La compañía presento su primer fungicida biológico de origen natural, que no deja residuos ni tiene período de carencia. Fue lanzado para cultivos hortícolas y vid. Además, constituye una nueva herramienta para rotar fungicidas como estrategia de manejo de resistencia. Se presentó en el marco de una jornada de actualización técnica para productores de uva. Un producto desarrollado por Stockton Group y comercializado de manera exclusiva en Argentina por Syngenta.

 

Carolina Puglia, profesora de Fitopatología de la Facultad de Cuyo.

Carolina Puglia, profesora de Fitopatología de la Facultad de Cuyo.

En cultivos hortícolas y frutales, el manejo de las carencias y de los residuos de los productos utilizados resulta un factor clave a la hora de llegar a los mercados en condiciones óptimas. Timorex Gold es un nuevo fungicida de origen natural a base de extracto de Melaleuca alternifolia, desarrollado para el control de enfermedades fúngicas y bacterianas en diversos cultivos. Se trata de un producto de gran eficacia en un amplio espectro de hongos, como Ascomycetes, Deuteromycetes y Oomycetes.

Además, es un importante aliado para el manejo de resistencia gracias a su modo de acción multisitio. Posee actividad preventiva –gracias a que inhibe la germinación de las esporas–, curativa –puesto que controla el crecimiento del micelio impidiendo el desarrollo y la expansión de las lesiones–, y supresiva, pues elimina las colonias ya instaladas. Tiene cero días de carencia y puede ser aplicado próximo a la cosecha para prevenir el desarrollo de hongos, lo que reduce la pérdida de calidad en post cosecha y otorga mayor vida de la fruta en el destino comercial. El novedoso fungicida es un producto desarrollado por Stockton Group y comercializado de manera exclusiva en Argentina por Syngenta.

El nuevo biofungicida es utilizado en Chile desde 2012. Al respecto, la ingeniera agrónoma Fiorella Gattini, responsable del Programa Agroamigo de Syngenta Chile, explicó que se trata de una herramienta ya instalada entre los productores de ese país, a punto tal que hoy cuenta con autorización de uso en 12 grupos de cultivos para varias enfermedades, y en 2013 fue elegido como el mejor biofungicida por la organización Agrow Awards. “Este producto se introdujo en Chile para complementar la paleta de fungicidas de Syngenta y sumarse a Topas, Amistar Top y Switch. De esta manera ofrecemos a los productores soluciones efectivas para afrontar la problemática de enfermedades durante todo el ciclo del cultivo de la vid”, explicó.

Sanidad de la vid

Si bien Timorex Gold está registrado para diversos cultivos (como frutilla, tomate, arándano, pimientos), en la jornada técnica realizada en Mendoza se lo presentó para vid, donde se abordaron las enfermedades de este cultivo.

En primer lugar la ingeniera agrónoma Carolina Puglia, profesora de la Cátedra de Fitopatología de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, se refirió a las enfermedades criptogámicas de la vid que afectan a los racimos, entre ellas, oidio, peronospora y las diferentes podredumbres.

Las podredumbres producen cuantiosas pérdidas en la producción, y los mostos y vinos producidos a partir de uvas podridas tienen bajos parámetros de calidad. Por lo tanto es importante trabajar en la prevención de las mismas a través del manejo del riego y de la canopia y, llegado el caso, en el control químico (orientado a la prevención) o control biológico. Entre estas patologías la especialista citó podredumbre gris, (Botrytis cinerea), podredumbre de los racimos (Botrytis cinerea + Penicillium sp. + Aspergillus sp. + Rhizopus sp. + Alternaria sp. + Cladosporium sp.), podredumbre ácida (similar a los anteriores pero con levaduras, insectos y bacterias acéticas) y podredumbre noble (Botrytis cinerea endógena).

A continuación los agrónomos José Luis Miano (asesor) y Esteban Tudella (del equipo de R&D de Syngenta) presentaron ensayos para el control de Botrytis y oidio en vid, realizados en la zona. Para oidio se utilizó el tratamiento Topas + Timorex Gold.

“Probamos esta fórmula aplicando en brotes de 15 centímetros, a principios de floración, 14 días después de floración y por último a 28 días de floración (esta última para medir con condiciones predisponentes al desarrollo de la enfermedad). Se obtuvieron excelentes resultados en el control en todas las etapas. Para el control de Botrytis la mejor estrategia es Switch + Timorex Gold.  Los momentos de aplicación fueron los siguientes: plena flor, cierre de racimos, pinta /envero y pre-cosecha (sólo si hay condiciones predisponentes). De esta manera ofrecemos diferentes programas para abordar las enfermedades presentes en vid, ofreciendo alternancia en el uso de activos y utilizando una estrategia de manejo anti resistencia”, afirmaron.

Para cerrar se realizó un panel de consultas técnicas y comerciales que fueron respondidas por Sebastián Gutiérrez, Representante Técnico zonal de Syngenta, y Cristóbal Arroyo, Responsable Regional de investigación y desarrollo de Stockton Group.

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!