Entrevistamos a Ricado Yapur, CEO de Rizobacter, en su casa de Pergamino. Asado de por medio, fuimos descubriendo al hombre detrás del éxito. Sus ideas, su esencia y su visión. De la mano del trabajo continuo y del crecimiento, Rizobacter ya cuenta con 9 sucursales alrededor del mundo. Ejemplo de tenacidad, ganas y trabajo. Ideas que triunfan.

Vemos en tu persona el crecimiento de una empresa, Rizobacter, que pasó de ser una empresa de Pergamino a una multinacional. ¿Cuál es el paralelismo entre ese 2004 y el día de hoy?

Creo que en el fondo la esencia de Rizobacter es la misma, solo que hoy día es más grande, con más empleados, abarcando más países y con mayor volumen de venta. Para nosotros sigue siendo muy importante llegar a más países del mundo y a más productores agropecuarios.  Yo sigo sintiendo la misma adrenalina de hace 20 años atrás cuando veo una caja nuestra vendiéndose en Rio Cuarto, en Bahía Blanca o en Turquía. Todo se basa en las ganas, ganas de armar una empresa,  ganas de crecer, ganas de que tu producto sea el mejor.

Hoy compartimos el negocio mundial con dos grandes multinacionales, una manejada por Monsanto y otra manejada por Basf. Esto demuestra que somos iguales que antes pero con más empleados, con más productos, con más responsabilidades y con  más competencia.

¿Cuáles fueron las etapas de ese crecimiento sostenido?

Creo que Rizobacter tuvo dos grandes etapas. La primera desde 1977 hasta 1997, cuando vivía Miguel -el fundador de la empresa-; la segunda desde 1997 hasta el presente. La segunda etapa es la de mayor expansión y crecimiento, eso no tiene relación con las capacidades de quienes estamos hoy en día en la empresa sino que va de la mano del relacionamiento. Hoy nos codeamos con empresas multinacionales, estamos en una etapa de buscar productos donde hacernos fuerte en lo que sabemos hacer –marketing, venta, comercialización- .Son dos etapas bien definidas entre sí.

Ese crecimiento conlleva una gran ampliación de la paleta de productos.

Sí, hasta el 1997 solo producíamos biológicos, luego llegaron otros productos como los referidos a defensas de plántulas; los de defensas de fertilizantes con un acuerdo con un grupo francés; un acuerdo de tratamiento de semillas con Syngenta.  Es decir, del 97´hacia aquí, Rizobacter se transformó en una empresa que sumó otro grupo de productos pero siempre relacionado con la defensa de la plántula o con la emergencia en los estados iniciales de ésta.

Si bien es muy bueno recordar y valorar el pasado también es muy bueno pensar el futuro. Te pregunto cómo ves el fututo de la empresa en relación a los productos.

Las empresas que no tienen futuro no tienen vida. Uno puede vender productos hoy pero además debe vender para el futuro, para que los clientes, los negocios y todo se arme en relación a eso que vendrá. Rizobacter tiene mucho futuro porque es una empresa posicionada en la microbiología agrícola y justamente es la microbiología lo que viene creciendo de manera muy significativa en los últimos años.

¿Cuál es la relación de crecimiento?

Los productos químicos crecen entre un 2 y un 3 % mientras que los microbiológicos entre un 13 y un 15% anual. Europa es la región del mundo que absorberá más productos microbiológicos y Rizobacter está preparada para ese requerimiento, por eso tenemos distintas sucursales y  puntos de venta alrededor del mundo. Hoy contamos con 9 sucursales, distribuidas en: Uruguay, Bolivia, Paraguay, Brasil, Colombia, EE.UU., Francia, India y Sudáfrica. Este crecimiento y expansión es nuestro futuro.

En el contexto de nuestros primeros 15 años de publicación del medio, te quiero preguntar qué fue lo que viste desde un principio en nosotros, dado que Rizobacter estuvo presente desde el primer día.

Creo en la excelencia, creo en los buenos productos, y creo que Horizonte A cumple con esos dos requisitos, además de ser un canal de difusión, de aporte de conocimiento científico y de actualidad muy bien plasmada, donde siempre es muy tentador leerla.

Además, la agricultura está divorciada de la sociedad urbana y ustedes hacen que nosotros nos acerquemos un poco a esa sociedad para que ellos entiendan que quienes estamos en la agricultura tratamos siempre de hacer las cosas lo mejor posible. Hace 38 años empecé en este negocio, en aquella época todos los productos eran banda roja, hoy la gran mayoría es banda verde, y esto sucede porque todas las compañías trabajan en lograr mejores productos, más amigables con el medioambiente y con la sociedad urbana.

Ustedes son quienes transmiten esta información por eso creo que son fundamentales en la transferencia de conocimiento y datos de lo que las empresas realizan y de cómo lo hacen.