Una combinación de pluralidad, humor y reflexiones marcaron la esencia de un nuevo #Quincho de Horizonte A.

Miércoles por la noche, mesa redonda, movimiento más de lo normal por la presencia de la comitiva de Italia en Terrazas Bistró de La Rural, le dan contexto a un nuevo encuentro del #Quincho de Horizonte A.

Apenas pasadas las 20:30 ya estaban todos los invitados listos y ansiosos para disfrutar de una gran noche. La diversidad dentro del agro marcada por hombres y mujeres con diferentes acentos; ocupaciones, desde estudiantes, directores, comerciales y marketineros de empresas, casados, solteros y divorciados hicieron un gran velada. De esta manera, Mariano Klas, Santiago Charro, Santiago Monteverde y Agustina Díaz Valdez cortaron la semana, y se animaron al desafío de compartir una cena con algunos perfectos desconocidos del agro.

Una vez más, y como ya es tradicional, Juan Carlos Grasa, director de Horizonte A; el periodista agropecuario Juan Martín Melo y el licenciado en Psicología, Federico Nuñez oficiaron de anfitriones. Un delicioso menú de la mano de los hermanos Petersen acompañado de vinos de Bodega Valle de la Puerta enmarcaron la noche.

Los perfiles de la noche

Mientras degustaban la entrada fría: “Espiral de salmón con crema de limas & paltas”, cada uno de los invitados compartió una mini bio.

“Soy director de Ipesa Río Chico. Nuestro producto más conocido es el silobolsa IpesaSilo, pero tenemos otros, como sachet de leche, envases para distintos  alimentos y para la industria”, expresó Mariano Klas, y aclaró: “Me han invitado otras veces, pero por diferentes compromisos no he podido venir, así que muy agradecido de estar en esta mesa, y ver que sale entre amigos”. Se declaró hincha fanático de Boca y tiene tres hijos.

En esta oportunidad, el #Quincho tuvo dos “SantiagoS” con la gran diferencia que uno es oriundo de Uruguay y el otro de Capitán Sarmiento. 

Actualmente, Santiago Monteverde es gerente de Marketing Estratégico para América Latina de Basf, está casado, tiene dos hijos: uno de 6 años de edad y otro de 17. “Soy uruguayo, nací en Montevideo, y a los tres años con mi familia nos mudamos a Brasil, país en el que viví toda la vida”. Luego, por el trabajo se fue a vivir tres años a Alemania y en 2017 el destino lo trajo a la Argentina. Al respecto, y con tono de broma, aclaró: “Siempre me preguntan cómo comparo Argentina con Alemania… hay cosas buenas y malas, pero todo ha sido una experiencia fantástica. Argentina tiene un gran potencial que a veces los propios argentinos no lo ven”. Con una simpatía y tonada que lo caracteriza, exclamó: “¡Gracias por la invitación, y un placer conocerlos a todos!.

El ruido de cubiertos y el aroma a “recién hecho” auspician al tercer comensal. Llegó el turno de Santiago Charró, quien actualmente se desempeña como director del área comercial de Infocampo. “Empecé mi carrera comercial en Infobae, después fui gerente comercial de Infocampo durante muchos años, luego me independicé y armé una agencia digital exclusivamente para el sector agropecuario, ahora vendí una parte y la puse en otro grupo más grande para crecer”, relató. Oriundo de Capitán Sarmiento, Santiago hace cinco años que está casado y según definió “tiene dos hijas hermosas, de 4 y 2 años”. Confesó ser hincha de River, pero no tan fanático como Mariano.

Esta vez la mujer invitada del #Quincho de marzo fue Agustina Díaz Valdez. Hace cinco años que llegó de Río Gallegos (Santa Cruz) a capital para estudiar medicina veterinaria, y en 2018 se recibió de Administradora Rural. “Desde que vine, entré en el Ateneo de la Sociedad Rural Argentina (SRA), participé en la Comisión Directiva, como pro tesorera, en prensa, vicepresidente, y el año pasado fui presidenta”, detalló al resto de los comensales. Fiel a su espíritu inquieto y proactivo, Agustina también participa en el nuevo programa radial “Campo minado”

A modo de bienvenida, el director de la revista Horizonte A y gran anfitrión Juan Carlos Grasa tomó la palabra y también se presentó: “Tenemos una editorial que está creciendo firme, muy abocada al sector agropecuario, haciendo siete diferentes revistas. Horizonte A es una nave insignia, en 2019 cumplimos 15 años, y estoy muy contento con aquel emprendimiento que ya no es más un emprendimiento, sino una realidad”. Al referirse a su familia, para quienes no lo conocen, señaló: “Estoy casado con Verónica que a su vez es mi socia, y tenemos tres hijos”. Fiel a la esencia del #Quincho, una vez más resaltó: “La idea es interactuar, provocar sinergia, potenciarnos mediante lazos, mientras comemos y bebemos rico”. 

Más que compromiso

Apenas terminaron de contar quien era quien, el mozo sorprendió con la entrada tibia: “Milanesitas de berenjena, salsa pomodoro y albahaca”. La primera en seguir con la conversación fue Agustina, quien curiosamente preguntó a Mariano: “¿Los silobolsa rosa son de ustedes?”, a lo que respondió que “Si”, y Agustina volvió a consultar: “¿Venden mucho o el productor sigue optando por el silobolsa blanco?”

Muy comprometido con la campaña solidaria Silorosa, Mariano Klas indicó que triplicaron las ventas del primer año, pero 6% de la venta total es de color rosa en Argentina.

La campaña solidaria Silorosa se trata de una iniciativa que busca colaborar en la lucha contra el cáncer, la cual consiste en la creación de silobolsas de color rosa, y por cada unidad vendida, la empresa dona US$ 10, US$ 8 son para Fundaleu y US$2 para el área de oncología del hospital Ramón Santa María de Tandil.

“La bolsa de silo cambió la cabeza del productor. Argentina en los años `80 y `90 tenía capacidad de almacenaje de 35 millones de toneladas, mientras que hoy no hay techo para almacenar”, resaltó. Todos lo escuchaban atentamente y lo seguían con la mirada, mientras el directo de Ipesa Río Chico contaba: “Hacemos un relevamiento de quienes son los que compran las bolsas, y el 70% de la compra de silobolsa rosa lo determina la mujer”. En la misma línea explicó por qué el color rosa: “El cáncer tiene distintas variaciones, el color rosa simboliza a toda la enfermedad en su conjunto, y cuando desarrollamos esto, dijimos que aparte de realizar una ayuda solidaria, tenemos que hacer una campaña para concientizar que tenemos un problema y vos tenés que ayudar a combatirlo”. Muy entusiasmado y comprometido con la causa, Mariano aclaró: “El convenio es el siguiente, nosotros vendemos la bolsa al mismo precio que la bolsa blanca, y quien dona los US$ 10, somos nosotros, pero quien elige que donemos los US$10 es el chacarero cuando decide comprar la bolsa de color rosa”.

El desafío del cambio

En tanto, Santiago Monteverde quien se encontraba al lado de Mariano, compartió su mirada sobre la nueva adquisición de Basf, la compra de activos de Bayer que se concretó a mediados de 2018. “Estamos muy contentos por haber pasado por esta adquisición que es la mayor en 160 años, y un desafío porque implica entrar en el juego de las semillas, y eso cambia todo. La esencia de la química no la perdimos, pero el objetivo es crear empatía en el productor y la semilla es un primer paso o un paso más para ofrecerle una solución”. Si bien están muy contentos y esperanzados, reconoció que es difícil en términos de organización, dado que globalmente fueron más de 4.500 nuevos colegas. En este sentido, para Santiago “el factor humano es el mayor desafío, integrar a personas de otras culturas y que vienen de otras organizaciones”. En la misma línea, agregó: “En tanto, la incertidumbre es el mayor desafío del agricultor, no sólo político, sino económico”.

Con una mirada muy reflexiva y orgullosa del sector, Santiago Charró comentó: “Mi trabajo más que nada consiste en estar al lado de las empresas, acompañándolas, en vez de estar al lado del productor. La verdad que siempre digo que estoy en un sector que provee de comida al mundo”. Al referirse al trabajo que realiza el agro, enfatizó: “Al campo lo tenés que sembrar, y como decía Santiago Monteverde la incertidumbre del clima y que las retenciones no suban, están. Sin embargo, el sector es pujante”. En lo personal, analizó: “Respecto a las empresas y a lo que hoy estoy representando, estoy muy contento porque siento que hay un cambio muy grande en la comunicación agropecuaria y que se está profesionalizando mucho. Antes, había una brecha entre el consumo masivo y el sector agropecuario, y ahora te dicen que bueno es estar en el sector porque el consumo masivo está roto”, y destacó: “Estoy contento con Infocampo porque es un medio que va bien y con la agencia, porque está creciendo”.

Mientras el mozo servía el plato principal: “Solomillo de cerdo en sus jugos, papas bravas y Bacon”, Agustina comenzó a contar cómo surge su interés por integrar el Ateneo de la SRA: “Cuando llegué a capital me metí a la SRA en busca de encontrar una conexión con el campo viviendo en la ciudad y en este sentido, el ateneo es un grupo de jóvenes de la SRA que tienen el objetivo de capacitarse para ser futuros líderes. Actualmente, el presidente de la SRA salió del Ateneo, la idea es adquirir formación y es de 18 a 35 años de edad”. Luego, se sumó a participar en la Asociación de Caballos Criollos, y  hace tiempo le tomó el gustito a la fotografía rural, así que como hobbie empezó a registrar imágenes de caballos y paisajes.

Con apenas 23 años de edad, Agustina ha establecido un interesante recorrido en el mundo agronómico. Al respecto, contó: “Hace dos años, la Organización Mundial de Agricultores (OMA) junto con Bayer me ofrecieron una beca que está destinada a jóvenes productores de distintos lugares del mundo, y consiste en una capacitación especialmente para ser futuros líderes. Nos reúnen en distintos puntos del mundo, estuvimos en Italia, Alemania, Rusia, donde tenemos charlas sobre economía, política, agro y además, participamos de eventos paralelos, por ejemplo, estuvimos en la Semana Verde de Berlín”.

El debate sobre el rol de la mujer en el agro llegó al #Quincho

Al referirse a su participación en el programa radial “Campo Minado”, al rol de la mujer en la sociedad y en el agro en particular, Agustina expresó: “Al hombre le cuesta, pero está aprendiendo a darle lugar a la mujer. El error empieza en decir no puedo, hay que tratar de meterse de a poco”.

El tema despertó varias opiniones en la mesa, tan es así que para Mariano, “la mujer no debe reemplazar el trabajo del hombre, debe buscar su propia identidad en lo que se sienta cómoda. Con los nuevos modos de vida y tecnología la mujer puede ocupar un lugar más importante”.

En tanto, Santiago Monteverde resaltó: “Las cosas se conquistan y se constituyen. La mujer también tiene algunos pre conceptos, por eso de ambas partes nos tenemos que mirar y replantear el rol del otro”. En este sentido, Agustina agregó: “Soy muy partidaria de la idea de trabajar juntos, no hombres por un lado y mujeres por el otro”, y ejemplificó: “De hecho, cuando fui presidente del Ateneo, mi vice era un varón. Veo en la mujer del campo que con el esfuerzo se está ganando su lugar”. El tema dio lugar para que Santiago Charró que es de Capitán Sarmiento y Juan Carlos que es de Lobos recuerden anécdotas sobre las costumbres en las reuniones sociales que según el lugar, hombres y mujeres comparten un asado, pero por separado.

Las apariencias engañan

Siendo las 22 horas, el psicólogo Federico Nuñez guió la sección lúdica –reflexiva y los invitados compartieron sus propias conclusiones.

“Todo depende del punto de vista”, analizó Mariano. “Si no estás seteado, tenés una visión pura de la realidad”, opinó Santiago Monteverde; mientras que  para Santiago Charró, cada uno ve o mira algo según su entorno, tema, profesión.

Luego del brainstorming de reflexiones, Federico se refirió a la importancia de la empatía: “Es fácil decirlo, pero cómo cuesta ponerse en el lugar del otro. Agustina se quedó muy compenetrada con las reflexiones, la dinámica y la enseñanza que dejó, lo que disparó la premisa “que el aprendizaje adquirido no quedé en una dinámica sino que se aplique a otros espacios y situaciones de la vida cotidiana”.

Todos continuaron compartiendo opiniones y ejemplos sobre lo que había dejado el “juego”, pero el momento dulce irrumpió la noche: “Higos confitados con crema mascarpone y nueces”.

¿Qué dejó el #Quincho?

Llegando al final de la velada, y siendo las 23 horas, cada uno de los comensales compartió aquello que se llevó o le dejó el #Quincho de marzo. El momento reflexivo, las diferencias en medio de los aspectos comunes y un recreo a mitad de semana, fueron los puntos destacados. 

“Fue una noche muy agradable porque conocí gente nueva, distintas personas de distintos lugares con las que tenemos mucho en común” reflexionó Mariano, y subrayó: “Viene bien un evento nocturno para salir de la estructura diaria. Aparte, con la última dinámica pudimos ver desde diferentes posiciones a un mismo elemento con distinta óptica y está bueno reflexionar en este entorno”. Agradezco la invitación y espero que se repita”

En tanto, Santiago Monteverde resaltó: “Me encantó y me sorprendió positivamente. Esta conversación descontracturada, la dinámica, me encanta ese tipo de discusión y la diversidad de temas que se pueden abordar cuando no hay una estructura. Además de cortar la semana que es buenísimo, rompés ese ritmo loco con el que uno trabaja. Muy, muy lindo”.

A Agustina también le gustó mucho, y mientras tomaba un cafecito, expresó: “Muchas gracias por haberme tenido en cuenta e invitarme”. En línea con Mariano, destacó: “.La dinámica me gustó un montón: cómo cada uno ve lo que quiere de diferentes puntos de vista, y me deja para pensar en un montón de situaciones. Un placer haber venido”.

Muy atrapado como el resto de los invitados por el “juego” reflexivo planteado por Federico, Santiago Charró confesó: “Soy un apasionado de la psicología y el coaching, me gustan mucho este tipo de ejercicios para reflexionar y poder conocer gente. Me parece que se generó una empatía muy linda y natural, cada uno está como en el living de la casa, tranquilo, todos a la par sin importar dónde trabajas, que cargo tenés, que haces, sino que cada uno ve lo que ve y puede expresar lo que siente. Me gusta mucho poder compartir este espacio, me parece muy constructivo y super enriquecedor”.

Por último, Juan Carlos para cerrar la noche y agradecer el condimento que le puso cada comensal al quincho, expresó: “La idea del #Quincho es muy buena, no es nada original porque mucha gente lo hace, pero cambia la relación, hay un antes y después. Acerca mucho a las personas y a nosotros nos hace bien como equipo”.

¡Salud por el #Quincho de abril!… en unos días nos volvemos a encontrar para ser parte del #Quincho de Mayo.