Establecimiento “El carbón”

Carmen de Patagones

Rafael Aliaga, ingeniero agrónomo

Con más de 40 años de experiencia en la producción agrícola en campos alquilados, Rafael Aliaga es un agrónomo inquieto que busca revolucionar la producción en las puertas de La Patagonia. Gracias a la asistencia del riego y el agua proveniente del río Negro, ha logrado hitos históricos, rendimientos de 10 toneladas de trigo por hectárea y de 15 toneladas de maíz tan solo en esta campaña.

A continuación conoceremos en profundidad los secretos de este modelo productivo que tiene gran potencial y desafíos por delante.

Por: Diego PeydroConductor de AgroTV

Hace 11 años Rafael Aliaga se aventuró a norpatagonia buscando nuevos horizontes productivos y junto a cuatro socios compraron un campo de 4000 hectáreas en Carmen de Patagones buscando producir de manera eficaz trigo, maíz, soja y girasol bajo riego. Apuestan a futuro, al agregado de valor en origen, en un ambiente con gran potencial ambiental.

¿Cuándo comenzaste en este mundo del agro?

Allá por 1977 empecé a sembrar en campos alquilados,  y Managro nace formalmente en 1995 formando parte de mi carrera profesional.  Hoy por hoy sembramos desde Entre Ríos hasta La Pampa. “El Carbón” es la evolución de lo que es nuestro “leit motiv” que es el management agropecuario.

Somos cinco productores quienes formamos esta sociedad que es “El Carbón” con el objetivo de generar un desarrollo de cero. Esto era básicamente un campo de hacienda, en 4.000 hectáreas, había 500 vacas, con una producción de carne que posiblemente estaría en los 10 kilos por hectárea; hoy con orgullo vemos que después de unos cuantos años producimos lotes de 15.000 kilos de maíz y 10.000 kilos de trigo.

Nuestro objetivo está centrado en commodities, es decir, que este proyecto sea rentable en commodities.

¿Cuántas son las hectáreas productivas que hoy tiene “El Carbón” y cómo la producción agrícola aprovecha por medio del riego el agua proveniente del río Negro?

Esto es un campo de 4.000 hectáreas que tenían unas 500 – 600 limpias, hoy tenemos 2.300 preparadas para regar de las cuales estamos regando a 1.430 lo hacemos por medio de pivotes – sacamos el agua del río Negro que es un río que a los 50 km se saliniza – es el río más largo que nace y muere en la Argentina –

Nosotros estamos en la meseta así que subimos 40 metros el agua y la llevamos presurizada a todo el campo, tenemos muchos kilómetros de tuberías.

¿Cómo es el manejo del suelo en esta zona del país?

Los suelos acá son francos arenosos originados por voladuras, son suelos de meseta. La materia orgánica es una limitante en la zona, tenemos suelos que andan en el orden de 1% de materia orgánica, por eso el campo adoptó el sistema de siembra directa y constantemente estamos trabajando con cultivos de servicio, siempre manteniendo los suelos cubiertos. Tratamos de mantener los cultivos y los lotes el mayor tiempo posible verde, generando vida arriba del suelo y poco a poco vamos viendo que los valores de materia orgánica levemente se van recuperando, pero todavía es un campo nuevo.

Es un campo es netamente agrícola, producimos commodities principalmente trigo – puede ser eventualmente en el año cebada- maíz es el otro fuerte del campo y en la rotación también entran soja y girasol, se usa la vicia como cultivo de servicio.

Las condiciones medioambientales

Tenemos una precipitación media en la zona que ronda los 300-350 mm, una temperatura media anual de 14º que permite hacer este tipo de cultivo que te mencionaba, con riego integral, básicamente los equipos -en el cultivo de gruesa- están prendidos desde el inicio hasta el final.

En los cultivos de fina se puede aprovechar un pequeño margen al arranque, donde si se presenta la lluvia no se riega durante el primer mes y medio y a partir de ahí hay que convertir un riego integral.

¿Cómo fue durante esta década la transformación del suelo y sobre todo la introducción de nuevos cultivos a la rotación?

Nosotros hacíamos cebada porque es un poco más corta que el trigo y nos permitía acoplar un maíz de segunda. Hacíamos un ciclo muy corto y producíamos 4- 4 y medio toneladas de cebada, y después hacíamos 6 a 7 toneladas de maíz. Eso medianamente venía funcionando y queríamos más, entonces buscábamos maíces un poco más largos y así nos encontramos con Nacho Rosasco que nos trajo maíces de Stine, los probamos y nos dimos cuenta que son excelentes materiales.

El rinde medio del campo anduvo en 12 ton. y media o quizás un poquito más levantando más de 1.000 kilos respecto al año pasado. Nosotros estamos trabajando muchísimo con el 9739  con el que sacamos 15.000 kilos este año. En soja estamos con un grupo 3.3 de DM que es excelente.

“El primer gran potencial es la satisfacción de estar acá, con pasión y espíritu emprendedor”

Rafael Aliaga

¿Cuál es la genética que están seleccionando en trigo, cómo es su manejo   tecnológico y cuáles fueron los resultados de la última campaña el trigo?

Usamos variedades de origen francés, principalmente de ciclos largos, sembrados a mediados de junio, cosechamos los primeros días de enero y hacemos riego integral durante todo el ciclo. El rinde promedio del campo pasó los 8.000 kilos con algunos lotes que superaron los 9.000 y uno que llegó a 10.000-

“El Carbón” apostó al riego hace 11 años y logró esta campaña rindes de 10 mil kilos de trigo. ¿Qué cambios produjo este resultado en la rotación?

Estos trigos que han aparecido en los últimos 3 años nos cambió mucho la mirada, y la rotación, entonces estamos trabajando fuerte en eso y la verdad que una limitante es el volumen de rastrojos que se genera, 10.000 kilos de granos son 10.000 kilos de paja, y 15.000 kilos de maíz son 15.000 kilos de chalas. Convertirlo en energía sería muy bueno pero se necesita una inversión enorme.

Mediante el uso de sistemas modernos tecnológicos y prácticos “El Carbón” persigue la eficiencia en la producción, ¿cómo diseñan crecer a futuro llevando el riego a 2.300 hectáreas de las 4.000 que posee el campo?

Tenemos para desarrollar todavía otras 800-900 más y estamos buscando tener algún viento de cola de precios, créditos y demás para poder seguir. Esto se hace con capital propio pero también con algo de endeudamiento y lograr evolucionar pasa también por los resultados.

Hasta ahora somos una sociedad de reinversión permanente, esto tiene atrás una gran cantidad de disciplinas para poder crecer, desde los electricistas, los electrónicos, los hidráulicos, los de programación y los agrónomos. Acá todos los días podemos soñar con algo distinto.

En una zona con 300 milímetros anuales de lluvia, el riego es vital para producir de manera eficiente. ¿Qué sistemas y tecnologías en equipos de riego hacen posible aquí la agricultura?

Tenemos 12 máquinas que riegan 18 posiciones – seis de ellos son móviles y seis son fijos – los de la primera etapa del campo son todos fijos y riegan en total 1.400 hectáreas. Los equipos se pueden operar tanto de manera fija como remota. Todo el manejo de riego lo hacemos por medio de las computadoras o celulares, Valley ofrece un sistema muy completo de monitoreo de los pivot.

Agronomía es tomar energía solar y convertirla en materia seca. Eso acá abunda, tenemos muy buena luminosidad a lo largo del día y temperaturas amables que hacen que para el maíz sea muy bueno y la verdad que yo busco más que esto. En Chile producen 20.000 kilos, acá hoy todavía no lo conseguimos, y en trigo nos encontramos que toda esa parte virtuosa en lo referido al llenado del grano se hace muy largo, por eso decía Giovanni que cosechamos nunca antes de reyes y hasta medios de enero porque el ciclo se estira mucho y eso hace que se llenen bien los granos y logremos uno pesado.

¿Cuáles son los desafíos que se proponen a futuro?

Los desafíos a futuro son terminar una tercera etapa de equipos de riego y después avanzar un poco más en la cadena. Estamos pensando en un feedlot o en alguna planta de balanceados, seguir agregando valor y sobre todo generar puestos de trabajo para la zona. Producir de manera eficiente y vender mejor es el espíritu de la compañía que busca equilibrar los buenos rindes y abastecer a Bahía Blanca, un mercado con enorme potencial.  

Creo que para quienes llevamos una vida trabajando a la intemperie, en la naturaleza (cabe aclarar que nos encanta), el primer gran potencial es la satisfacción de estar acá, con pasión y espíritu emprendedor.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!