Postacchini es “el gringo”, un fierrero y una eminencia, de eso no hay duda. Es un hombre casado y tiene dos hijas, una de veinticinco a punto de recibirse, y una de veinte que sigue los pasos del padre estudiando ingeniería mecánica. Se define fanático de los fierros, la tecnología y los procesos productivos. Es seguidor de la Fórmula 1 e hincha de Boca, pero nunca pudo ir a la cancha a ver jugar a su club y se lamenta, es algo pendiente que tiene por cumplir. Aquí su trayectoria y presente de este referente del agro.

Por: Sebastián Nini – Periodista

Tiene cincuenta y nueve años, nació en Arrecifes -provincia de Buenos Aires- y se crió desde los 6 años en la ciudad de 9 de Julio donde hizo sus estudios secundarios. Pasó por el servicio militar y fue a la facultad a la ciudad de La Plata donde estudió ingeniería mecánica hasta que la economía ya no se lo permitió. Tuvo que dejar el estudio ya como técnico mecánico y volvió al trabajo que mamó desde la cuna. Se hizo contratista rural como sus padres, porque se crió entre maquinas cosechadoras, según él mismo nos cuenta. Tuvo una linda adolescencia rodeado de máquinas a las que aprendió a conducir y a arreglar, desarmar y armar.

En el año 83´ regresó de La Plata y se puso a trabajar para una sociedad hasta el año 90´ en el que manejó un equipo de diez cosechadoras. Trabajaba de norte a sur haciendo cosechas para terceros en distintas regiones. Más tarde compró tres máquinas CLAAS y ahí comenzó esta relación que tiene con la compañía a la cual se vincula directamente con solo decir el apellido Postacchini. En el año 93´ comenzó a trabajar contratado por CLAAS Alemania para desarrollar la marca en Latinoamérica. Fue tomando distintos cargos en Argentina y América del sur y para el año 2000 nació CLAAS Argentina donde finalmente se quedó más fijo a desarrollar la empresa y hasta hoy sigue siendo el vicepresidente de la compañía.

¿Cómo está viviendo esta presidencia de AFAT?

La presidencia comenzó a principios de mayo de este año. AFAT es una asociación que reúne a siete empresas del sector de la maquinaria agrícola las cuales son las más representativas a nivel internacional. Empresas de origen extranjero pero instaladas desde hace muchísimos años, que suman tecnología. Gran parte de la agricultura argentina está basada en el desarrollo de estas empresas en el mercado local y que han logrado posicionarse no solamente en la Argentina sino también a nivel mundial trayendo tecnología para la agricultura de alta escala.

Argentina es el tercer país del mundo en producción de soja, además de ser un país importante en la producción de maíz y trigo, por este motivo el mercado argentino tiene un potencial enorme. Desde AFAT tratamos de lograr una mejor relación entre las empresas y generar acciones conjuntas para una buena y sana competencia en el mercado, discutiendo y analizando los problemas que tenemos tanto en las importaciones como en los problemas locales, de financiamiento etc. En conclusión, la función de AFAT está en mediar en el relacionamiento entre las empresas, el Estado y el productor.

¿Cuánto dura el mandato?

El mandato dura dos años, se elige unánimemente entre los integrantes, somos una asociación no muy grande aún y tenemos que seguir avanzando en este tema. Se van rotando las autoridades de cada una de las empresas asociadas. El presidente anterior era Ignacio Armendariz, de AGRALE, y luego de mí vendrá otra empresa de AFAT. Además, hay un gerente operativo, y un relacionamiento con los presidentes de las compañías representantes.

¿Qué cosas tienen en común y diferentes AFAT y CAFMA?

CAFMA y AFAT tienen muchos intereses en común similares para ambas asociaciones. CAFMA está formada por tres grandes asociaciones que son la de la provincia de Córdoba, la de la provincia de Buenos Aires y la de Santa Fe. Todos son fabricantes de maquinaria agrícola de origen nacional con propietarios locales, pero en definitiva enfrentamos los mismos inconvenientes y tenemos los mismos puntos de encuentro tanto AFAT como CAFMA.

Existe un excelente diálogo entre AFAT y CAFMA, y debemos seguir construyendo este vínculo porque es muy bueno para todos, porque por más que a las empresas uno las pueda ver como empresas extranjeras, pero cuando se invierte en el país, se paga impuestos en el país y toman empleados en el país estamos todos en el mismo barco. Aunque las decisiones sean globales, la verdad es que hoy el mundo está globalizado. Un ejemplo muy claro es ARCOR que es argentina, pero sin embargo es una empresa global. Creo que CAFMA y AFAT tienen realmente muchos puntos en común. Es cierto que nosotros trabajamos fabricando maquinas con motor, autopropulsadas, mientras que lo que la mayoría de los integrantes de CAFMA fabrica de arrastre y necesita lo que nosotros proveemos para poder funcionar. Es una interesante integración, el mundo se globalizó y la integración es muy necesaria.

¿Cómo ve la situación del sector agropecuario y metalmecánico en esta coyuntura de pandemia y cuarentena?

Lamentablemente asumo la presidencia en un momento muy difícil para el país y a nivel global, con un escenario de pandemia que no sabemos cómo se va a seguir desarrollando y donde la economía ya se ve afectada. El panorama es incierto, pero como empresarios siempre debemos pensar en el futuro y en el mejor camino para todos. Nos toca vivir esto, hay que estar más juntos que nunca, discutir abiertamente y plantear nuevas ideas para que nuestro país -que tiene un gran potencial agrícola- se convierta rápidamente en un exportador de commodities procesados. Mejorar la productividad argentina en la parte de elaboración de los productos, ese será el gran desafío de la Argentina en este barajar y dar de nuevo.

 ¿Cómo debería ser el vínculo agroindustrial y metalmecánico con el gobierno para trabajar en forma mancomunada y sacar esto lo antes posible de esta crisis?

Sin duda que será con mucho diálogo, sentados a la mesa para discutir abiertamente y ayudándonos unos a otros para que al país le vaya bien, y además el sector productivo debe tener una expectativa más clara. El mundo necesita alimentos y Argentina es un gran productor. Tenemos mucho para mejorar en la cadena de valor, en cómo orientar la educación para generar trabajadores capacitados en lo que el país es fuerte. Tenemos una gran capacidad de desarrollo en procesamiento de leche, carne, cerdo. Podemos generar commodities para un mundo que está interesado en comprar alimentos de alta calidad como el que podemos generar desde el interior de la Argentina.

Hay muchos pueblos del interior con capacidad para que se mejore la producción y la logística con un potencial enorme. Y a nosotros, la maquinaria agrícola, nos corresponde aportarle a ese productor la mejor tecnología para que pueda ser competitivo a nivel mundial.

¿Cuánto perjudicó al sector comercial la realidad de la cuarentena?

Con estas restricciones – aunque sería irresponsable de mi parte dar un número – el gobierno tiene el gran desafío de solucionar el plan económico, hay todo un proceso que la Argentina tiene que buscarle la vuelta porque esta pandemia ataca a varios sectores y se termina utilizando el dinero para solucionar los problemas urgentes del pueblo. Pero tenemos que ser positivos y seguir trabajando todos los días para generar mejores condiciones para nuestra gente. Generar trabajo, genuino y a largo plazo es el desafío de todos.

Qué pasará con Palermo, llegaremos a vernos en la Rural?

Dicen que la exposición pasa para octubre, pero en este momento estamos complicados como para saber que pasará realmente con la exposición Rural, además las exposiciones seguramente serán de las últimas cosas que volverán a ser como antes. La verdad es que lamentablemente es un enemigo que no se ve y tenemos que evaluar cómo se dan las cosas día a día. Esperemos que pronto se termine.

No tuve la oportunidad de sentarme con “el gringo” a tomar un café, esta cosa virtual permitió que a la distancia estemos de igual modo mano a mano. Después de cortar me quedé pensando lo acertado de AFAT al nombrar presidente al gringo Postaccini. Si hay un tipo que es sinónimo de cosechadora en la Argentina, no hay duda, es el gringo. Cada año en La Rural de Palermo durante la entrega de premios CITA las innovaciones de CLAAS están siempre en las ternas y escucharlo al Reynaldo dar cátedra de estas mejoras es un clásico del mes de Julio. No tengo ninguna duda, el gringo Postacchini es un monumento vivo al fanático del fierro.

¡Gracias gringo! Hasta la próxima

AFAT

Es la Asociación de fábricas y distribuidores argentinos de tractores y otros equipamientos agrícolas, viales, mineros, industriales y motores. Desde 1973 apoya la fabricación nacional de tractores, maquinarias y motores. Está conformado por las empresas internacionales instaladas en el país que fabrican maquinaria, tractores y motores. Sus socios son AGCO Argentina, AGRALE Argentina, CLAAS Argentina, CNH Industrial Argentina, Industrias JOHN DEERE Argentina, JACTO Argentina y STARA Argentina. Estas siete empresas representan a veintitrés marcas líderes.

El actual presidente de la entidad es Reynaldo Postacchini, de CLAAS Argentina.  El secretario es Marcus Adrian Cheistwer, de CNH Industrial Argentina, y el actual tesorero, Sergio Fernandez, es de Industrias John Deere Argentina.

Algunos números:

  • 99% de las picadoras de forraje que se utilizan en el país son de empresas socias de AFAT
  • 95% de las cosechadoras del campo argentino son de empresas socias de AFAT
  • 75% de los tractores que se usan en la argentina pertenecen a empresas asociadas a AFAT
  • Mas de 8500 empleos directos e indirectos
  • 640 puntos de venta
  • Mas de 1900 proveedores locales
  • 506.000 mts. 2 de superficie fabril

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!