Entrevistamos en Rosario a Santiago Barberis, socio gerente de Lares SA, quien nos contó sobre la actual situación de los cultivos en relación al clima y a las malezas, aportando su visión a corto y largo plazo de las problemáticas a resolver.

Por Juan Carlos Grasa

Santiago Barberis

Santiago Barberis

Santiago, la idea es hacer un pantallazo de cómo está la fina y cuáles son las expectativas para la soja y el maíz que viene

En lo referido a la fina, en los lugares donde se ha podido sembrar, los cultivos están muy bien, tanto cebada, como trigo e inclusive arveja, y ese buen estado se debe a la humedad que han tenido por las lluvias y la temperatura. Los trigos están viniendo más rápidos que otros años por la misma causa.

Respecto a la situación sanitaria de los cereales de invierno, ¿Cómo ves el tema en las diferentes zonas del país?

En la zona de Rosario arriba hasta Entre Ríos se está viendo mancha amarilla y se están empezando a ver algunas pústulas de roya, por lo que probablemente en encañazon no hay que descartar una aplicación de fungicidas, que seguramente este año, como viene la mano, tendrán que ser dos aplicaciones por lo menos en trigo.

Por el panorama que mencionas, deduzco que tendremos trigos de buena calidad

Cuanto más rinde tenes, si no están muy  bien fertilizados, empieza a sufrir una caída el tema proteico, pero estamos en una etapa muy temprana para evaluar eso, seguramente se podrá definir el tema proteínas en Octubre – Noviembre.

De todas maneras el área de trigo bajó bastante su expectativa, hace unos meses había mayor intención de siembra, ¿qué crees que pasó?

Sí, la expectativa de siembra era muy superior pero el agua jugó un papel muy importante en la reducción del área, sobre todo en los planteos trigo-soja. El agua sigue complicando la zona de Junín, el oeste, la parte centro de Bs As y el sur de Santa Fe donde muchos lotes están todavía con barro. Es un barbecho con agua que ha complicado tanto a nivel de no poder entrar.

¿Qué va a pasar con esos barbechos prácticamente inundados?

Son cultivos que tienen varios meses sin poder recibir aplicaciones, son malezas grandes, si bien los tratamientos no andan mal, en general por la condición que hemos visto durante todo este barbecho los controles han sido excelentes porque la maleza nunca tuvo stress, con poco frio y siempre en condiciones de humedad, entonces fueron fáciles de combatir.

Lo que está sucediendo también es que como hubo mucha lluvia y alta temperatura, todos esos residuales de barbechos largos de abril –mayo – principios de junio, este año están reventando nuevamente y no estamos llegando con los barbechos tan limpios como pensábamos. Por lo tanto vamos a tener un valor extra de herbicidas para poder sembrar allá por fines de Octubre principios de Noviembre.

En los lotes que hoy están inundados, el maíz tardío ¿puede llegar a ser el destino obligado?

Lo que está pasando hoy, es que hay lotes con agua y cuando llegue Diciembre – después de haber pasado por un Octubre que teóricamente va a hacer llovedor – seguramente serán de gran utilidad para maíces de segunda, el problema más ademas lo sufre la gente que si bien no tiene el agua en el campo, tiene la napa a menos de 30 cm, cuando para poder sembrar debería estar por encima de los 50 cm 70cm para que sea realmente interesante y no llegue a inundarse.

es un año complicado por el exceso de agua.

Mas allá del efecto del agua, yendo un poco a los números para la toma de decisiones, ¿cómo ves la tendencia, será  “Todo a soja”?

La tendencia este año seguramente será mucha soja, porque no se pudo hacer lo habitual de fina, entonces hay muchos lotes que serán solo de soja, y por otro lado los números que tiene el maíz hoy son difíciles. En campos propios algo se está haciendo aunque no cierre el número, pero de igual manera se hace para no perder la rotación, pero en campos arrendados es casi imposible.

En un caso como se plantea este año, ¿el productor puede lograr achicar por otro lado de modo que le cierren los números?

Se va a restringir en la medida de lo posible la fertilización, tratar de ajustar muy bien la densidad para adaptarla a los distintos ambientes, pero no hay mucho para retocar, además se cayó el precio internacional. El panorama no es alentador.

En cuanto a la soja, ¿cómo ves a los productores en relación a la adopción de la Intacta?

La tecnología es excelente, y creo que se va a ir adoptando sobre todo en el norte de Buenos Aires, sur de Santa Fe donde hay bolillera. Tiene un nicho también en todo el periurbano, ya que reducir la cantidad de aplicaciones es muy bueno y en lugares donde la aparición de lepiropteros es importante debería cubrir muy bien los costos. No tendrá la explosión de la RR, pero vamos a tener que acostumbrarnos a ver estas tecnologías porque de la mano de ellas vendrán los mayores rendimientos. Vimos varios ensayos con Intacta y la sanidad y fuerza que tiene se ve tanto en el aspecto general de la planta como en el rendimiento. Desde ayer hubo una nueva propuesta de comercialización que esperaban muchos productores y ese cambio seguramente repercutirá en la adopción.

Santiago, las malezas desvelan a las empresas en su accionar y sin dudas es el tema central, pero hemos visto con cierta preocupación que en algunos lugares, sobre todo en la Pampa se está sugiriendo el uso de la labranza tradicional para luchar contra las malezas, ¿qué opinas de esto?

Siempre debería ser la última solución. En general, hay que agotar todo tratamiento químico antes de llegar a no hacer la remoción de suelo. La realidad es que está pasando, ya que hay malezas como borreria por ejemplo, que es imposible controlarla, pero también es cierto que no hubo grandes resultados moviendo la tierra. Mucha gente lo está adoptando, primero tratando de borrar las huellas en lugares donde cosechó en húmedo, y otros tratando de solucionar malezas.

¿Podemos pensar en este sistema como solución a largo plazo?

No. Si tenemos que pensarlo a largo plazo todo se irá solucionando con rotación, tanto de cultivos como de principios activos y modo de acción. Cuando podamos hacer esto, el tema malezas caerá rápidamente. También es cierto que para pensar en maíz deberíamos tener un panorama mucho más interesante que el actual.

Pensar en malezas debería asociarse con rotación de cultivos, rotación de intensidad y rotación de  herbicidas.

Con los pies en el campo ¿cuál crees que es la solución?

Veo gente que está disqueando en San Luis o en Rio Cuarto, y esas son zonas muy peligrosas porque la tierra se va, tanto por la erosión eólica como hídrica. Significa tratar de salir de un problema para meterse en un problemón enorme. Debemos manejarlo como un sistema completo, hay que insistir con el modo de acción, con buen monitoreo de malezas. Sé que no estamos acostumbrados a eso ya que venimos de unas vacaciones de 14 años. La solución está allí, se observa una gran diferencia entre un campo bien rotado a otro que viene de monocultivo de soja.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!