Por Juan Carlos Grasa

Hasta el 2016 María Beatriz “Pilu” Giraudo será presidenta de AAPRESID, en reemplazo de César Belloso. Pertenece a la quinta generación de productores, su tatarabuelo llegó desde Piamonte, en el norte de Italia, y se instaló en el centro-oeste de Santa Fe, donde aún la familia conserva las tierras productivas. Su padre, Luis Felipe Giraudo, escribano pero también productor agropecuario, fue uno de los fundadores de  AAPRESID. Aquí, en una charla muy amena, ella nos cuenta de sus comienzos, sus logros y sueños en esta nueva misión que emprende día a día como presidenta de la Asociación.
 

Pilu Giraudo en su oficina de Aapresid

Pilu Giraudo en su oficina de Aapresid

Pilu, es un honor para nosotros poder tener esta charla contigo, para conocer de tus comienzos, cuando cursabas en la facultad y se oían voces que apoyaban y divulgaban la Siembra Directa

Tuve el privilegio de estar en el momento justo y en el lugar apropiado, porque cuando algunos productores estaban probando la tecnología de la SD yo estaba en la facultad y mi padre formaba parte de ese puñado de pioneros que probaba la SD, y esa etapa la vivimos con una generosidad inmensa, nos llevaban a todos los campos a ver todos los ensayos y nos invitaban a las jornadas que organizaban.

Nosotros queríamos instalar el tema de la SD en la facultad y nos resultaba muy difícil,  había mucha resistencia al uso de esta tecnología y estos pioneros nos acompañaban y nos ayudaban a generar el debate en el seno de la Facultad.

Siempre confiaron y apoyaron a los jóvenes, de hecho una vez formado Aapresid, nos propusieron armar Aapresid Joven, que fue una experiencia fascinante ya que nos pusimos a trabajar en forma institucionalizada al mismo tiempo que ellos armaban la organización.

Esa dificultad que se creaba y vivían en la facultad, ¿hasta qué punto los perjudicaba?

Algunos de nosotros sintió muchas complicaciones para dar algunas materias, realmente la resistencia fue muy dura, de todas maneras armábamos las reuniones y dábamos el debate.

¿Cómo era el contacto con los pioneros, esos productores que confiaban en que éste era el camino?

Fue muy bueno salir por el país a visitar pioneros que habían adoptado a la SD, por ejemplo ver a Jorge Cardini en Entre Ríos, ir a “El Trebol”,  visitar a Rogelio Fogante, a Eli Rosso que era el especialista en maquinarias, pioneros, pioneros. Y como ellos tenían fuertes vínculos con Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay, nosotros nos conectamos con los hijos de los productores de esos países y compartíamos diferentes experiencias.

Con los que más amistad hicimos fue con los brasileros, ellos venían y hacíamos jornadas donde se trabajaba mucho, desde las 7 de la mañana.  Veíamos ensayos, íbamos al Inta, participábamos de intercambios…en fin, muchísimas horas dedicadas a la investigación. Era además muy divertido, viajando en combi que yo misma manejaba. También nosotros íbamos a Brasil, el intercambio era de ida y vuelta.

¿Y cuándo terminó Aapresid Joven?

Terminó  cuando nos fuimos recibiendo e insertando en el mercado laboral, que por el hecho de conocer tanto sobre el tema SD, nos hacía tener ventajas competitivas muy grandes comparadas con el resto de los ingenieros en cuanto a materia laboral. Realmente conseguíamos trabajos fabulosos, esto fue en el año 93.

Te voy a ser sincero, mientras te escucho tengo la sensación de estar hablando con la hija de la Siembra Directa.

Es que siendo muy jóvenes tuvimos muy buenas oportunidades  y asumimos trabajos de mucha responsabilidad, además nos capacitamos mucho en manejo integrado de plagas. Yo particularmente me fui un tiempo al campo de Carlos Crovetto y fue allí donde aprendí  que el hombre puede construir su propio suelo, así como también es capaz de destruirlo.

La capacitación en cuanto a la Siembra Directa, imagino debía ser muy intensiva

Sí, claro! De hecho se arma el Instituto de capacitación, una idea que se formó con los máximos referentes regionales en cada rubro. Nos encerrábamos cuatro o cinco días por mes alrededor de 15 técnicos y hacíamos una capacitación super intensiva para después dar cursos por todo el país a técnicos, asociaciones y profesionales. Fue para nosotros muy enriquecedor ya que conocimos gente muy valiosa. Esto lo hice con el “Puchi” Rey, José Luis Rey, que lamentablemente falleció. Era un tipo con una humildad impresionante y con un conocimiento bárbaro de la ganadería del norte de Santa Fe.

Y cómo sigue tu vinculación a Aapresid

Una oportunidad muy buena fue un viaje con el Ipni a los cerrados brasileños, cuando los cerrados eran solo una promesa.  Fuimos con 20 técnicos y me pasó lo mismo en un viaje reciente a Ucrania, sentí que llegaba a un lugar donde estaba todo por hacerse, calculo que eso es lo que han sentido nuestros bisabuelos cuando llegaron a la Argentina. Esos viajes me hicieron ver un nivel de preparación y de estrategia en todo a lo referido a acciones de prevención.

Al poco tiempo ingresé a la comisión directiva de Aapresid, donde disfruté de una generosidad inmensa. Era una época donde las ideas no se compartían, pero en Aapresid se vivía un clima totalmente distinto, donde entre todos se colaboraba  en la solución de un problema, por ejemplo.

fotos pilu ofi 013

Desde el 2003 estas presente en cargos importantes dentro de la Asociación

En el 2003 tuve el cargo de vocal en la comisión directiva, con Jorge Romagnoli como presidente. Realizamos muchas gestiones, entre ellas, la colaboración con Abel Albino, de Fundación Conin, que pasó de ser 7 centros a 69 en todo el país. Esa gestión marcó un antes y un después dentro de Aapresid misma.

En la presidencia de Gastón Fernandez Palma, entré como prosecretaria, y ahí como integrante del Comité Ejecutivo, en los 2 períodos de Gastón. Más tarde estuve en el cargo de vicepresidente, en la gestión de Cesar Belloso.

Estos espacios que ocupaste en los últimos años, ¿te quitaron mucho tiempo de tu actividad en la profesión?

El trabajo en Aapresid, en mi caso, no necesita de cargos altos ni jerárquicos, en realidad, es un sentimiento que nace de lo más profundo del alma, es tan importante para mí participar activamente de las gestiones, que todo el resto pasa a un segundo plano. Por eso sé que la presidencia no es algo que me quite el sueño, además por ser mujer, debo tener una planificación meticulosa de las cosas donde mis hijos están involucrados, gracias a Dios, siempre conté con 4 manos derechas que me ayudaron con ese tema.

¿Y cómo nace la idea de Pilu presidente?

La realidad es que luego de los 2 años de gestión,  Cesar Belloso nos dijo, en Abril me voy y lo más natural era que yo asuma ese puesto. En realidad vimos una buena decisión, ya que nosotros somos de la idea que los mandatos empiecen a no repetirse, pero no me caía la ficha de que tenía que ser yo.  Pero luego de una reunión en la que no habíamos decidido aun ese tema, empecé a recibir llamados de todos los puntos del país, con saludos, con apoyo, con entusiasmo para que asuma el rol de presidenta.

Y ahí sí te cayo la ficha!!

Fue casi imposible no aceptar, porque el apoyo de tanta gente importantísima dentro de la Asociación, me hizo sentir la fortaleza y la seguridad que yo necesitaba para tomar la decisión. Siento que verdaderamente Aapresid es un equipo.

¿Cuál crees será tu impronta en esta gestión, el sello Pilu?

La realidad es que en Aapresid a partir de mi designación, ya no está “el pope” “el referente” ahora existe una horizontabilidad absoluta donde todo el mundo aporta, se discute y todos suman.

Es como la gestión de los soldados

Exactamente, tenemos que ser atractivos para que se sume más gente, es una oportunidad de oro que se nos da en este momento, mucha gente que estamos en varias áreas, (logística, administración) trabajando codo a codo, con la generosidad de compartir experiencias que ayudan a la labor, al aprendizaje. Asumimos errores cuando los cometemos y trabajamos para solucionarlos.

Cómo piensan abordar las agresiones que reciben tanto la Asociación como el resto de la comunidad, con respecto a las prácticas agrícolas.

Creo que el nudo del tema está en la comunicación, en vez de pelearnos con los que nos agreden, debemos  contarles lo que hacemos, discutir y sincerarnos, porque si el 70% de la super cosecha es soja de primera, los productores de Aapresid también estamos sojisados.  Admitámoslo.

Contame un poco de “La Misión” el próximo Congreso

En el próximo Congreso plantearemos la realidad con la mirada de todos los actores del sector. Debemos trabajar como una potencia regional, pensemos que para el 2025 vamos a generar alimentos para 21 Argentinas, debemos tener una alianza estratégica Cono Sur, y ahí trabajar con los aliados;  y por otro lado Aapresid participa de la Alianza Mundial de Suelos, donde Brasil y Argentina representan a productores que apoyan la sustentabilidad a nivel mundial. Creo que este tipo de abordaje marcará una diferencia.

fotos pilu ofi 005

Habrá cambios en la estructura del Congreso, ¿cuál será la mirada este año?

Mira, haremos foco en los recursos, con los seminarios del agua que hacemos todos los años  con ASA donde hay mucha integración. Viendo el tema INEAR, convencidos más que nunca que tenemos una propuesta, sabiendo que tenemos capacidad para producir a campo apoyando nuevos desarrollos y dándole impulso a nuevas propuestas, haciendo foco en la forma de exponerlo  para que resulte amigable y no confrontativo. En cuanto a cultivos, estamos haciendo un esfuerzo enorme en todo lo referido a visión por cadenas, fortaleciendo los puntos en donde todos ganamos. Junto a Pedro (Vigneau) estamos en el Foro de Convergencia encontrando consensos ¿cómo no los vamos a encontrar con las cadenas?

Este año, además de los talleres simultáneos, agregamos una sala “Experiencia Comunidad”, donde se presentan y se comparten experiencias que hacen a la labor de toda la comunidad, y que son extensibles al resto de la región, se volcará toda la experiencia que estamos sumando en el tema de agricultura familiar.

Y a partir de la experiencia con la 125, el Quo Vadis Argentina, donde hacemos foco en el federalismo, instando a comprometernos en una línea de trabajo donde se pueden revertir situaciones adversas. Miramos a otros países como ejemplos a tener en cuenta para sumar a nuestra metodología.

Para ir cerrando, cuál será el mayor desafío que tendrá “La misión”

La misión de los pioneros de Aapresid fue exitosísima, la siembra directa esta adoptada en la mayor proporción de los cultivos, pero nosotros debemos dar un nuevo debate, una nueva misión, que será la de adopción de las prácticas de la siembra directa mantenidas en el tiempo. Los 2 ejes estratégicos de 2014/2016 serán por un lado lo tecnológico, adoptando las buenas prácticas para evitar un camino de franco deterioro, y por otro lado, la exitosa y buena comunicación a toda la cadena. El desafío de este tiempo es producir con sustentabilidad. Generar los alimentos, fibras y energías que el mundo necesita, de manera sustentable tanto en lo ambiental como en lo social y económico. Ese es el cambio de paradigma que exige nuestra época.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!