector productivo a lo largo de la historia argentina.

Da la casualidad que mi primer título fue mayordomo de granja, después fui perito agrónomo y luego hice la mitad de la maestría en agronomía, luego la vida me llevó por otros lados…. El peronismo viene con la revolución industrial en un momento en el cual la idea de la industria y el agro se enfrentaban. Creo que quien más desarrolló el tema de que el sistema productivo agropecuario es industrial en sí mismo fue el frondizismo, con Rogelio Frigerio, pero con Perón eso ya estaba presente.

Fui miembro informante de la Ley a la Renta  Normal Potencial de la Tierra, era una ley que  obligaba a los productores agropecuarios a  producir.

Hubo momentos muy marcados en la historia con respecto a la relación poder –  agro

Debemos recordar el ingreso de Onganía en la pista de la Rural en carroza y la silbatina a Alfonsín. El agro tenía la idea de que la producción agropecuaria necesitaba de casa – población, porque es la relación de hombres por vacas, y eso daba una idea de sociedad. Con esto quiero decir que el agro nuestro fue el atraso por mucho tiempo. Martínez de Oz es la expresión más pura de eso que llamábamos oligarquía, y leyendo a los franceses, novelistas  encuentra con la frase “más plata que un argentino”, la famosa frase –la vaca atada- es porque llevaban la vaca en el barco para poder tomar leche fresca, y esa era una concepción de la sociedad.

¿El agro pudo o puede posicionar al país como una gran potencia?

A veces cuando preguntan porque Argentina no fue un gran país, en qué momento se cortó, la realidad nos muestra que nunca quiso ser un gran país, porque si no se hubiese volcado a la industria. El agro fue rentista hasta no hace tanto tiempo, en realidad, hasta que el mundo no necesitó de alimentos.

¿Cree que la relación campo – peronismo se ha ido modificando?

Perón y el peronismo nunca tuvieron que ver con eso. Hoy cambió la relación: ni esto es peronismo, ni el campo es oligarquía. Aquella Ley que te nombré planteaba como darle más cargo a las tierras que no producían, que era solo un bien para mantener el valor de la moneda. Hoy está todo sembrado, se produce, es otra realidad. Las banquinas están sembradas.

El  agro, necesita de alguna manera, poder comunicar al resto de la sociedad su labor, su manera, sus convicciones. ¿Cree que lo pueden lograr?

Yo les planteo algo a todos los sectores del agro: fueron capaces de generar la Siembra Directa, el silo bolsa, el grupo Crea, Aapresid,  es el único sector de esta sociedad capitalista donde se juntan para compartir las experiencias, es un mundo aparte realmente!! Pero nunca se les ocurrió gestar una imagen de sí mismo correspondiente con lo que son.La imagen se construye, no es gratuita. Si el agro cree que la imagen se la va a construir la gran ciudad, está muy errado.

Convengamos que los grandes productores, hoy son empresarios de la agroindustria.

El empresariado es lo peor que tenemos, incluido el del agro, porque cree que por producir materia prima y derivados, la gente lo va a aplaudir. El ataque de la 125 en ese punto fue lo mejor que les pasó, porque los obligó a sentarse a la mesa varios sectores para acordar. La suma de las ambiciones individuales no da una sociedad. En el agro hay una masa de movimiento económico sin lobby.

¿Por qué le parece es tan difícil poder mostrar lo que el sector realmente es?

Porque el problema es que en Argentina la corrupción sustituyó la imagen, y a veces es más fácil poner unos pesos para que no lo agredan, a construir su propia imagen.El agro debe construir la imagen de sector productivo.Tomando los agroquímicos, los semilleros, la Rural, es evidente que el sector abarca todo el país, pero los que comunican son unos pocos.

 Lo que recibe la gran mayoría de la sociedad está alejado de la realidad del campo

Lo que uno recibe del agro es un montón de gente orgullosa,  que dice que produce muchísimo y que también le roban muchísima plata. Las dos cosas son ciertas, pero con eso no se construye una imagen. Lo que le llega a la sociedad es la idea de un rico que nunca se metió en política pero que cree que la política le va a devolver lo que él no puso –que no tiene que ver con la plata – sino con la pasión.

IMG_6235

¿Cómo le parece que el kirchnerismo se vincula con el agro?

El kirchnerismo es parasitario, Kirchner era prestamista. El liberalismo fue una enfermedad en Argentina, Martínez de Hoz fue lo peor que dio la sociedad, eso era la oligarquía agropecuaria. Esa derecha que era quien representaba a ese sector es la que comete la atrocidad del genocidio, dándole a la guerrilla un respeto que no le correspondía. Yo creo que la contracara del peronismo es el  kirchnerismo.

Viendo el contexto geopolítico mundial,  ¿no cree que la clase dirigente debería tener otra actitud con el sector que es la “gallina de los huevos de oro” del país?

Nuestra clase dirigente no tiene expresiones pensantes ni con los empresarios ni con el agro.

Yo no conozco en la historia de la humanidad un país capitalista donde los ricos no les interesen. Recién ahora descubren que el valor de sus empresas tiene que ver con el valor de las instituciones. Hay mucha estupidez en los valores ideológicos.El peronismo cometió sus errores, tanto como los ricos y como el NO peronismo, cada vez que la sociedad quiere votar a un no peronista se la ve peor.

¿Cuál es el panorama que ve para octubre? Hay una fractura social que preocupa casi tanto como nuestro futuro.

Yo le digo a Scioli que es mi amigo “júntense los tres y hagan un país!!” porque uno necesita que le digan qué cosas hay que hacer con los dos restantes, porque hay cosas que no deben hacerse solo.

La imbecilidad de la fractura que fue el  kirchnerismo –no en el primer gobierno, donde claramente no había fractura, ni voluntad de la misma- esa voluntad de fractura nace cuando Néstor Kirchner dice la famosa frase “que te pasa Clarín?” que en realidad quería decir ¿Qué te pasa disidente?, quedando demostrado que quien pensaba distinto era atacado. A diferencia de Perón que siempre repetía que el que no produce lo que consume no tiene derecho a vivir, dando a entender que apoyaba ciento por ciento la producción. Él siempre estuvo en contra de la limosna.

Por estos días lo hemos visto tratando de juntar a la oposición, en una suerte de actitud de grandeza de parte de los candidatos. ¿Será posible ver esto hecho realidad?

El Estado es un instrumento y no una religión. No hay grandeza. La vería si los políticos serían capaces de sentarse para unirse y salir del odio actual. La grandeza estámásallá del cálculo. Si estamos en el cálculo entonces hablamos de negocio. En Argentina no hay capaces de pensar en trascender, y trascender es no calcular. Hay que unir a la sociedad.

 

Identikit

Julio Donato Bárbaro (Buenos Aires, 29 de enero de 1942) es Licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad del Salvador (1966), Referente histórico del Peronismo Nacional, escritor y pensador argentino. Su último cargo en la gestión pública fue entre 2003 y 2008 como Titular del Comité Federal de Radiodifusión (COMFER),1 durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. A su vez, fue durante 1989 y 1991 Secretario de Cultura de la Nación Argentina.2 Al finalizar su mandato como director del COMFER continúa su labor de intelectual escribiendo artículos para el diario La Nación, e incursionando en las tecnologías de información y comunicación conformando un entorno virtual para sus artículos políticos.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!