Vuelven las discusiones incómodas

Las iniciativas económicas del nuevo presidente apenas se despliegan. La cantidad de frentes abiertos es enorme, pero no hay que perder de vista el norte: la sociedad lo eligió para que termine con el flagelo de la inflación y medirá el éxito de su gestión con esa variable, todo lo demás es accesorio. ¿Qué se […]
enero 22, 2024

Las iniciativas económicas del nuevo presidente apenas se despliegan. La cantidad de frentes abiertos es enorme, pero no hay que perder de vista el norte: la sociedad lo eligió para que termine con el flagelo de la inflación y medirá el éxito de su gestión con esa variable, todo lo demás es accesorio. ¿Qué se enfría primero, la actividad económica o la inflación? La respuesta a esta pregunta es determinante.

El manto de la inflación tiene extrañas ventajas: esconde la escasez de recursos y las distintas ineficiencias de una economía. Mientras más inflación, más esconde y mientras más perdura en el tiempo más desarrolla comportamientos que no solo son adaptativos, se crean negocios que solo son posibles en ese contexto. Hace 17 años que los argentinos conviven con una inflación muy alta, una generación entera no conoce otra cosa y solo los nacidos antes de los 80s tienen plena conciencia de una economía estable, apenas un 32% de los argentinos; el resto apenas vio algunos años sin inflación y luego el calvario. Esos mismos argentinos también se enfrentan a un fenómeno poco usual en el mundo: la economía argentina encontró su techo productivo en 2011 y desde ese momento con marchas y contra marchas no logra superarlo, el problema es que desde 2011 a esta parte hay 5 millones más de argentinos. Como el producto bruto es el mismo, somos en definitiva más pobres per cápita.

En un régimen de alta inflación los ingresos (aunque suene paradójico) nunca escasean, siempre se imprime más plata y si bien en el tiempo nos volvemos pobres, momentáneamente hay una sensación de alivio. Adicionalmente, los amplios sectores de la población que no consiguen ingresos en el mercado obtienen un sustento y como siempre se puede imprimir más, no hay una discusión amarga sobre prioridades, todo se vuelve importante y no hace falta racionar los recursos; nadie dice la incómoda palabra “no”.

Este régimen se lleva muy bien con la consigna kirchnerista de “frente a cada necesidad nace un derecho”, algo que francamente es insostenible para cualquier sociedad y sobre todo para la de una economía que hace mucho no crece. La altísima inflación es el producto de un Estado que no supo, no quiso o no pudo decir “no” durante 17 años, solo por un breve período de la administración Macri hubo un esfuerzo en ese sentido.

Cuando la inflación se encuadre en cifras tolerables el foco de todos los actores de la economía virará marcadamente hacia la búsqueda de eficiencia, desde las multinacionales a las empresas unipersonales, todos buscarán optimizar su relación insumo-producto retomando viejas discusiones que se suspendieron en el 2001, ocultas tras la salida explosiva de la Convertibilidad y los años venideros de alta inflación. La economía argentina tiene nichos protegidos que generan rentas regulatorias por doquier, y cuando la búsqueda por la eficiencia apriete ningún actor querrá pagar por la ineficiencia del otro: más allá de los formalismos, esa es la discusión presente en el mega decreto desregulador con el que el nuevo presidente inauguró su gobierno.

“Estabilizar la economía no será nada fácil, hacerla más competitiva menos”

Son demasiadas décadas en las que todos los actores con poder de lobby impusieron sobre el consumidor costos adicionales que defienden como un derecho adquirido; no es sencillo demostrar que la remoción de estos sobrecostos generará nueva actividad económica que es virtuosa porque no depende de regulaciones especiales.

A su vez, una economía con una Comisión de Defensa de la Competencia desfinanciada y con poco poder que duerme el sueño de los justos permite todo tipo de abusos de los actores con posición dominante. Finalmente, la competencia desleal de los actores con un porcentaje relevante de sus operaciones en negro debe ser enfrentada.

Estabilizar la economía no será nada fácil, hacerla más competitiva menos. En esta discusión a muchos actores económicos literalmente se les va la vida, ya que rentas regulatorias, posición dominante o la evasión impositiva les generan la rentabilidad esencial para su existencia, sin alguna de estas tres componentes sencillamente desaparecen de la actividad económica. En algunos casos su lógica es atendible, pero si en todos lo es nada cambiará, los costos continuarán siendo altos y la inversión no llegará, inhibiendo el crecimiento y perjudicando al consumidor.

Tenemos que crecer para erradicar el flagelo de la pobreza, bajar la inflación es apenas el primer paso.

Notas relacionadas

Patricio “Pato” Frydman, Gerente comercial de Exponenciar SA

Patricio “Pato” Frydman, Gerente comercial de Exponenciar SA

¿Qué cosa no compartirías con nadie? Siempre hay alguien con quien compartir algo De las tareas del hogar, ¿qué cosas no te gustan hacer? Paradójicamente, pasar el trapo ¿Con quién no irías ni a la esquina? Con un garca ¿Cómo te proyectas de acá a 10 años?  Con...

Un momento delicado

Un momento delicado

La macroeconomía y la campaña agrícola atraviesan un momento delicado: en la macroeconomía la disyuntiva es qué se enfriará primero y de manera más pronunciada, ¿la actividad económica o la inflación? en el planeta #Campo las bolsas empiezan a adelantar una campaña...

Tamaño de gotas aplicadas y control de artrópodos

Tamaño de gotas aplicadas y control de artrópodos

En el manejo del cultivo de soja buscamos sin cansancio maximizar todo lo posible ese ansiado rendimiento. Utilizamos todas las herramientas a nuestro alcance, por ejemplo, dentro del ámbito de la protección vegetal se realizan estrategias para competir mejor con las...

Papas con huella de carbono certificada

Papas con huella de carbono certificada

Autoridades de la embajada de Noruega y de Yara Argentina visitaron el establecimiento El Parque Papas, en Nicanor Otamendi, donde ambas organizaciones trabajan en conjunto para descarbonizar la cadena de valor de la papa. La iniciativa para descarbonizar la cadena de...

Juan Gear, “Soy muy optimista, hay que tener paciencia”

Juan Gear, “Soy muy optimista, hay que tener paciencia”

Entrevistamos en sus oficinas de la calle Talcahuano a Juan Gear, presidente de Gear S.A., una empresa de 100 años de trayectoria y el aporte de 3 generaciones. Gear S.A. fue distinguida con el premio a la Excelencia Agropecuaria del Diario La Nación y el Banco...