Mercado de granos, perspectivas climáticas y actualidad política fueron los tópicos que marcaron el tercer Seminario de Actualización Agroeconómica del año organizado por la Consultora SEMA.

El pasado martes 30 de abril en el Hotel Club Francés, la ingeniera agrónoma y bróker en RJO’Brien Celina Mesquida, el ingeniero agrónomo Eduardo Sierra, y el licenciado en Sociología y director de Poliarquía Consultores, Eduardo Fidanza, fueron los disertantes de la 3º reunión del ciclo XXXI de los Seminarios de Actualización Agroeconómica que realiza tradicionalmente la Consultora SEMA.

Panorama granario

Al comienzo del encuentro, Mesquida se refirió a lo que ocurre con el mercado de granos en Estados Unidos. Al respecto, resaltó: “La siembra de maíz viene muy atrasada, producto de las grandes lluvias. Solo se lleva sembrado el 15% y se tendría que haber sembrado el 27%”, y advirtió: “Por lo cual, todo lo que no se siembre de maíz tenemos que tener cuidado porque se va a sembrar posiblemente más soja”.

De acuerdo a la analista de granos, la hoja de balance en Estados Unidos permite que se siembren 4 millones de acres menos de maíz. “La hoja de balance casi que no cambia en términos de stock por lo tanto podemos tener algo de volatilidad en los precios en términos de maíz”, apuntó.  

Frente a este escenario, surge la pregunta: ¿Qué pasará si se siembra más soja en Estados Unidos? En este sentido, Mesquida señaló: “Para sacar todo el stock final que hay en Estados Unidos, se tendría que dejar de sembrar entre 10 y 12 millones de acres. En septiembre, cuando Donald Trump ayudó a los farmers con US$ 12.000 millones, lo que hizo fue retirar stock del mercado, que los farmers no vendieran tanta soja y por lo tanto, los precios volvieron a subir”, y agregó: “Entonces, cuando se tuvo que plantear la nueva campaña en vez de dejarse de sembrar soja como el precio quedó relativamente mentiroso respecto al maíz, lo que vamos a tener es bastante soja en Estados Unidos, sobre  todo si el maíz se termina atrasando en términos de siembra”. De acuerdo a la analista, el volumen de soja que posiblemente haya en esta nueva campaña, sumado a todo lo que hay en Sudamérica, lógicamente generará una presión en los precios bastante interesante. ¿Qué va a hacer Trump con respecto a esto? ¿Va a arreglar con China o va a volver a subsidiar al farmer?

En lo que se refiere a la Argentina, Mesquida subrayó que “es el origen más competitivo para vender tanto maíz como soja en el mundo, aunque hoy por hoy no hay demanda establecida y vemos que tanto Brasil como Argentina van a tener mucha exportación o maíz disponible en los meses que vienen: julio, agosto, septiembre en adelante”. En este sentido, advirtió: “Hay que tener mucho cuidado acerca de cómo planteamos esas ventas porque vamos a tener que competir con Brasil, país que va a tener mucha producción para sacar en ese momento”.

Por otro lado, al hablar de la soja, indicó que “si bien somos los más competitivos en términos de precios, la calidad argentina no es tan buena. Los altos rendimientos licuaron la proteína dentro del rendimiento de la soja, y estamos teniendo incapacidad de poder exportar con la calidad que requieren los estándares”.

De acuerdo a lo que viene sucediendo en el mercado, y como resulta complicado anticiparse al movimiento de los precios, Mesquida recomendó: “Hacer márgenes, realizar cuentas internamente y tomar cobertura”. Para la analista, en vez de estar adivinando precios, “hay que tratar de tomar herramientas que permitan capturar esos márgenes y hacerlos sostenibles en el tiempo”.

Perspectivas agroclimáticas

A sala llena, el segundo bloque del encuentro estuvo a cargo de Sierra, quien dividió su exposición en pasado, presente y futuro. Tan es así que expresó: “Si hacemos historia de como viene desarrollándose la campaña agrícola 2018/19, vemos que el clima se comportó muy bien, casi dentro del rango normal con una combinación de un Niño débil entre el Océano Pacífico y el Atlántico caliente, las lluvias fueron buenas en casi toda el área agrícola sudamericana”. No obstante, enfatizó: “Hubo un foco de sequía en Paraguay, en el sudoeste de Buenos Aires y La Pampa que produjo algunos daños e inundaciones locales”. Al respecto, aclaró que “fueron todos fenómenos locales, de manera que el volumen general de la cosecha 2018/19 está resultando muy bueno, especialmente para Argentina”.

De acuerdo a la disertación de Sierra, el balance actual sigue siendo positivo sobre todo durante el mes de abril que hubo muy buenas lluvias, aunque en algunos lugares fueron excesivas. En sintonía, expresó: “Se registraron inundaciones nuevamente en Chaco, faltó un poquito de humedad en La Pampa y sudoeste de Buenos Aires. Pero el grueso del área agrícola está bien, sobre todo de Argentina que termina con una reserva de humedad que asegura que puede finalizar bien la campaña 2018/19 y quedan muy buenas condiciones para la implantación del ciclo agrícola 2019/20”.

Para el futuro, el ingeniero planteó un panorama alentador en lo que respecta a las perspectivas agroclimáticas para la campaña 2019/20. Al respecto, aseguró: “La combinación es la misma, un poquito caliente el Pacífico sin llegar a ser El Niño, muy caliente el Atlántico que esto puede volver a dar problemas en el Litoral Fluvial en cuanto a inundaciones; pero en líneas generales, no hay perturbaciones globales”, y agregó: “Habrá problemas regionales de exceso de agua en algunos lugares, posiblemente siga la sequía en el sudoeste de Buenos Aires y La Pampa”. Con una mirada positiva, destacó: “Nos asomamos de vuelta a una buena cosecha. Tendría que pasar algo muy raro, como el desarrollo de La Niña con una sequía general en Sudamérica, que por el momento es un poquito remoto. De manera que todo apunta a una siguiente cosecha buena que la necesita el campo y el país”.

Frente a este balance que es positivo pero que tiene factores de incertidumbre, surge el interrogante: ¿Cómo se posiciona el productor? A lo que Sierra, respondió: “Con prudencia, estamos planteando que viene una evolución buena, pero no seamos triunfalistas”, y recomendó: “No hay que tomar riesgo de sembrar en bajos inundables en el Litoral Fluvial; hay que tener un poquito de cuidado en el sudoeste de Buenos Aires y La Pampa porque ahí, la sequía se ha instalado desde 2008 en forma semi permanente, no es que todos los años sean secos, pero son predominantes”. Frente a este panorama, Sierra sugirió un “manejo defensivo” y explicó: “No irse al super éxito ni desanimarse en que uno va a fracasar, vamos a estar en medio con fluctuaciones en donde el que trabaje bien, va a ganar, pero el que trabaje mal, será muy castigado”.

Elecciones 2019

Hacia el final del seminario, bajo el título “El momento de mayor incertidumbre”, Fidanza presentó su mirada sobre la actualidad política en un año eleccionario. Al respecto, argumentó: “Todavía estamos sin candidaturas definidas y en un contexto económico ciertamente crítico”.

En sintonía, detalló los distintos escenarios que se presentan respecto de las elecciones presidenciales de Argentina que se llevarán a cabo el 27 de octubre de 2019. “El único candidato que se ha postulado es el propio presidente de la Nación. El primer escenario es la reelección de Mauricio Macri. En este contexto, sus probabilidades han descendido los últimos meses debido básicamente a la crisis económica”. Respecto al segundo escenario, Fidanza fue claro y contundente: “Aunque el Gobierno lo haya negado, es la eventualidad de que el presidente resigne su postulación y nombre a María Eugenia Vidal, lo que se conoce como el Plan V”, y aclaró: “Si bien se ha negado, se sigue hablando en los medios de comunicación y en las reuniones políticas”. El tercer escenario al que se refirió el sociólogo es el regreso del peronismo, en este caso no kirchnerista. “Tiene básicamente dos pre candidatos que son Sergio Massa y Roberto Lavagna”, apuntó. El último, y cuarto escenario fue definido por Fidanza como el más temido, y explicó: “Es la eventualidad de que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner regrese a la presidencia. Relativizo este escenario, primero porque falta que ella se decida y, en segundo lugar, falta saber cual será la reacción de la sociedad, del mundo de los negocios y de las organizaciones, si se presenta efectivamente”. En la misma línea, advirtió que “la ex presidenta tiene un 50% de rechazo de la sociedad y en este punto, su candidatura tiene dificultades. Sin embargo, no hay que descartar su chance porque sus legisladores han crecido mucho en los últimos tiempos”.

Ante la consulta, acerca de cuáles son las variables qué definen el voto de la gente, Fidanza aseguró que hay dos cuestiones. “Razones que pueden ser políticas, como las expectativas hacia el futuro, la confianza en aquel que votan y el rechazo a la oposición. Pero, las razones que son más predominantes según la experiencia internacional son las de orden económico, la gente evalúa si le ha ido bien materialmente en los últimos tiempos o le ha ido mal”, explicó y agregó: “Creemos que para la elección de octubre va a prevalecer el voto económico sobre el voto político, y de ahí la preocupación del gobierno de mejorar las condiciones”.

Cabe recordar que el próximo encuentro del Grupo SEMA será el martes 28 de mayo, en el cual Enrique Erize disertará sobre el mercado de granos, Marcos Buscaglia compartirá su expertise sobre economía y Joaquín Morales Solá hablará sobre la situación política del país.