Por Miguel Boxler
Ing. Agrónomo
Asesor del CREA Sur de Santa Fe 

cambio climatico

El cambio climático es algo que está ocurriendo y es causado por los altos niveles de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, que se almacenan en la atmosfera y acumulan el calor. El agro puede colaborar en la reducción de esta problemática.

La agricultura, con prácticas como la labranza, el uso de combustibles y fertilizantes, emite gases de efecto invernadero. Pero también se ve afectada directamente por este cambio climático, porque los cultivos sufren las sequías, las inundaciones, el mal tiempo y otros efectos de este fenómeno.

La buena noticia es que ella también puede ayudar a mitigar el cambio climático: los cultivos absorben el carbono y lo almacenan en el suelo de forma natural, y es de esta manera que los productores tienen la oportunidad de reducir esta problemática que nos afecta a todos. ¿Cómo? Aquí algunas de las maneras:

Siembra directa

La labranza es utilizada para aflojar el suelo para la siembra y ayudar a controlar las malezas que pueden afectar a los cultivos. El problema es que, por un lado, requiere del uso de un tractor que elimina dióxido de carbono al funcionar, y por el otro, al mover el suelo, se libera carbono a la atmósfera. Al reducir la labranza, se reduce la emisión de estos gases de efecto invernadero, sin afectar al suelo.

Manejo eficiente de fertilizantes

Para mejorar las cosechas, los productores utilizan fertilizantes que también emiten gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático.

Hoy en día, las Buenas Prácticas Agrícolas hacen que su aplicación se realice en el momento, lugar y tiempo precisos, reduciendo su uso y los residuos que estos provocan, al mismo tiempo que ahorran tiempo y dinero.

Cultivos de cobertura

Muchas veces, luego de la cosecha, las tierras quedan al descubierto. Esto hace que los suelos queden expuestos al viento y la lluvia, y así, a la erosión. También, durante este tiempo, se libera el dióxido de carbono que se almacena en el suelo.

En la actualidad, muchos productores adoptaron la técnica de los cultivos de cobertura que se colocan luego de las cosechas y hasta la próxima siembra. Estos protegen el suelo y, al igual que otras plantas, absorben el dióxido de carbono que está en el aire. Ellos son una gran manera de disminuir el cambio climático.

Realidad mundial

Frente al problema del cambio climático no se trata de que el gobierno imponga determinadas medidas, sino de que entre todos conozcamos y dialoguemos sobre cuáles son las mejores decisiones para cuidar nuestro ambiente, reconociendo e incluyendo a todos los sectores, y fomentando procesos participativos.

Muchas veces confundimos Variabilidad climática y Cambio Climático. Lo definiremos brevemente:

La variabilidad climática, puede presentarse en escalas de tiempo de unos cuantos años (variabilidad interanual), por ejemplo cuando en algunos años se observan lluvias más intensas que en otros años, o años más cálidos o fríos que otros años. También se presenta variabilidad climática a escalas menores de tiempo, por ejemplo variaciones dentro de la estación de lluvias (variación intraestacional).

Gran parte de la variabilidad climática que experimentan diferentes lugares del globo se relaciona con variaciones de las condiciones superficiales de los océanos, principalmente de las regiones tropicales. En especial, las variaciones en las interacciones mar-atmósfera que se producen en el Océano Pacífico tropical, comúnmente conocidas como eFenómeno del Niño o de la Niña producen variaciones climáticas de importancia en nuestra región.

Con relación al término cambio climático  hay varias definiciones yo tome la que me pareció más clara: Es la establecida por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés), que define el cambio climático como el cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante periodos comparables de tiempo.  De esta manera, la Convención diferencia el cambio climático atribuible a las actividades humanas que alteran la composición atmosférica de la variabilidad climática atribuible a causas naturales.

Datos a saber

La temperatura media del planeta en 2015 fue la más alta desde que comenzaron los registros climáticos hace 136 años, según un informe anual divulgado hoy por la NASA y la Administración de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA, por su sigla en inglés).

La temperatura de la superficie terrestre y oceánica de la Tierra se situó 0,9 grados centígrados por encima de la media registrada durante el siglo XX, que es de 13,9º según el estudio.

De hecho, el año 2015 fue 0,13º más caluroso que 2014, el año que marcó el anterior récord de mayores temperaturas, según la Agencia Espacial Estadounidense (NASA).

Los científicos subrayan que, desde 1880, cuando comenzaron los registros climáticos, nunca se habían alcanzado unas temperaturas tan altas – tanto en la superficie oceánica como terrestre -. (Fuente: Diario La Nación)

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!