Consciente del país en que vivimos y anclado en el pilar de los agronegocios, el Grupo SEMA inauguró el año con su seminario número 301, el primero de diez que realizará en 2019. Un espacio que funciona como incubadora del liderazgo agropecuario, que no te deja dormir en los laureles y vivir para pagar las consecuencias.

Por: Facundo Mesquida

La dinámica económica, social y política de la Argentina nos obliga a estar actualizados constantemente. Un sólo día de desinformación, un mínimo pestañeo, nos puede llevar por el camino incierto de la desesperación. Pero si a ello le sumamos una pizca de dólar flotante con piso y techo, le ponemos un poquito de sal con las variables climáticas, le agregamos el tan agrio aceto balsámico con sabor a retenciones, y revolvemos todo en una ensaladera llamada «Año Electoral»; nos vamos a dar cuenta que el orden de los factores sí altera el producto.

Con el Hotel Club Francés como nueva sede fija, Ramiro Ruiz, CEO del Grupo SEMA dio las palabras de bienvenida y detalló que «estábamos muy cómodos en el Four Seasons, pero lamentablemente el año pasado tuvimos que mudarnos un par de veces y ya no nos sentíamos locales. Acá somos los únicos que hacemos reuniones y por eso vinimos. Creemos que vamos a estar muy cómodos porque el lugar es muy lindo y podemos organizarnos mejor».

«Estamos en un año electoral, así que además de nuestros amigos de siempre, vamos a tener la presencia de muchos politólogos a lo largo de nuestros seminarios», aseguró Ruiz para dar comienzo formal a la jornada de SEMA.

¿Fin de la novela EE.UU. Vs. China?

El primer módulo de la jornada estuvo a cargo de Diego de la Puente, analista de Nóvitas y especialista en mercados agropecuarios quien rápidamente llamó la atención del multitudinario auditorio.

«¿Qué tipo de balance harían sobre el 2018?», preguntó de la Puente y los que se animaron a responder dijeron: «Fue un año complicado, pero con muchas oportunidades», «Mucha volatilidad». Pero ninguno estuvo en sintonía con lo que el disertante pensaba.

«El 2018 fue un año nefasto, horrible y de terror. Tuvimos la peor sequía de los últimos 60 años y perdimos 20 millones de toneladas de soja y 10 Mtn de maíz. Cuando eso sucede, la única esperanza es que el mercado te compense con precios lo que perdiste en kilos. Pero eso tampoco pasó, porque Brasil se encargó de producir lo que no pudimos nosotros, arrancó la guerra comercial entre Estados Unidos y China que hizo que el precio de la soja baje por primera vez en la historia durante 26 jornadas consecutivas en Chicago (-100 u$s/Tn en un mes), y para colmo, volvieron las retenciones en nuestro país», aseguró.

Pero no todas iban a ser pálidas. ¿Qué cambió? Se realizó el G20 en Argentina y según el analista, “la cumbre que se llevó a cabo en nuestro país va a quedar en la historia mundial como el día en que Xi Jinping y Donald Trump se reunieron en el Palacio Duhau para tratar de llegar a un acuerdo. Fue más a la reunión del G2 que a la del G20″, bromeó de la Puente.

«Ese día se firmó una tregua de 90 días que finalizó el primero de marzo, donde ambos países se comprometieron a trabajar para llegar a un acuerdo. Lo más probable es que las negociaciones duren un poco más, pero el primer paso ya lo dieron», subrayó.

Según de la Puente, en el acuerdo entre los dos países, China se comprometió a comprarle a Estados Unidos por un valor de 30.000 millones de dólares, pero no sólo soja, sino también prometió importar maíz y trigo. «¿A quién beneficia eso? A todos», se preguntó y respondió. «Los que le compraban cereales a Estados Unidos, ahora van a tener que salir a comprarle a otros mercados. Y entre tantos, ahí entramos a jugar nosotros».

Suponiendo que el mercado ya haya tomado nota de esta paz momentánea entre los países como el principio de un acuerdo definitivo, cabe preguntarse entonces: ¿Qué pasará de ahora en más con los mercados agrícolas?

SOJA: De las muchas variables analizadas por de la Puente, las más trascendentales a tener en cuenta son: cómo termina la cosecha brasileña, «que poco a poco vienen reduciendo las estimaciones de producción, y algunos hasta ya hablan de 104 Mtn»; la disponibilidad de los granos argentinos, «porque el mercado no sólo necesita cantidad, sino que esté accesible en tiempo y forma»; y la posible reducción de siembra de oleaginosa de Estados Unidos, «es la primera vez en 20 años que hay una relación stock/consumo norteamericana del 22%, y eso impactaría negativamente en la expectativa de siembra del farmer», argumentó el especialista al tiempo que advirtió que «de todas formas, si China acelera las compras, esa relación se va a achicar y el productor estadounidense volvería a sembrar más».

Si se confirman estos panoramas posibles, sumado al acuerdo entre EE.UU. y China, el precio de la soja mundial tendería a la suba, y eso sería acompañado por el mercado local de forma paulatina. «Técnicamente ya estamos en una fase de expansión de precios», afirmó.

MAÍZ: Al contrario de lo que sucede en el mercado de la soja, el maíz tiene la relación stock/consumo de Estados Unidos más baja de los últimos años (11%) en la proyección de la campaña 2019/20. «Además, ese porcentaje se obtiene suponiendo que nuevamente tengan una cosecha récord y que el clima sea espectacular. Pero si en Julio pasa algo, y la producción norteamericana no se concreta en 378 millones de toneladas, la relación se te viene abajo y el precio del cereal tranquilamente puede volver a 300 u$s/tn», aseguró de la Puente.

TRIGO: «Nosotros sólo somos competitivos para Brasil porque entramos sin aranceles, pero desde que asumió Bolsonaro, que no lo importa nada el Mercosur, se está dejando seducir por Estados Unidos. El país norteamericano, a través del Commodity Credit Corporation, le está ofreciendo financiación a las industrias brasileñas a tasa 0% a cambio que nuestro vecino le compre trigo», advirtió de la Puente como uno de los factores que podrían generar una baja del precio local.

De la producción nacional de trigo 2018/19 de 18,5 MTn ya se vendió 12,5 MTn. Por eso es importante saber quién tiene los 6 MTn restantes. ¿Lo tiene el acopio o lo tiene el productor? «Si lo tiene el acopio, cuando entre la cosecha gruesa se va a desprender del cereal, pero si lo tiene el productor, no va a vender. Ahí se puede llegar a formar una herramienta de negociación con los molinos, y que el trigo no pierda valor», finalizó.

CONSEJO: Tomar cobertura de soja y maíz antes del inicio de nuestra cosecha por si China y Estados Unidos vuelven a la guerra comercial.

Lavagna: ¿El as bajo la manga de la oposición?

El segundo módulo de la jornada estuvo a cargo de Marcos Novaro, politólogo y Doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires (UBA) quien planteó dos panoramas muy inquietantes para los empresarios que asistieron.

“El año electoral arrancó más abierto e incierto que en octubre-diciembre de 2018 y el gobierno de Mauricio Macri está en su peor momento, tal es así que la figura del presidente por primera vez está por debajo de la de Cristina Fernández de Kirchner; y hasta en un hipotético balotaje, por primera vez alguien le ganaría al líder de Cambiemos. Ese candidato es Roberto Lavagna”.

Más allá de la incredulidad de los presentes, según los datos presentados por Novaro de la consultora Opinaia, la evaluación de la gestión del Gobierno Nacional pasó de tener en noviembre de 2016 a enero de 2019 una imagen positiva del 55% al 28%, y la negativa pasó de 45% al 72%.

Pero no suficiente con eso, la imagen negativa e individual del presidente Mauricio Macri ascendió a 64%, mientras que la de Cristina Kirchner se mantuvo en 61%. “Además, de 16 dirigentes políticos medidos, la única figura con mayor percepción positiva que negativa es la de Roberto Lavagna”, aseguró el politólogo y cabe destacar que dentro de ese lote estaba María Eugenia Vidal, Martín Lousteau, Elisa Carrió, Horacio Rodríguez Larreta, Margarita Stolbizer, Sergio Massa, y Juan Manuel Urtubey, entre otros.

¿Y por qué Lavagna es cosa seria? “En primer lugar porque la aparición del ex ministro de Economía en el escenario político puede reunir detrás suyo a los disidentes del peronismo y formar un tercer polo muy competitivo que antes no existía, y en segundo lugar porque los que votarían por él, de alguna manera, son los mismos que lo harían por el presidente Macri”, afirmó Novaro.

“Al comparar los simpatizantes de Macri con los de Lavagna, tanto en términos de distribución por edad, como de nivel económico o por regiones, se parecen muchísimo. Lo jóvenes no conocen al ex ministro de Economía, y no quieren al actual presidente, pero los mayores de 45 años, están atraídos por los dos. Eso configura una competencia muy disputada entre ellos, porque el voto que consiga uno, se lo roba al otro”, indicó el profesor de la UBA.

Para ejemplificar mejor el panorama de polarización política, Novaro optó por simular un conflicto bélico: “Las diferencias entre Cristina y Macri se parecen a la Primera Guerra Mundial. Cada uno en su trinchera, y sin moverse. Un conflicto que puede durar años y no va a cambiar nada. Pero entre Macri y Lavagna, se da la Segunda Guerra Mundial, donde hay movimiento de tropas, y el territorio que gana uno, lo pierde el otro. Es un efecto dominó, donde las defensas del bando contrario se derrumban”.

Ahora bien, no puede ser que el Gobierno Nacional ya haya perdido las elecciones sin siquiera comenzarlas. Entonces… ¿Dónde puede anclar su suerte el oficialismo? “En la gobernabilidad. No hay un escenario de alternancia en el poder, es decir, cuando uno le pregunta a la gente si hay otra opción para gobernar, cualquier oposición queda muy devaluada y Cambiemos aparece como la única opción más viable. Y Lavagna es conocido en el terreno de la economía, pero como líder político nunca se ha desarrollado, y cuando lo intentó hacer en 2007, fue bastante pobre el resultado”, explicó el analista.

Finalizando la disertación, Novaro planteó cuatro escenarios electorales posibles, de los cuales dos merecen atención: El primero es que la economía repunte, y que ni CFK ni Lavagna puedan mejorar su posición. Ahí Macri ganaría la reelección y podría consolidar y fortalecer su coalición legislativa; y el segundo se da si la crisis económica se acentúa y la inflación se prolonga, generando que CFK y Lavagna se fortalecen, mientras Macri se hunde. ¿Pueden dejar a Cambiemos fuera del balotaje?

EL CONSEJO: Prestar atención a los acuerdos peronistas que pueda hacer Lavagna y al Cronograma Electoral que a priori sería favorable para la oposición.

El macroeconomía afianza a la Argentina

El último módulo del primer seminario de 2019 del Grupo SEMA lo desarrolló el economista  y Secretario de la Federación Iberoamericana de Bolsas, Claudio Zuchovicki, quien rápidamente se puso en tema: “Si yo tengo que averiguar con una sola pregunta quién se siente más seguro en un barrio, quién cobra más, dónde se vive mejor, etc., ¿qué le tengo que preguntar?”, desafió a los oyentes. “Le tengo que preguntar cuánto vale el metro cuadrado, ni más ni menos”.

“La realidad es que el precio es un idioma, y hay un divorcio muy grande entre el mundo de las finanzas y el de la economía real. Desde mi punto de vista, los mercados suelen adelantarse porque no hay nada más fácil que tomar una decisión en un minuto. En cambio, hacer una inversión, tomar gente, despedir personal, ampliar la fábrica, etc., toma como mínimo seis meses”, aseguró.

“Antes, la velocidad de los ciclos duraban 10 años en confirmarse, hoy, gracias a la tecnología, suceden en un año. En ese contexto, lo primero que reacciona son los mercados, después la economía real, y por último la economía social; porque hoy el 75% de las decisiones financieras las toman algoritmos, no personas”, aclaró al auto apodado “Ruso”.

Y continuó: “La devaluación de 2019 es un claro ejemplo de la velocidad del mercado. El valor del dólar pasó de $20 desde fines de abril a $40 a fines de agosto”. 

Entonces, cabe preguntarse cuál es la situación actual de la Argentina. “Con lo que entra del FMI el mes que viene vamos a tener u$s 80.000 millones de reservas, el dólar vale $40, hay superávit comercial y de balanza de pagos, y un déficit fiscal primario; o sea, hay más dólares de los que se van. Desde ese punto de vista, creo que el mercado hizo lo que el Gobierno no tuvo el poder político para hacer, que es ordenar la macro de un plumazo. El tema ahí es que destruyeron la microeconomía, porque con los costos financieros que tenemos más la caída del consumo, van a necesitar mucho tiempo para repararla”, informó Zuchovicki.

“Cuando vos gastas más de lo que te ingresa, ¿qué haces? Usas la tarjeta de crédito y te endeudas, es decir que tiras el problema para adelante. Eso es lo que está haciendo el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional”, explicó el analista y continuó: “Pero si no tenés crédito como país, la única que queda es bajar el gasto público o cobrar más impuestos. ¿Alguna de las dos opciones es políticamente correcta? No, y no ganas una elección con eso”.

“Sin reforma previsional, laboral y fiscal, todo en la Argentina va ser cíclico, porque no tenés ningún cambio estructural. ¿Cómo resuelve ese problema crónico nuestro país? Devaluando para licuar gasto, que sería la parte más desprolija de no querer asumir un error, que es lo que ya se hizo el año pasado”, dijo el especialista de mercados, dando a entender que la Argentina no devaluará en los próximos años y concluyó: “Estamos demasiado negativos esperando un choque en los próximos años, y da la sensación que ya chocamos, y ahora estamos en una fase de alivio”.

EL CONSEJO: No tener miedo al mercado financiero que está dando señales de estabilidad.