El nueve de agosto fue un lunes de sol. Fresco, pero no frío. De saquito gentil como decía mi abuelo. Esta vez la caja de New Holland venía con una propuesta norteña distinta y espectacular, tejidos artesanales, ricas conservas, pan casero y un vino para degustar despacio. Un quincho a la distancia, pero cada vez más cerca, tan único como cada uno de los quinchos que vivimos!

Por: Sebastián Nini – periodista-

Juan Carlos Grasa me pide que coordinemos para probar la conexión unos minutos antes y luego de probar que todo estuviera correctamente abrí el juego a los demás invitados, todos fueron puntuales, eso es algo que el quincho tiene siempre, nadie falta, nadie llega tarde. Parece “cita ineludible”, tal vez porque a medida que los invitados conocen de este quincho aumenta el deseo de formar parte.

Los invitados

Juan Miceli

Tiene 56 años y está impecable. Es de Necochea, tiene una hija de 27 años que vivió en Australia y ahora está otra vez en la Argentina. Fue periodista durante 30 años hasta que sintió que era una etapa cumplida. Estudió “técnico agropecuario” en ISEA y también jardinería y paisajismo. Desde hace 3 años su vida dio un giro respecto a lo laboral, “Sigo con las plantas, pero en lugar de hectáreas ahora lo hago en canteros” afirma y se ríe de su comentario.

Soledad Stadler

Con 39 años recién cumplidos, está en pareja hace 15 años y tiene una hija que se llama Sofia de seis años. Licenciada en administración de negocios agropecuarios, vive en Santa Rosa, pero es de un pequeño pueblo a 70 kilómetros de Santa Rosa que se llama Colonia Barón. Trabaja en maquinaria agrícola, está doctorada en FAUBA especializada en mecanización y lleva adelante un grupo de contratistas. Dice que se siente una más de ellos y que le apasionan los fierros.

Mariano Mongini

Padre de Emilia y Joaquín, familiero y amiguero. Agrónomo recibido hace 14 años, trabajó en Agricultura de precisión y hace varios años entró a trabajar a New Holland en maquinaria, en el área de marketing de producto. Porteño, estudió en la UBA, podría haber sido psicólogo, pero prefirió agronomía.  

Guadalupe Antía

Es de Olavarría, tiene 30 años. Vive en Capital Federal desde hace 6 años, estudió administración agraria en Mar del Plata. Soltera, no tiene hijos, pero es tía abuela. Tiene una familia muy grande y muchos amigos. Trabaja en el gobierno de la ciudad como directora de relaciones federales y también trabajó en el Ministerio de Agricultura. Es apasionada del campo y de viajar.

Nicolás Pino

Tiene 56 años, está casado con Ana, tiene dos hijas, Florentina de 28 –artista, quien estudió en Nueva York y actualmente trabaja en Bolivia-  y Lola de 12 años. Es el presidente de la Sociedad Rural Argentina, exalumno del Colegio Champagnat, estudió Producción agropecuaria en la UCA. Empezó a trabajar en la faena y hace 28 años que le emociona ese negocio, siempre con emprendimientos vinculados a la ganadería. Nos cuenta que esta nueva conducción de SRA busca involucrarse más en todo lo referido a la sociedad.

¿Cómo te encuentra este quincho? ¿Con que imagen te identificás?

Soledad si pudiera elegir su propia imagen elegiría un SALMON porque va contra la corriente y por su fanatismo por Calamaro, aunque de las imágenes que le pasamos ella elige la de la chica detonada de cosas, porque hoy está con un montón de cosas a la vez que la tienen saturada.

Juan Miceli cuenta que pasó por varias imágenes, pero se identifica con el hombre que va con una valija por un nuevo recorrido, un nuevo camino y lo identifica con su actual elección.

Mariano se identifica con la imagen de Juntos a la Parporque cuando muchas veces te sentís solo, aparecen amigos, padres, hermanos y encontrás que hay una contención que te ayuda a ir para adelante.

Guadalupe rema en dulce de leche, arrancó hace poco en su trabajo en el gobierno de la ciudad y como todo comienzo es una cuesta arriba.

Nicolás se identifica con el hombre con la valija y la del que llega a la cima de la montaña, percibe que la valija es la vida, lo que cada uno carga, y la cima es el éxito o la meta alcanzada. Durante estos últimos años lidió con la pérdida de sus padres y varias operaciones de su hija Lola, y entiende que esa mochila que a cada cual le toca es lo que uno carga para transitar la vida, yendo siempre para adelante.

Espacio NEW HOLLAND

El box de New Holland que cada invitado recibió en su domicilio llegó con un código QR donde se podía ver y escuchar -por medio de un video- al payador oficial de la marca, quien nos contaba que el contenido de la caja tenía productos exquisitos del centro de nuestro país. Como siempre, New Holland en todo momento, nos sorprende por su propuesta tan original.  

Ese objeto tan preciado

Los discos de Calamaro

“Alta suciedad” fue el primer disco que le regalaron a Soledad, tal vez por eso quería ser un Salmón, los lleva con ella siempre para recordar que, desde los 15 años, cuando le regalaron su primer disco, Calamaro es el intérprete de la banda musical de la película de su vida.

El libro y la medalla de Juan

“Vida simple, vida zen” así se llama el libro que lee Juan Miceli, que es un fanático de la lectura y la meditación, hábitos que lo han ayudado a hacer foco y a entender cómo encarar la vida. Por otro lado, nos muestra la medalla de egresados del La Salle porque el colegio le resulta como un lugar de pertenencia muy importante.

La guitarra de Mariano

Compañera de viajes y de momentos para recordar, conociendo la Argentina, viajando por el país. La guitarra logró en lo familiar alcanzar algo más afectivo en lo que él describe una familia muy formal. (Obviamente no pudo zafar de tocar la guitarra delante de todos)   

La remera de Guada

La remera de las leonas de Guadalupe la acompaña a todos lados, “Creo que cada día todos nos deberíamos poner la camiseta de la Argentina” afirma y recuerda la frase de Pablo Sandoval en el secreto de sus ojos a Benjamín Esposito “El tipo puede cambiar de casa, puede cambiar de Dios, puede cambiar de religión, pero no puede cambiar su pasión”

Su gran pasión es su país, lo que la motiva cada día es poder construir un país mejor desde donde le toque. Es muy movilizador escuchar a una chica de treinta años decir que su gran pasión es su país.

Los 5 dólares del abuelo de Nico, la carta y el electro

Nico guarda el billete de 5 dólares que le regaló su abuelo a los ocho años, junto a una carta que su hija Florentina le escribió cuando vivía en Azul y su último electrocardiograma. Cuenta que una vez en una guardia le dijo un cardiólogo que lleva siempre con él su último electro porque tiene una cardiopatía que parece que se está muriendo, pero en realidad no le perjudica en nada. Por ese motivo en su billetera viajan a todos lados juntos, la carta de Florentina, los dólares del abuelo y el último electro.

Brindo con vino. ¡Salud!

Antes de arrancar con los brindis Nicolás Pino pide la palabra y nos muestra el acrílico de HORIZONTE A que está en la sala de entrada en la Rural, se sorprende del paso que significa la digitalización de la revista.

Soledad, brinda por todos, por la valentía de dar el paso a nuevos horizontes, por los cambios que cada uno emprende. Los presentes en este quincho cada uno por su lado ha decidido emprender un nuevo desafío, una nueva ruta, por eso Sole levanta su copa para brindar por ellos. Por los nuevos horizontes de cada uno, por Horizonte A, por su familia y por el país.

Juan brinda por estos cambios, igual que Sole, agradece poder compartir un rato con nosotros, destaca el clima de intimidad que genera esta realidad del zoom, que a veces parece algo frío, pero tiene mucha calidez.

Mariano, brinda por el trabajo en equipo, por los grupos, porque nunca se sale solo adelante, por la gente de este quincho que es buena gente y positiva. Agradece haber vivido este encuentro y compartido experiencias.

Guadalupe brinda por este país, por poder construir la Argentina que todos queremos, por poder dialogar desde otro lugar, que nos vinculemos desde otro espacio, no entrando en lo polémico, sino desde donde se suma, para que cada cual siga construyendo este país desde el lugar que le toca y haciéndolo cada vez más grande.

Nicolás Pino brinda por los amigos y los nuevos conocidos que están acá presentes, brinda por la vida, porque con todas las idas y vueltas, adelante y atrás, la vida es maravillosa y por ese camino no se le puede errar.

Martín Melo brinda por este reencuentro a la distancia con Juan Miceli. “Salud dinero y amor” dice Tincho parafraseando a Calamaro.

Juan Carlos Grasa brinda por la característica común a todos estos invitados de este Quincho y es que se reinventaron, que tomaron la posta con el objetivo de hacer más grande aquello que aman! Brinda por ellos y por quienes son capaces de patear el tablero.

¡Hasta el próximo quincho!

SUSCRIBITE!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de HORIZONTE A.

Su suscripción fue exitosa!